Literatura

Poemas de Álvaro Miranda

Luis Carlos Ramirez Lascarro

29/05/2018 - 06:15

 

El poeta Álvaro Miranda y algunas de sus obras / Foto: El Universal

 

Álvaro Miranda nació en Santa Marta, Colombia, en 1945. Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad de La Salle. Su primer libro de poemas Indiada aparece en 1971. En 1982, con motivo de su distinción con el Premio Nacional de Poesía, la Universidad de Antioquia publica Los Escritos de don Sancho Jimeno.

Su novela, La Risa del Cuervo, escrita en 1983, obtuvo el primer premio en Buenos Aires y fue publicada en el año siguiente por la universidad de Belgrano. Reescrita durante varios años y editada nuevamente en Bogotá por su editorial Thomas de Quincey, en 1992, es galardonada por Colcultura, con el premio “Pedro Gómez Valderrama”. En 1996, Simulación de un reino recopila toda su obra poética (1966-1995). Su trabajo ha sido traducido al inglés, al ruso y al catalán. La Otra épica del Cid, como poemario, obtuvo la primera mención en el Premio Nacional de Poesía del Ministerio de Cultura de Colombia (2007). El Programa Leer el Caribe, auspiciado por Banco de la República y Observatorio del Caribe Colombiano, publicó del autor Obra escogida (2016). La Universidad Externado de Colombia publicó El libro blanco de los muertos (2017).

Entre sus libros publicados también se encuentran: Colombia la senda dorada del trigo (2000), León de Greiff en el país de Bolombolo (2004), Un cadáver para armar (2007), Jorge Eliécer Gaitán, el fuego de una vida (2008), Totó la momposina la memoria del tambor (2011) y Roberto Triana la memoria audiovisual (2015).


El altar de los alcatraces

Cuando los lugares se empenachaban de árboles bembones

rezo ante ti, mi minina infernal de ocho vidas, para

que los caballitos del diablo duermen conmigo el más

patriarcal de los silencios.

 

Cuando los días se hollinan por las tardes,

cuando las casonas crujen sus clavos oxidados;

sueño ante ti, mi calabacita jactanciosa.

 

En el instante de ese instante, cuando las lagartijas de

ojos metálicos se hacen participe del rapto de la distancia;

aúllo ante ti, mi almidón intocable, para que sobre nuestras

tortugas gorgojeadas emprendamos la caminata hacia la luz

que en Selene habita más allá de los recuerdos, más allá de

la chusma de estrellas celestiales.

 

Cuando los silencios germinan de par en par, invoco ante ti,

ante los alambres de púas, para que las cucarachas

imperiales nos preparen la noche sobre el ente insomne del

espacio.

 

En los medios amaneceres, cuando los cuadros torcidos nos

sonríen con su mejor sonrisa, sueño ante ti amor mío, para

que la orquestación de la brisa sea siempre mi primer

instante, mi primer idioma, en el primer otoño de mi vida.

 

Ahora, amor mío, cuando tu recuerdo me penetra por

los ojos como una lagrima encendida; lloro ante

El Altar de los Alcatraces,

porque nuestros búhos mensajeros, porque nuestras

oraciones paganas, están vegetando con el viejo Jehová,

sobre las aéreas cumbres de los cóndores enloquecidos.

 

Lloro hondo mi oropéndola.

¡Oh mi minina infernal de ocho vidas!

¡Oh mi amor, mi blanda hamaca,

mi mosca de alas remendadas!

 

Fiebre malaria

Cuantas veces te has reído de mí

con tus postizos dientes:

Oh parasita.

Y cuantas veces has pasado tu carrasposa

lengua por mis muslos.

 

Mil y una vez te he espantado

con la toalla en el corral:

gallina clueca

y tu tibiringa regresas disfrazada

de cualquier cosa para seguir lengüeteando

mis labios o seguir mamando mis tetillas

en el sopor de la fiebre

hasta inocular mi carne con tus vacíos

y lagunas de sueños gelatinosos.

 

A veces vuelves al maizal y acuclillada

como una orangutana me quedas mirando

con tus ojos de cebolla,

hasta que escurres tu babaza:

¡Oh plasmodium inmaculatum!

 

Te balanceas rítmicamente y tus testículos

de chirlomirlo se vuelven apetito de brujas.

Tu voz se va hundiendo en mi paciencia

para cazarme en furrusca

y yo, pálido y jipato

me tiendo en el horcón consumido en calenturas:

¡Oh malaria!

 

Te tiras al sol con tu panza purulenta

para que copulen los más extraños deseos del delirio.

Luego,

más luego, llenas tu barriga de pútridas aguas

y decides parir tu herencia en los pliegues

de la chinchulla humana:

¡Oh mareo, oh náuseas, oh depredadora

de mi locura.

 

Ahora llenas de escamas mi conducta

y yo me sumerjo en la desesperación,

en la espera de un ataúd que sepa amortajar

mis sueños, en la espera de nada, en el

recuerdo de mis más olvidados pensamientos.

 

¿Qué sabañón ocultas en tu palúdica fiebre

que hace reconfortar mi vida

en este letargo de pesados pies?

¡Oh flor del mal!

¡Póstuma amante de la muerte!

¿Acaso conoces tú las grietas de mi melancolía?

¿Sabes acaso dónde guardo los tesoros de Morgan?

Acaso el tulipán y el alma de mi alma

florecen en tu condado?

¿Quién te ha enseñado a descifrar el

jeroglífico de mis sueños?

 

Me eres odiosa y sin embargo, llevas

mi conciencia hasta el silencio.

¿Qué buscas? ¿Qué rastreas? Perra hija de perra.

Has pesado mi encéfalo y ahora decides

comértelo como una rata hambrienta.

 

Vete. Tu asquerosa presencia chicharrona

corroe mi espíritu, lapida mi risa, bloquea mi

silbo de aleatorio vuelo.

Ay me rascan tus garras, me llenas de

insomnios y estallan albúminas en mi torrente

sanguíneo.

 

Oh anofeles, bicharraco vilipendioso: tejes

en este tepe de barro a mi altiplanicie andina,

a mi Zipa, a mi Zaque.

Eres dueña de este camino apócrifo: agarra

mi alegría porque aquí estamos los que no

tenemos temor.

 

Añingótate ahí en tu letrina: yo me voy al mar.

El monstruo me enseñara sus secretos

y yo radiante de estar lejos de ti

me uniré a las multitudes, riéndome,

burlándome de mí mismo:

 

¡Oh Malaria! ¡Oh Malaria! ¡Oh Malaria!

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

El sabor del paraíso

El sabor del paraíso

  Un día de 1916, la madre, después de intentos le confió un plan para que su hijo viajara a Cuba. —¿A Cuba? —Sí, Milton. ...

“El poema es acción y no contemplación, es subversivo”

“El poema es acción y no contemplación, es subversivo”

Rebeldía y franqueza, sentimiento y subversión. Así es como podríamos definir “Épica de la sangre” (Frailejón editores, 2013)...

Conversaciones con el poeta Mizar

Conversaciones con el poeta Mizar

El poeta Luis Mizar, inclinado meditaba como un monje,  mientras su hermana Amelia le leía un  poema de Constantino Kavafis: “Cu...

Lo que no tiene nombre

Lo que no tiene nombre

Como ignorante errante por el mundo, de Piedad Bonnett había escuchado solo el nombre, una que otra referencia de “buena escritora...

El fantasma de la calle Real

El fantasma de la calle Real

  Nadie sabía porque aquel jovencito se quedaba de último en la sala de redacción del viejo diario, que según los lectores era ...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La escuela taller

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

Los piratas judíos del Caribe

Moshe Vainroj | Historia

Las lavanderas de mi pueblo

Fioralisa Castiblanco Eguis | Patrimonio

Ciudades de transición: una nueva filosofía de vida

Eleonora Castelli | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube