Mangos de Mayo

Ricos  los mangos de mi calle,

cual besos que me da mi amor,

de quien guardo siempre ese candor

al tender mi brazo por su talle.

 

El lirio rojo que inspiró a Calixto,

gratas fragancias, flores perfumadas,

que mucho aprecio todas las mañanas,

dulce ilusión que jamás he visto.

 

Las aves gozosas prueban su almíbar,

retando alegres el intenso fulgor,

imponente desafío al astro Sol,

que se mueve tenaz al mediodía.

 

Cuida y protege siempre tus mangos,

ni los descuides ni dejes maltratar,

sus jugos y pulpa pueden cuidar,

mejorando la salud de tus hijos.                                                                                                

 

Como esmeralda esplendente,

en el fresco fulgor de la mañana,

con tus suculentas frutas galanas,

obsequio a tu faz mi beso ardiente.

 

Resbalando ágilmente entre sus ramas,

pericos en escándalos pasean,

viendo altiva iguana que sestea,

entre gajos de mangos como granas.

 

La Catedral Vallenata

Campanas de melódicos arpegios,

0h, génesis, en decidido empeño,

voz sagrada con plenos sortilegios,

rescate altivo de almas con su dueño.

 

Resalta egregia esa cruz cimera,

confiada en que la paz no es más ensueño,

anhelos de soñada primavera,

en voces de impulsivo desempeño.

 

De su grey eterna envuelta con tus glorias

corifeo de alegrías transitorias 

por la Patria mil votos de pobreza.

 

Al futuro recuerdos proyectados,

en silencio  tales cuerpos recobrados,

devota anciana, un cuadro de belleza.

 

Poemas en Flor

Ahora me tomo dos,

más luego me tomo cuatro,

y en medio de cantos de amor,

alegramos a los muchachos.

 

No pierdo tiempo con envidias,

ni oír en Codazzi de calle a plazas,

a todo timbal voces milagreras,

que prometen cielo con la tierra.                                                                                                                     

 

¡Alerta! Codacense que gente extraña,

gira al tiro politiquera ruleta,

dejando a tus hijos sin mañana.

Situación dolida por tanto atraso,

dirigentes, por Dios, esto no es vida,

sin yuca en el fogón, que más porrazo,

siempre por promesas incumplidas.

 

Por Jairo Tapia Tietjen

WikiLetras
Jairo Tapia Tietjen

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Charles Bukowski: ruptura y literatura en el sueño americano
Charles Bukowski: ruptura y literatura en el sueño americano
Si se hace un repaso a través de la historia de la literatura americana, con...
Los cuenteros brillaron en Valledupar
Los cuenteros brillaron en Valledupar
Narrar cuentos es algo que en algún momento de nuestras vidas hemos hecho, sea con un...
Los escritores menos vendidos de la historia de la humanidad
Los escritores menos vendidos de la historia de la humanidad
La juventud siempre ha sido fuente de ilusiones. Con ella se construyen los sueños más...
Beso
Beso
Están desnudos, sentados en los dos costados de la cama, dándose la espalda. A él le...
Ricardo Antonio Arias presenta Los cuentos del Tumbacucharas
Ricardo Antonio Arias presenta Los cuentos del Tumbacucharas
La escritura tiene ese poder de trasladar a otros tiempos y transmitir las costumbres...
.::Así cubrió la prensa la muerte de Carlos Gardel::.
.::¿Qué ocurrió realmente el día que murió Gardel?::.