Carlos Andrés Cabas Vanegas

 

Aunque son contados con los dedos de una mano los exponentes del Cesar que han tenido reconocimiento en el cine nacional e internacional, son muchos los que desde hace algunos años han venido luchando silenciosa pero sólidamente por abrirse un espacio en el laborioso mundo del séptimo arte colombiano. Es el caso de Carlos Andrés Cabas Vanegas, un cineasta de raíces vallenatas que cree ciegamente en el poder de la educación y la constancia porque gracias a estas dos componentes, ha podido hacerse a una experiencia destacable en las artes cinematográficas y audiovisuales del país.

Sí bien Carlos Andrés nació en Bogotá, ciudad en la que sus padres se conocieron y enamoraron, es innegable su amor por las costumbres propias de la provincia, puesto que a la edad de tres años se radicó con su familia en la capital cesarense. Su padre, natural de Valledupar y su madre, de Urumita (La Guajira) se encargaron de inculcarle -a él y a sus hermanos- la importancia de abrirse a nuevos mundos respetando siempre sus orígenes y, por supuesto, la determinación de ir detrás de lo que se quiere.

Estudio la primaria y la secundaria en el Gimnasio del Norte; colegio en el que tuvo sus primeros acercamientos con el arte; inicialmente a la plástica porque le encantaba pintar. Simultáneamente empezó a interesarse por la escritura; escribía cuentos cortos y poemas; uno de ellos fue escogido para incluirse en un libro que publicó el colegio. Lo que él no sospechaba era que más adelante, esos pininos en las letras serían determinantes en una de sus pasiones actuales, la escritura de guiones cinematográficos. Al día de hoy, aún sigue escribiendo poemas.

Dos factores fueron determinantes para que la imagen en movimiento llegara a su vida. Por un lado, la fotografía fija pero no como una actividad que haya abordado profesionalmente sino porque en su casa siempre hubo una cámara fotográfica. A él siempre le pareció mágico que se pudiera capturar algo de la esencia de la vida en un instante inmóvil.

El otro gran factor fue el descubrimiento de ciertas películas. La primera vez que visitó el Cine Royal en Valledupar, vio la película animada ‘La cenicienta’ de Disney, la animación capturó su atención. En sus remembranzas también aparece ‘Dick Tracy’; película estrenada en 1990, basada en una serie de historietas homónimas de 1930. “Me gustó toda la estética de la película, la paleta de colores, la fotografía. En ese entonces, uno no se fijaba en eso pero era lo que me llamaba la atención”, dice.

En Valledupar, empezó a obsesionarse con el tema del cine. “Es un recuerdo muy bonito porque todos los fines de semana le pedía a mi papá que me llevara a unas casas de alquiler de películas que había en ese entonces en la ciudad. Iba y veía esos estantes de maderas blancos, grandes y pequeños”. Evoca un televisor gigante de caja anclado en la pared con un reproductor de VHS o de Beta abajo y como los cinéfilos que atendían estos lugares orientaban a las personas sobre los estrenos recientes. “Me encantaba el cine de terror y el de acción. El plan era ir allá y alquilar el máximo de películas posibles para verlas durante el fin de semana porque durante la semana había que volver a la realidad, ir al colegio y hacer tareas”, expresa entre risas. 

Siguió alquilando películas hasta que llegó el boom del DVD a Valledupar. Se asombraba y cuestionaba constantemente sobre la forma cómo introducían una película en ese plástico que giraba dentro de un reproductor. Para él, todo el contacto que tenía con el cine estaba plagado de magia y así, éste empezó a estar más presente en sus días, veía cuanta película se le pasara por el frente. Ese fue un encantamiento que años más tarde lo devolvería a la capital del país para introducirse en el universo del séptimo arte, una magia que al día de hoy le sobrevive y está más resplandeciente que nunca.    

Su gusto por el género del terror, se lo debe a su hermana mayor. Cuando Carlos Andrés era pequeño, su hermana Blasina se reunía todos los fines de semana con sus amigos del barrio ‘Los Campanos’ de Valledupar y armaban un cinema casero. La primera vez que asistió fue para ver ‘Pesadilla sin fin’ (Freddy Krueger). “Eso para mí fue impactante. Son películas de terror pero que también hablan del cine mismo, de los mundos que se crean en el inconsciente y para mí eso es el cine, soñar despierto. El sueño dentro del sueño que supone el cine a través de la gran pantalla”, señala.   

La música es otra parte importante en su vida, con ella también tuvo una conexión temprana. Tomó clases de piano con el maestro Rafael Fernández Padilla. Años más tarde aprende a tocar la guitarra de forma empírica y se inicia en la composición de canciones influenciado por el rock en español con las cuales también aprendería de canto y técnica vocal. Hasta ese momento no hubo ningún tipo de acercamiento a la grabación ni a la dirección ni al tema del sonido.

A punto de graduarse de bachiller, siente el deseo de alimentar sus dos grandes pasiones: el cine y la música. Es así como en el año 2000 decide regresar a Bogotá a estudiar ingeniería de sonido en la Universidad San Buenaventura, allí da sus primeros pasos para acercarse al cine a través del diseño sonoro, es decir, ponerle sonido a las películas como usualmente se suele resumir esa etapa de la posproducción de una película y que es determinante para lograr el éxito del producto final.

Y así como persiguiendo un conejo blanco inicia nuevamente estudios, esta vez en Dirección y Producción de Cine y Televisión en el año 2006 en el Escuela de Artes Cinematográficas Lumière, fundada por el desaparecido actor Pepe Sánchez en 1997. En ésta escribe y dirige los cortometrajes documentales ‘El Rebusque de la Risa’ y ‘Raíces en Guerra’, en el año 2007 hace los cortometrajes de ficción ‘Puzzle’ e ‘Inmortalidad’ realizado en película de celuloide de 16mm a blanco y negro, el cual es seleccionado oficialmente en el Festival de Artes Urbanas de Bogotá en el año 2008, año en el cual se gradúa con honores.

“Fue un impacto muy satisfactorio darme cuenta que no solo era bueno en el tema del diseño del sonido que era como había perfilado los últimos semestres de mi carrera sino que también todo esto que había empezado a nacer en el colegio, la escritura, la música, etc., tuvo un sentido ahí cuando hice estudios en cine porque pudieron converger todas estas pasiones que en el colegio había explorado. Se sintió completo. “Fue uno de los momentos más chéveres que he podido experimentar en mi vida porque fueron momentos para la creación”.

En ese mismo año (2008), dirige el filminuto ‘¿Dónde está la paz?’, selección oficial del Festival de Sueños Cortos; el cortometraje ‘TFM’ que recorrió circuitos undergrounds en Madrid, España, los videoclips ‘Ardiendo en Fuego’ de la agrupación de punk rock bogotana Ume Hilak, así como también dos videoclips en vivo para la agrupación bogotana de rock industrial Pornomotora y uno para la banda de ska The Klaxon.

En el año 2009 surge ‘cabezaEmedia’, un laboratorio creativo que emprende con algunos excompañeros de la universidad en el que escribe, dirige, realiza la fotografía y cámara del cortometraje experimental ‘Humus Sapiens’, el cual es seleccionado oficialmente en el 4to Festival Internacional de Cine de Villa de Leyva y el 4to Festival de Cine Ambiental y Derechos Humanos en el 2010, experimentando en varias etapas y géneros presentes en la producción cinematográfica y audiovisual.

Posteriormente, el laboratorio empieza a tener un enfoque dirigido al sonido, estrategia que ha surtido efecto puesto que ha estado involucrado con muchas películas que se han estrenado en pantalla nacionales como ‘Mariposas verdes’ de Gustavo Nieto Roa, ‘¿Usted no sabe quién soy yo? 1 y 2 de Fernando Ayllón y otros cortometrajes que han ganado estímulos del Fondo de Desarrollo Cinematográfico y que han estado en la selección de festivales internacionales.

Convencido del poder transformador de la educación, y con el propósito de tener una visión más completa de la realización cinematográfica, durante ese tiempo se formó en diferentes áreas, tomando cursos de guion, dirección, puesta en escena, dirección de actores, video arte, escritura y edición. “Si bien en la dirección no tienes que ser excelente en todo como si fueras un profesional de cada una de las áreas, creo que se debe conocer todo y ojalá, con cierto grado de profundidad. Si tú como director comprendes todo ese compendio de cosas, empiezas a proyectar mejor la dirección de tus proyectos, puntualiza.

Posteriormente entre 2010 y 2011 realiza un Master Online en Dirección Cinematográfica con la Escuela de Cine de Valencia, España y de la cual surge el cortometraje ‘Anibal’ proyectado para el público local en la Primera Muestra Audiovisual de Realizadores de Valledupar, organizada en mayo del 2015 por la Fundación Cultural Tierra de Talentos. y obtiene una Beca del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico para cursar el Diplomado en Escritura Audiovisual para Cortometraje con la Universidad del Magdalena.

Entre el 2011 y 2012 escribe, produce, dirige y edita el cortometraje documental titulado ‘Sentimientos encontrados’ en homenaje a una prima fallecida en Urumita a causa de un cáncer, éste estuvo entre la selección oficial en el 140 Caracteres Film Festival, así como también el filminuto de ficción ‘Osorio’ y el videoclip ‘Por el borde del camino’ del músico colombiano Luis Fernando Hermida (Selección Oficial del Global Rockstar Rio +20 de Brasil).

Asimismo, tratando de compartir lo aprendido en la Ingeniería de Sonido y en la Dirección y producción de Cine y Televisión, llega a la docencia en la Universidad San Buenaventura donde estuvo hasta el 2012, año en el que igualmente ingresó como catedrático en la Universidad Central, lugar donde a su vez estuvo hasta el 2016. Su tarea como docente siempre fue alternada con la escritura, dirección y producción cinematográfica y audiovisual.

En el año 2016 realiza el montaje, la corrección de color y el diseño sonoro del cortometraje documental ‘El río interior’ de la productora La Espantosa Cine, el cual ha sido seleccionado oficialmente en varios festivales nacionales e internacionales. En la actualidad se encuentra en la postproducción de los cortometrajes ‘Convulsiones Valproikas’ el cual mezcla material de ficción, documental y archivo e ‘Intraocular’, un cortometraje de ciencia ficción familiar además está en la preproducción del cortometraje ‘Sangreyuca’, en la reescritura del guion ‘Décima Última’ y en el desarrollo de dos proyectos de largometraje, uno de ellos su opera prima de ficción.

Aunque está radicado en Bogotá está expectante por el despertar del Cesar ante la nueva generación de realizadores cinematográficos y audiovisuales que están -contra todo pronóstico y sin ayuda- desarrollando sus proyectos creativos en esta área artística. “Felicito y aplaudo a personas como Nina Marín, David David, Juan José Castillejo, Jhon Guerrero, Yull Núñez y todas las personas que desde la creación y la investigación están haciendo cosas. Hablo de esta generación porque la siento cercana y creo que estamos con el interés común de crear y hacer nuestras operas primas, cortos y documentales. Es muy importante empezar a crear una memoria cinematográfica del departamento, a desarrollar proyectos con o sin presupuesto”.

Con la reciente creación del Consejo Departamental de Cinematografía y Medios Audiovisuales del Cesar, ente del cual es miembro, considera que es oportuno empezar a desarrollar proyectos que miren al Cesar en toda su extensión, contar las historia que suceden en el Cesar, historias que sepan al territorio. Para lograrlo apela a la unión de los involucrados y hace público su interés de aportar su experiencia técnica y creativa a los proyectos que surjan en el departamento para que éstos sean una realidad.

Mientras dichos proyectos se van concretando, ocupa su tiempo en la escritura de su ópera prima y a la revisión permanente de dos guiones de cortometrajes que presentará al Fondo de Desarrollo Cinematográfico para su realización, sin embargo, afirma que buscará la forma de que se realicen y a la preparación para iniciar una maestría en cine el próximo semestre.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny  

 

Artículos relacionados

Animales fantásticos: un nuevo Harry Potter sin Harry Potter
Animales fantásticos: un nuevo Harry Potter sin Harry Potter
“Animales fantásticos y dónde encontrarlos' es una criatura nueva y original en el...
Arranca el Festival de Cine Francés en Valledupar
Arranca el Festival de Cine Francés en Valledupar
El cine francés, sus estrellas y sus grandes corrientes estilísticas vuelven a...
La invención de Hugo Cabret, la nueva película de Martín Scorsese
La invención de Hugo Cabret, la nueva película de Martín Scorsese
El tiempo lo es todo. Los  relojes y los arreglos de Hugo, también. En esta nueva...
Diez años de "nuevo cine colombiano"
Diez años de "nuevo cine colombiano"
A los latinoamericanos nos gustan las etiquetas y los movimientos. Prácticamente en...
Batman o cómo detener una revolución nuclear
Batman o cómo detener una revolución nuclear
El estreno de “Batman el caballero de la noche asciende” (Batman The Dark Knight...
.::Afrodescendencia e historia de Colombia::.
.::¿Qué es la Sierra Nevada de Santa Marta?::.