Literatura

Cinco poemas de John Harold Better

Luis Carlos Ramirez Lascarro

20/06/2018 - 08:10

 

El poeta John Harold Better Armella / Foto: cortesía

 

John Harold Better Armella nació en Barranquilla en 1978. Es autor de los libros: China White (2006), Locas de Felicidad: Crónicas travestis y otros relatos (2009), prologado por Pedro Lemebel, y A la caza del chico espantapájaros (2016).

Es colaborador frecuente de los diarios El Heraldo y El Tiempo, además de las revistas: Credencial, Arcadia, Diners, Soho, Carrusel y Página 12, entre otras. Participó en el programa Educando a Lucía de Telecaribe y actualmente realiza, en el mismo canal, el programa Crónicas Translocadas.

Ha entrevistado a algunas de las más importantes figuras artísticas e intelectuales de Latinoamérica, como: Carlos Monsiváis, Carmen Berenguer, Francisco Zumaqué, Ramón Illán Bacca y Harold Alvarado Tenorio, entre otros.

A continuación, les ofrecemos una selección de poemas para conocerlo.

 

Basura Quemada

Eres basura quemada

Joyas prestadas a una rubia tonta debutante del

Burlesque, ardiendo en la aurora de un espejo quebrado.

La noche

De naipes coronados con amarillentos diamantes

El amanecer de condones usados y decapitadas cabezas

de piñatas con los dientes quebrados

 

Basura quemada es esa nube que se alza en la distancia

Son esos algodones y esos guantes quirúrgicos donde

hierven disecados pétalos de sangre

Esas calabazas zumbando de moscas rubí

Esos cascarones cuajados de fetos

Esas revistas de pornografía donde ranas trasparentes

babean su gélido orgasmo

Todo es basura quemada

Incluso tus labios donde se hospeda una medusa de fiebre

También tu lengua de filosas espinas plateadas

Todo es basura quemada amor

Incluso Jhune y Kent tan distantes de mi y al otro lado

de la cámara pajeándose sobre un mugroso colchón en

algún scort de Manila

También Koyiro asombrada de ver flotar libélulas en el

agua del lavatorio

Todo es basura quemada

Excepto este poema que hasta ahora empieza a arder

Gótico Caribe

La alta mansión en penumbras

su patio-cementerio de frutas

Nísperos de la desolación y cascarones de totumos

incubando un eco, un grito.

Sus interiores de ajedrez, la intocada cristalería

El gran salón donde una sabana fantasmal cubre el gran

piano en el que una serpiente de vez en cuando

se desenrosca

A la distancia el bostezo del caimán lanza el ultimo

suspiro de la mujer que ha engullido

Ahora ella es solo esencia, música fracturada

en el verde acuoso…

Y luego el silencio. Otra vez.

Poema Rudo

El cemento fresco/El semen fresco/El cementerio fresco/

Huellas de pezuñas/Una tibia mancha

/Un nombre inscrito y una fecha...

En el alma crecen largos cabellos que salen hasta mi boca/

pero tú mi amor, tú no te asustas por ello/ La sangre

fresca/el jugo de Lúcuma/el espanto de la carne fresca/

un espejo que tiembla

Tu barba hasta mi pecho/mis 33 años, tus escasos

1.70 cms/caminar alrededor del lago no es descifrar

su forma/un erizo se despeina en un relampagueo/

una trampa de osos ha quebrado en dos a una liebre/

el horror del bosque/el horror de este cuarto a oscuras

amor mío/una rama como la mano de un mago se

sacude entre las cortinas de la ventana/hay un brillo

afuera, pero es mejor no salir, hay gente que camina,

gente que camina…

 

Trans/figuración de la medusa

A José Padilla, in memoriam

Tu nombre va con la marea y con la marea vuelve

Vuelve a esta orilla tu rostro quebrantado y el cielo se

aturde en colores que no preciso

 

Vuelve tu voz estrangulada

Tu latir hecho pedazos de bruma

Añicos de bruma

Tu suspiro de cloroformo

Vuelves a esta hora espectral

A este mar espectral

Haciendo señales con un espejo de cromo

Vuelves de ocho años con tu traje de primera comunión

y un ruple

de estampitas con endemoniadas medusas fulgurantes

 

Vuelves cada noche

Lánguido

Monstruosamente travestido

Hermosamente muerto

En esta animada pesadilla que ha sido tu muerte

 

Anatema

Caín durante todo el camino no ha hecho otra cosa que

Pensar en qué dirá cuando llegue solo a casa sin su

hermano.

Sobre el autor

Luis Carlos Ramirez Lascarro

Luis Carlos Ramirez Lascarro

A tres tabacos

Luis Carlos Ramírez Lascarro nació el 29 de junio de 1984 en la población de Guamal, Magdalena, Colombia. Es técnico en Telecomunicaciones y tecnólogo en Electrónica. Estudia actualmente Ingeniería de Telecomunicaciones y trabaja para una empresa nacional de distribución de energía eléctrica. Finalista de la cuarta versión del concurso Tulio Bayer, Poesía Social sin Banderas, 2005, en cuya antología fue incluido con el poema: Anuncio. Finalista también del Concurso Internacional de Micro ficción “Garzón Céspedes” 2007. Su texto El Hombre, fue incluido en el libro “Polen para fecundar manantiales” de la colección Gaviotas de Azogue de la CIINOE, antología de los finalistas y ganadores de dicho concurso, editado en 2008. El poema Monólogo viendo a los ojos a un sin vergüenza, fue incluido en la antología “Con otra voz”, editado por Latin Heritage Foundation. Esta misma editorial incluyó sus escritos: Niche, Piropo y Oda al porro en la antología “Poemas Inolvidables”, de autores de diversos lugares a nivel mundial. Ambas ediciones del 2011. Incluido en la antología Tocando el viento del Taller Relata de creación literaria: La poesía es un viaje, 2012, con los poemas: Confidencia y guamal y con el texto de reflexión sobre poesía: Aproximación poética. Invitado a la séptima edición del Festival Internacional de Poesía: Luna de Locos de Pereira (2013) e incluido en la Antología nacional de Relata, 2013, con el poema: Amanecer.

Es autor del libro, publicado de manera independiente: El Guamalero: Textos de un Robavion y de los libros aún inéditos: Confidencia y Libro de sueños.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Gabo y una nueva colección editorial para todos

Gabo y una nueva colección editorial para todos

La semana pasada nos llegaba la noticia preocupante del estado de salud de Gabriel García Márquez quien lleva recluido en un silencio...

Sucedió por Valencia, Colombia

Sucedió por Valencia, Colombia

Nunca olvidaré esa tarde de agosto. Un sol tremendamente caliente se paseaba por los techos y en las calles. Valencia estaba solo, h...

En el mar hay cocodrilos o el eterno camino a la libertad

En el mar hay cocodrilos o el eterno camino a la libertad

Acabo de leer uno de esos libros que difícilmente salen de la memoria. Un libro que sería complejo situarlo dentro de un género lite...

El Niño

El Niño

La última gota de agua cae en el vaso que amenaza en rebosarse. Tenía sed. Vine a levantar el cuerpo no hace mucho para calmarla. La...

Los más de 400 años de Don Quijote

Los más de 400 años de Don Quijote

En una aldea de la Mancha de cuya historia quiero acordarme para escribirla, entre los viejos libros de su biblioteca el caballero de...

Lo más leído

El conocimiento y la felicidad

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Me cansé de estar estresado

Maira Ropero | Bienestar

Ángeles de alas rotas

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Un cosaco en Tamalameque

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Dostoievski sigue vigente

Brayan David Buelvas Cervantes | Literatura

El negro Alejo vive

Jorge Nain Ruiz | Opinión

Cómo elegir el título de una novela

José Luis Hernández | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube