La poesía, como el amor, es un antídoto contra la muerte. De eso estaba convencido Gabriel García Márquez, quien solía acudir a los artilugios de la imaginación para amasar en su mente realidades con fantasías y parirlas en forma de literatura, relatos exquisitos, con los sabores, aromas y texturas de la más sublime poesía.

Y eso le bastaba para vivir a Gabo. “En cada línea que escribo trato siempre, con mayor o menor fortuna, de invocar los espíritus esquivos de la poesía, y trato de dejar en cada palabra el testimonio de mi devoción por sus virtudes de adivinación, y por su permanente victoria contra los sordos poderes de la muerte”, decía el Nobel de literatura colombiano, representante insigne del Realismo Mágico[i], que es poesía pura.

Una manifestación de lo bello, del sentimiento estético, a través de la palabra. Eso es la poesía, clasificada por los griegos en tres tipos: poesía lírica o canción, poesía dramática o teatral y la épica o narrativa; con una etimología que hace referencia al proceso creativo, a componer, a engendrar, dar a luz desde el pensamiento.

Este proceso creativo se ha venido pariendo desde los tiempos de Homero, quien más que un poeta, fue para los griegos un maestro, un filósofo, un guía, cuyos versos utilizaban como respuestas de oráculos. Homero ya no está, pero la Ilíada y la Odisea quedaron como testimonio sempiterno de su vida y su obra.

¿Qué es la poesía? es un interrogante tantas veces respondidos como soñadores y poetas hay en el mundo. La poesía es la vida, es el alma que hace palpitar el corazón del mundo; habita en lo sencillo, lo cotidiano, en las nostalgias, las alegrías, en la luna y el sol; es ver cómo se cuela el agua por entre la roca descomunal del balneario La Mina, al norte de Valledupar, cómo el sol pinta de rosados mutantes los amaneceres de la Sierra Nevada, o cómo el mar se lo traga en las tardes del Cabo de la Vela (La Guajira). Poesía es respirar el paisaje matutino en Montes de María, dar un abrazo de amistad en un pueblito de Córdoba o un beso de amor frete al mar de San Andrés; es sazonar con pasión manjar en Aracataca o bailar con energía los ritmos autóctonos del Caribe…

Como “la verdadera alma del mundo” la definió Mario Benedetti (poeta uruguayo, 1920–2009) en una entrevista que le hicieron en 1999, mientras que Octavio Paz (Ciudad de México, 1914 -1998) la describía como “un testimonio del éxtasis, del amor dichoso, también lo es de la desesperación. Y tanto como un ruego puede ser una blasfemia”. “Es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse y que forman algo así como un misterio”, aseguraba Federico García Lorca (España 1898 – 1936).

La poesía es en el hombre una cualidad puramente del espíritu; reside en su alma, vive con la vida incorpórea de la idea y para revelarla necesita darle una forma”, describió alguna vez Gustavo Adolfo Becker quien para responderle a una mujer el interrogante medular de este escrito, le dijo: “La poesía eres tú” y añadió que la poesía es la mujer “porque está como encarnada en su ser; su aspiración, sus presentimientos, sus pasiones y destino son poesía: vive, respira, se mueve en una indefinible atmósfera de idealismo que se desprende de ella, como un fluido luminoso y magnético; es, en una palabra, el verbo poético hecho carne”.

Entonces, lo es todo: “La poesía es cincel y piedra del tiempo, es lo único que puede desgarrar al tiempo, decirle ¡no sucedas! Es testimonio incompleto, pero fiel de lo que sigue siendo, si no aquí... allá”, representó Pablo Neruda (Chile 1904 – 1973).

Con todo esto, PanoramaCultural.com.co quiso echar un vistazo a los conceptos de algunos poetas del Caribe colombiano, a los que interrogó a cerca de la poesía, para ellos y para la humanidad. A continuación sus conceptos:

1. ¿Qué es la poesía?

Alberto Beto Murgas (Poeta, San Diego/Cesar): “Es un misterio como el verso del universo”.

Eduardo Santos Ortega (Poeta, Valledupar/Cesar): “Son cantos del alma, que se comparten; disfrutar de la naturaleza, de cosas buenas y tristes, hay un compendio de muchas cosas que te permiten decir que es una  mujer, un árbol frondoso lleno de sombra, el canto del río…”.

Rosendo Romero (Compositor vallenato, Villanueva/La Guajira): “La poesía es el lenguaje del alma, que se expresa a través del corazón, de la voz, de la palabra, y eso requiere de una preparación, una preparación del alma”.

Leonardo Maya Amaya (Poeta y médico, La Junta/La Guajira): “La poesía es la sutileza, la delicadeza de las cosas. Quizás para mí es como el rocío de la mañana, muy suave, muy tenue, pero que retumba como estampida de cañones, porque la poesía nos deja una huella, nos marca, la poesía es recordar, volver a vivir o esperanza en cosas nuevas; es difícil definirla, pero creo que lo más cercano sería eso”.

Arilis Beltrán (Poetisa, Valledupar/Cesar): “La poesía es un todo que te permite exteriorizar un sentimiento; es el reflejo del alma”.

Leonardy Pérez Aguilar (Declamador, La Jagua de Ibirico/Cesar): “Es el sentimiento, la expresión humana más íntima con la cual uno puede entablar una relación. Su contenido y su esencia como tal representan el estado más lúcido que puede tener un ser humano consigo mismo para contárselo al mundo”.

Wladimir Pino Sanjur (Poeta, Tamalameque/Cesar): “Para mí, es un estado del alma. La poesía es todo lo que existe. Puedo decirte que la poesía es una forma de ver el mundo. Solos los sensibles pueden ver por ese lente”.

2. ¿A usted de qué lo ha salvado la poesía?

Alberto Beto Murgas: “Me ha salvado de la ignorancia, de la total ignorancia y de la estupidez de los humanos”.

Eduardo Santos Ortega: “A mí me ha salvado de la tristeza, de la indiferencia, de la insensibilidad. Me convierte en un ser sensible”.

Rosendo Romero: “A mí me ha salvado de ser un borrachón, un tipo parrandero, mujeriego; la poesía me obligo a ser sincero, honesto con mis sentimientos y sano con mi cuerpo; me salvó de las enfermedades. La poesía para mí fue un arca de salvación”.

Leonardo Maya Amaya: “La poesía es mi aliciente. Me ha salvado del infortunio, la desesperanza, la tristeza; porque cuando algunos de estos sentimientos o emociones negativas me llegan, generalmente recurro a la poesía como un bálsamo de alivio. Hay quienes recurren a la religión o la espiritualidad, yo me refugio en la poesía y por ciento, últimamente me refugio mucho en Borges, un poeta, cuentista, ensayista que hay que leer después de los 35 años, antes leía a Neruda”.

Arilis Beltrán: “Me ha salvado de la decadencia existencial del ser, ya que me ha permitido apreciar la vida con otros ojos. Esa es la ventaja que nos da la poesía, poder trasladarnos, mirar de forma figurada”.

Leonardy Pérez Aguilar: “Me ha salvado en momentos de alegría, pero también me ha condenado a largos procesos de tristeza y de meditación”.

Wladimir Pino Sanjur: “Me ha salvado del encierro al que estaban condenados mis pensamientos y actúa como puerta de escape para gritar libertad y tener una vida propia, diferente a la de su autor”.

3. “Le sirve de algo la poesía a la humanidad?

Alberto Beto Murgas: “Cuando uno hace un verso la humanidad es otra, o sea que sí le sirve”

Eduardo Santos Ortega “Le sirve al mundo para que piense de forma positiva, que mire las cosas negativas de otras maneras, que el mundo gris, de desidia, tristeza y dolor, lo mire a colores. La poesía es color”.

Rosendo Romero: La poesía sirve en primer lugar para conectar a las personas con los aspectos más elevados de su ser, luego para unir corazones que son afines a la poesía; cuando hay dos personas que ambos son amantes de la poesía, ese imán los une. Lo otro es a través de la poesía se recibe mucha enseñanza”.

Leonardo Maya Amaya: “Sirve para trascender, para encontrar un alivio, explorar nuevos sentimientos, para encontrar la belleza, el heroísmo, porque una de las formas gratas de percibir la poesía es a través del heroísmo. El caso que acaba de suceder en Venezuela con este piloto de helicóptero que se sublevó me parece un acto no solo de heroísmo sino poético y también de inocencia y romanticismo; un tipo loco que desafió a todo el estamento del país con un cartel en un helicóptero, me parece un acto de loco y ahí se jugaba la vida, él sabía que se estaba jugando la vida y precisamente ahí está la poesía”.

Arilis Beltrán: “La poesía le sirve a la humanidad para que aprendamos a ver de manera afable la ternura de la vida, en sus diferentes dimensiones; uno ve la vida con otros ojos, de luz de fe, de esperanza y nos permite no olvidarnos que estamos vivos. Es útil porque nos sirve como un agende de transformación social”.

Leonardy Pérez Aguilar: “La poesía representa utilidad social. Yo creo que estamos en un momento de importante cambio de lo que somos como humanos y la poesía podría ayudarnos a encontrar un camino para revisarnos, para reestructurarnos como seres humanos o como seres sociales. Hay una sociedad que vive el angustioso sufrimiento de la violencia que no cesa, yo creo que la poesía nos podría humanizar un poco sobre lo que somos y sobre lo que hemos permitido como sociedad con esa violencia. Entonces nos podría ayudar a ser un poco más libres para entendernos en lo que debemos ser o podemos llegar a ser”.

Wladimir Piso Sanjur: “Sirve para limpiar al mundo de los odios, desde el punto de vista romántico; y desde un punto de vista más amplio, es el amplificador de la voz de los que no hablan”.

 4. ¿Es verdad que los poetas son locos?

Alberto Beto Murgas: “La poesía es algo es un poco irracional, es lo que la gente no ha podido entender, por eso está en el umbral de la lucidez y la locura”.

Eduardo Santos Ortega: “Creo que sí. La locura y la poesía van de la mano. Se necesita estar loco  para creer que con poesía podemos cambiar al mundo. De esta locura es lo que necesita el mundo para pensar que este mundo puede cambiar”.

Rosendo Romero: “El dicho reza: De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco. Algo de cada cosa, pero el poeta no tiene un poco; lo tiene todo. Lo de “poco” es para la persona común y corriente”.

Leonardo Maya Amaya: “Pues sí, en ciertos momentos sí. O no es que sean locos, nos parecen locos a las personas normales, que tenemos emociones y sentimientos normales, los poetas tienen la capacidad de plasmar en palabras o en cantos toda una cantidad de sentimientos o emociones y hacerlo de una manera hermosa. La poesía es escribir las cosas de una manera hermosa”.

Arilis Beltrán: “Me hiciste recordar esa vieja frase que dice que de poetas y locos todos tenemos un poco. Creo que todos los seres humanos tenemos esa faceta un poquito. Más que locos, los poetas son personas muy sensibles, extrovertidos que buscan contribuir con este arte a una sociedad mejor, a través de esta parte literaria, prosa; cuando lees un poeta te transportas o haces la imagen de lo que estás leyendo”.

Leonardy Pérez Aguilar: “Claro que somos locos pero más que locos, somos anormales. Yo me declaro anormal. No pertenezco a esa masa que no espera ya nada, que cree que todas las cosas están hechas; no pertenezco al grupo que se guía por lo que le dicen, que le hacen pensar, entonces yo me declaro anormal. No soy normal, eso me hace orgullosamente loco para aceptar que hay un mundo que puede ser cambiado. Entonces los poetas tienen esa doble condena, primero que somos locos y segundo que somos buenas personas y creo que el concepto de buenos nos pone un límite que indica que no podemos entrar a resolver los problemas de las mayorías y creo que ahí se ha quedado estancado el papel del poeta en la sociedad. Creo que somos locos, anormales, que tenemos un deber sagrado que cumplir y eso nos hace diferentes y nos pode en el ojo del huracán de una sociedad que espera y da poco de sí misma para mejorarse”.

Wladimir Piso Sanjur: “La locura es el estado superior de la especie humana”.

 

Mariaruth Mosquera

@Sherowiya.



[i] El realismo mágico es un movimiento literario de mediados del siglo XX, definido como una preocupación estilística, un interés de mostrar lo irreal o extraño como algo cotidiano y común. El realismo mágico comparte características con el realismo épico, como la pretensión de dar verosimilitud interna a lo fantástico e irreal.

Más información: Este reportaje de la periodista Maríaruth Mosquera se inscribe en la iniciativa anual “Vivir, pensar, pero con poesía” de PanoramaCultural.com.co, con la cual se busca invitar a construir un diálogo entorno a la poesía, sus diferentes formas, su aceptación y papel en la sociedad.

Artículos relacionados

El sabor de la saliva
El sabor de la saliva
  Él hunde su mano derecha con delicadeza en el cabello castaño y ondulado de ella,...
Cuando leer es aprender a escribir: El juilguero de Donna Tartt
Cuando leer es aprender a escribir: El juilguero de Donna Tartt
En estos últimos días estuve sumergida en un libro de Donna Tartt (Estados Unidos,...
Tres siglos románticos [IV]
Tres siglos románticos [IV]
  Gustavo Adolfo Domínguez Bastidas, “Bécquer” (1836-1870), nace en Sevilla....
Claves del oficio de escritor, según Nahum Montt
Claves del oficio de escritor, según Nahum Montt
Es cierto que la escritura es una de esas actividades que se cultivan a puertas...
Presentación de la novela ‘Cuando arden las palmas’ en Valledupar
Presentación de la novela ‘Cuando arden las palmas’ en Valledupar
El martes 13 de Agosto a las 6pm se realizará en las instalaciones de la Alianza...
.::Diomedes Díaz - Esta voz es para siempre::.
.::Diomedes Díaz hablaba a su manera::.