Para escribir una columna semanal, se necesita perseverancia, creatividad y malicia indígena: observar con suspicacia la realidad. Además, hay que comprender que la celeridad es enemiga del rigor: el verdadero desafío que tiene un columnista no es soltar opiniones a cada rato, sino encontrar un equilibrio entre el tiempo para entregar el texto, el contenido y la forma de transmitir el mensaje.

Durante dos años, usé este espacio para expresar mi visión sobre el país, el Cesar y Valledupar. Más allá de los errores que pude haber cometido, siempre traté de ser sincero con los lectores y con mi filosofía de vida: no, no me gusta dormir con el fantasma de la angustia y la mentira susurrándome al oído. Sé que la opinión es un oficio que se funda en la subjetividad y la franqueza. Aunque quise ser ecuánime y responsable, no dejé a un lado la irreverencia.

Exploré varias formas literarias: el ensayo, la crónica, la entrevista, el diálogo y la reseña. Mis temas fueron diversos, específicos y constantes. Escribí sobre cine, literatura y personajes dramáticos. Esas eran las columnas que más dificultades me producían, pero las trabajé con mucho fervor, sentía que caminaba por mi verdadero laberinto. También hablé sobre derecho, ahí mi intención era puramente académica y didáctica. Ahora pienso que eran artículos dedicados a mis estudiantes: quizás fui algo egoísta con los demás lectores.

Aunque los escribía con una seguridad y una dedicación portentosas, admito que mis escritos sobre política eran los que menos me gustaban. Claro, quienes me conocen saben que me apasiona el debate de ideas, pero nunca pretendí usar mis columnas para convertirme en eso que llaman: “líder de opinión”, pues solo buscaba expresar mis pensamientos y mis sentimientos. Amigos, realmente solo anhelo ser un forjador de historias, un inventor de tiempos, espacios y personajes.

Luego de varios días de reflexión, tomé la decisión de retirarme de la opinión semanal. Asuntos profesionales, académicos y, sobre todo, literarios, me conducen a hacerlo. Lastimosamente, el tiempo no alcanza para tanto. Amigos, ahora pienso escribir más, me voy a dedicar de forma exclusiva a la crónica, a la reseña, al cuento y algún día aspiro arribar a la novela: el género de Albert Camus, Thomas Pynchon y Milan Kundera. Para esto necesito más serenidad, más calma.

Bueno, si lo permiten los medios que me han apoyado, seguiré colaborando mensual o bimensualmente, a través de crónicas sobre personajes que me resulten impactantes y reseñas sobre libros y películas. Gracias infinitas a mis tres casas: El Pilón (Ana María Ferrer), Cacica Stereo (Andrés Molina Araújo) y Panorama Cultural (Johari Gautier). Gracias a quienes leyeron mis columnas y, en especial, a quienes las criticaron, ya que me condujeron a la reflexión, al autoanálisis. Amigos, para un intento de escritor como yo resulta más trascedente la crítica que el elogio, aunque a veces en público o en privado me las tire de terco.

Un abrazo literario lleno de nostalgia.

 

Carlos Cesar Silva

@ccsilva86

La curva
Carlos Cesar Silva

Carlos César Silva. Valledupar (Cesar) 22 de noviembre de 1986. Abogado de la Universidad Popular del Cesar, especialista y magister en Derecho Público de la Universidad del Norte. En el 2013 publicó en la web el libro de artículos Cine sin crispetas. Cuentos suyos han sido publicados en las revistas Puesto de Combate y Panorama Cultural. Miembro fundador del grupo artístico Jauría. Cocreador del bar cultural Tlön.

[Leer columna]

Artículos relacionados

No tengo con qué pagar la entrada al lanzamiento
No tengo con qué pagar la entrada al lanzamiento
Ustedes recordarán los masivos eventos de lanzamiento de los trabajos discográficos...
Editorial: El dinamismo cultural de las ciudades del Caribe colombiano
Editorial: El dinamismo cultural de las ciudades del Caribe colombiano
  El desarrollo de una ciudad no se valora únicamente por su dinamismo económico,...
Editorial: El necesario retorno a Gabriel García Márquez
Editorial: El necesario retorno a Gabriel García Márquez
“Releer a García Márquez es leerlo por primera vez”. La frase es del periodista...
Dolor de patria
Dolor de patria
  Si hay una situación verdaderamente lamentable para un ser humano, es tener que...
La fértil etapa de la máquina de escribir
La fértil etapa de la máquina de escribir
  Definitivamente hay que quemar la etapa de la máquina de escribir.  Y cada vez...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.