Opinión

Editorial: Muerte de un mural

Redacción

12/03/2018 - 06:40

 

El "antes y después" de la fachada del Concejo de Valledupar. Desaparición del mural "Valledupar, Tierra de Dioses"

 

¿Hay algo peor que ignorar o herir un artista en vida? Sí: borrar su obra después de muerto. La fatídica noticia de la desaparición del mural “Valledupar, tierra de Dioses”, del pintor Germán Piedrahita, y realizado en 1990 en la fachada del Concejo de Valledupar, generó un gran malestar el pasado fin de semana en la capital del Cesar.

La indignación fue notable en las redes sociales, donde se llegó a hablar del desprecio a la memoria de un artista que lo dio todo por su ciudad de adopción, y sin embargo, la muerte de este mural significa mucho más que una ofensa al legado de un artista.

La súbita desaparición del mural “Valledupar, tierra de Dioses”, sin más explicaciones que un acto vandálico realizado con brocha gorda y pintura blanca, representa, por encima de todo, la desafección que mantiene la capital del Cesar con su historia, con su patrimonio, con los que narran su historia, con los que más la quieren.

Ya no se observa un solo rastro de la creación artística en la fachada del Consejo. Es el silenciamiento de la memoria, de los símbolos de una Cultura. Un acto desconsiderado, y hostil en pleno centro histórico de la ciudad, una ofensa para todos aquellos que buscan la protección del patrimonio, pero también un atentado a la convivencia.

Mucho más que un mural, esta obra de Germán Piedrahita era una de las pocas representaciones de la historia de Valledupar desde los símbolos de su folclor en el centro histórico. El golpe a la Cultura, todavía sin explicar por la administración municipal, recuerda otra desaparición importante: la de la sala de exposiciones en la Biblioteca departamental hace unos años.

Querido Mural. Querido Germán. Que en Paz descansen.

 

PanoramaCultural.com.co

3 Comentarios


Angela Betancourt 13-03-2018 12:12 AM

Gracias por la nota. Aprecio mucho el apoyo y reconocimiento en vida y postumo de la obra de mi papá. APB

Angela Betancourt 13-03-2018 12:12 AM

Gracias por la nota. Aprecio mucho el apoyo y reconocimiento en vida y postumo de la obra de mi papá. APB

Jairo Tapia Salamanca (T001475) 15-03-2018 11:50 AM

Envío un escrito alusivo: Infame decisión, que aspiro sea honra para ese gran amigo que fue Germán y su familia. Jairo Tapia Tiejen

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

¡Apareció el avión en Colombia!

¡Apareció el avión en Colombia!

“La aviación en si no es peligrosa; pero como el mar castiga severamente las incapacidades y la negligencia”. Reflexión popular ...

Escepticismo jurídico

Escepticismo jurídico

El escepticismo jurídico es la principal fuente de transgresión y quebranto de la confianza de aquellos que conforman la ciudadaní...

Año nuevo, nuevos deseos

Año nuevo, nuevos deseos

Finalizó la navidad y fin de año, todos los colombianos añoramos y deseamos que nuestros sueños y proyectos se hagan realidad y q...

La paz no se firma, se firman los acuerdos

La paz no se firma, se firman los acuerdos

El hecho histórico de haber firmado la paz con la guerrilla, como lo anunciaron todos los medios de comunicación nacionales e inter...

Nos falta un doliente, habilidad divina de empatía

Nos falta un doliente, habilidad divina de empatía

Fechas especiales de no olvidar para un hombre son los aniversarios, cumpleaños y algún acontecimiento trágico que salga del conte...

Lo más leído

Jaime, el de la Nacho

Diego Niño | Ocio y sociedad

Jairo Varela, el que consolidó la identidad de la salsa colombiana

Enoin Humanez Blanquicett | Música y folclor

Del amor al odio en la pareja

Maira Ropero | Bienestar

Una cultura para la democracia y la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Viaje al Cabo de la Vela Guajira

Efrén Gómez Prada | Turismo

Meditaciones de André Maurois sobre la novela

Carlos de Tomás Abad | Literatura

Tres poemas de Miguel Iriarte que cantan al Jazz (y al Caribe)

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Pueblos viejos y rejuvenecidos

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube