El "antes y después" de la fachada del Concejo de Valledupar. Desaparición del mural "Valledupar, Tierra de Dioses"

 

¿Hay algo peor que ignorar o herir un artista en vida? Sí: borrar su obra después de muerto. La fatídica noticia de la desaparición del mural “Valledupar, tierra de Dioses”, del pintor Germán Piedrahita, y realizado en 1990 en la fachada del Concejo de Valledupar, generó un gran malestar el pasado fin de semana en la capital del Cesar.

La indignación fue notable en las redes sociales, donde se llegó a hablar del desprecio a la memoria de un artista que lo dio todo por su ciudad de adopción, y sin embargo, la muerte de este mural significa mucho más que una ofensa al legado de un artista.

La súbita desaparición del mural “Valledupar, tierra de Dioses”, sin más explicaciones que un acto vandálico realizado con brocha gorda y pintura blanca, representa, por encima de todo, la desafección que mantiene la capital del Cesar con su historia, con su patrimonio, con los que narran su historia, con los que más la quieren.

Ya no se observa un solo rastro de la creación artística en la fachada del Consejo. Es el silenciamiento de la memoria, de los símbolos de una Cultura. Un acto desconsiderado, y hostil en pleno centro histórico de la ciudad, una ofensa para todos aquellos que buscan la protección del patrimonio, pero también un atentado a la convivencia.

Mucho más que un mural, esta obra de Germán Piedrahita era una de las pocas representaciones de la historia de Valledupar desde los símbolos de su folclor en el centro histórico. El golpe a la Cultura, todavía sin explicar por la administración municipal, recuerda otra desaparición importante: la de la sala de exposiciones en la Biblioteca departamental hace unos años.

Querido Mural. Querido Germán. Que en Paz descansen.

 

PanoramaCultural.com.co

Artículos relacionados

¿Peligra la edición 49 del Festival Vallenato?
¿Peligra la edición 49 del Festival Vallenato?
En mi condición de miembro de la Sociedad de autores y Compositores de Colombia...
El nido de las desdichas
El nido de las desdichas
  Vi en tus versos a un ángel borracho tirando sus pecados al mar, a un águila...
Dos problemas graves de nuestros músicos
Dos problemas graves de nuestros músicos
  Tomás Alfonso “Poncho” Zuleta Díaz, uno de los más tradicionales y emblemáticos...
Editorial: Hábitos culturales de los colombianos y latinoamericanos
Editorial: Hábitos culturales de los colombianos y latinoamericanos
Las estadísticas publicadas en Septiembre 2014 por el Observatorio Iberoamericano de...
Chiriguaná, víctima del mal accionar político
Chiriguaná, víctima del mal accionar político
Chiriguaná, un pueblo que históricamente ha estado relacionado a grandes...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.