Diversas actividades y presentaciones realizadas por la Fundación ACUA en Colombia / Foto: archivo Fundación ACUA

 

Aquellos elementos materiales e inmateriales que se asocian a un territorio, tales como el baile, la música, los cantos, los colores, los sabores, los cuentos e historias, los modos de vida, los saberes ancestrales y tradicionales, es lo que se conoce como activos culturales de una comunidad o pueblo. El continente africano ha ofrecido al mundo muchos de sus elementos culturales, éstos se han insertando en cada lugar donde han llegado, y en ciertos casos, han alimentado nuevas identidades.

Algunos de esos elementos o aspectos identitarios de las comunidades afrodescendientes pueden significar además de un desarrollo cultural y social, un desarrollo económico que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de dichas poblaciones. A eso le apunta el trabajo de la Fundación Activos Culturales Afro (ACUA); entidad que apoya el trabajo de poblaciones de raza negra orientadas a la pesca artesanal, cultivos de cacao, procesamiento de coco, extracción de piangua o elaboración de artesanía en fique. Todos estos emprendimientos tienen en común el uso de productos profundamente vinculados al territorio de una comunidad en particular, a sus prácticas y saberes ancestrales.

Con presencia en cinco países de América del Sur y uno de América Central, ACUA tuvo su origen como programa en el año 2007 en el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola -  FIDA, organismo adscrito al sistema de las Naciones Unidas como institución de crédito para proyectos rurales en los países de ingresos bajos y medios. Tres años después se convierte en una fundación sin fines lucrativos que se ha encargado de trabajar con la mayor riqueza de los pueblos descendientes de África, asentados en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Panamá, sus tradiciones culturales.

En el territorio colombiano, la Fundación ACUA empezó brindando apoyo a emprendedores de activos culturales en las comunidades rurales de las regiones Pacifico y Caribe en el año 2008. A la fecha, más de 100 unidades productivas han sido apoyadas con la priorización del fortalecimiento de capacidades y el escalamiento de innovaciones mediante la formación entre pares, el intercambio de conocimientos, los talentos locales especializados, la transferencia de saberes y la valorización territorial.

La Fundación ACUA ha apoyado la conservación del cangrejo negro de la isla de ProvidenciaLa conservación del cangrejo negro de la isla de Providencia es uno de los proyectos productivos que más se destaca del trabajo que la Fundación ACUA ha desarrollado en Colombia. Con éste se apunta a que la especie sea reconocida con la denominación de origen (DO); es decir, que sea catalogada como originaria de la región. Alrededor de la preservación y el aprovechamiento de la carne del cangrejo negro se mueve un emprendimiento productivo que sostiene a cientos de familias en el archipiélago. Prácticas ancestrales como su captura, conservación y preparación gastronómica suman al valor cultural que éste tiene para la zona.

Así mismo, se resalta la iniciativa de la recuperación del cultivo ancestral sobre azoteas, que se daba por desaparecido en la costa Pacífica del Cauca. Una tradición agrícola, base del cultivo de especias y de plantas aromáticas y medicinales, solo era conservada por pocas campesinas ancianas del territorio pero gracias a la labor de la lideresa Teófila Betancurt, la Fundación Chiyangua y la red Matamba Guasá, que integra 84 grupos de mujeres que han influenciado a cerca de 400 familias para volver a sembrar en azoteas.

Otro proyecto que se destacó fue la producción de la radionovela ‘La canción de Ananse’, que narra la historia de una joven del pacífico que viaja a Bogotá a buscar un mejor futuro como cantante. Enfrentando una lucha hostil y excluyente en la capital, Ananse surge finalmente como cantante de éxito mundial. La historia está cargada de acervos culturales y humanos que llevan a descubrir que en Colombia todos son afro. La radionovela cuenta con 12 capítulos de 20 a 25 minutos cada uno. Fue escrita y dirigida por Ángel Perea Escobar, el reparto fue conformado por Lía Samantha, Karen Hinestroza, Leonardo Rudas, Bárbara Perea y Julián Díaz. La música fue de ChocQuibTown.

Así pues, simultaneo al apoyo que reciben estas comunidades debidamente organizadas, mediante la contribución de la gestión compartida y el impulso de las iniciativas innovadoras que produzcan ingresos para estas personas, se destaca el rescate de sus saberes y prácticas culturales, la inclusión adecuada en el escenario económico y social; así como la articulación y respeto de las dinámicas identitarias de las comunidades afrodescendientes.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny

Artículos relacionados

El wayuunaiki, una esencia que se mantiene viva
El wayuunaiki, una esencia que se mantiene viva
Cuando se haya servido la última porción de friche, vendido o descolgado la última...
El presente histórico de Latinoamérica: continuidad neocolonial y corrupción
El presente histórico de Latinoamérica: continuidad neocolonial y corrupción
Como dice Subirats (América o la Memoria Histórica), la memoria es siempre un pasado...
Política, Corrupción e Identidad
Política, Corrupción e Identidad
Siguiendo la definición propuesta por el Banco Mundial (World Develpment Report de...
El proyecto Diáspora Africana en Colombia
El proyecto Diáspora Africana en Colombia
  Cartagena de Indias, punto de llegada y expansión de la cultura africana en el...
Noticias de un pueblo africano en tierras americanas
Noticias de un pueblo africano en tierras americanas
En su mirada brilla el orgullo de un pueblo-nación. Sus palabras retumban con la...
.::Así cubrió la prensa la muerte de Carlos Gardel::.
.::¿Qué ocurrió realmente el día que murió Gardel?::.