Literatura

Los 50 años de la novela La casa grande

Redacción

19/09/2012 - 11:50

 

Alvaro Cepeda y Gabriel García Márquez / Foto: El tiempoHace exactamente medio siglo salía a la venta una novela que marcó el género de la literatura contemporánea: La casa grande, de Álvaro Cepeda Samudio.

El propio Gabriel García Márquez lo señalaba en el prefacio de aquella época: “Además de ser una novela hermosa es un formidable aporte al hecho literario más importante del mundo actual: la novela latinoamericana”.

Así fue recibida una obra que describe un suceso trágico de la historia de la costa Caribe: la masacre de la zona bananera, de la cual el autor fue testigo directo (puesto que en aquel entonces residía frente a la estación del ferrocarril de Ciénaga).

Desde un punto de vista histórico, la obra brilla por los detalles de una época marcada por la inestabilidad nacional e internacional. En pleno año 1928, el gobierno colombiano de Miguel Abadía Méndez se enfrentaba a un contexto social tenso  que tuvo su máxima repercusión en el episodio de la zona bananera, pero también resistió los embates de la crisis del 29 y sus nefastos efectos sobre los intercambios internacionales.

Los conflictos sociales –enraizados en la falta de garantías laborales  y la ausencia completa de políticas que dignificaran a los obreros– y la imposibilidad de llegar a un acuerdo por la vía del diálogo provocaron la huelga general de Santa Marta el 6 de diciembre de 1928 durante la cual los trabajadores expresaron su total insatisfacción y reclamaron el apoyo popular.

No obstante, alertada por la crispación y la pérdida de control, la compañía United Fruit Company instó el gobierno nacional a que tomara cartas en el asunto e interviniera mandando el ejército.

La reacción no se hizo esperar. El gobierno colombiano mandó al general Cortés Vargas para restablecer el orden y éste, atendiendo las exigencias de la compañía estadounidense, dio instrucciones para que se persiguiera los amotinamientos de los huelguistas.  El resultado fue nefasto. El ejército abrió el fuego e inició una caza de brujas en contra de los supuestos comunistas.

Ese pedazo trágico de la historia quedó retratado de una manera inédita por el autor que hoy recordamos y Gabo lo expresó de manera contundente en sus escritos: “La casa grande no exhibe muertos, y el único soldado que recuerda haber matado a alguien “no tiene el uniforme empapado de sangre sino de mierda […]. Esta manera de escribir la historia, por arbitraria que pueda parecer a los historiadores, es una espléndida lección de transmutación poética”. [Ver tomo 4, Literatura, pp. 289-290; y tomo 5, Cultura, pp. 239240].

Este año, el libro ha retomado nuevos colores gracias al lanzamiento de una lujosa edición por parte de El Áncora Editores y el auspicio de la empresa Promigas. La obra viene con una introducción a cargo de Jacques Gilard, producto de la investigación que el académico realizó entre el 2003 y el 2008 en torno de la obra de Cepeda Samudio.

En resumidas cuentas, tenemos una ocasión única para redescubrir los episodios más oscuros de la historia de Colombia a través de una pluma prodigiosa.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Escribir, el oficio más difícil del mundo

Escribir, el oficio más difícil del mundo

Escribir es el oficio más difícil del mundo. “El oficio de escritor es tal vez el único que se hace más difícil a medida que ...

Balzac, la voz de una quimérica idea

Balzac, la voz de una quimérica idea

  "La primera idea de la comedia humana me vino primero como un sueño, como uno de esos proyectos imposibles que se acarician, y l...

La sombra de Roberto Bolaño

La sombra de Roberto Bolaño

Roberto Bolaño muere en el 2003 dejando, tras de sí, una estela de desencanto que se respira a través de sus novelas y poemas. Es ...

Cuento: Grupo de San Ildefonso

Cuento: Grupo de San Ildefonso

Será una nueva tentación para Pílades: estupefacto, se quedará en la piscina tomando whisky junto a tus escoltas de vergas titánic...

El arte de la digresión: Los enamoramientos de Javier Marías

El arte de la digresión: Los enamoramientos de Javier Marías

Conozco a Javier Marías (España, 1951) desde hace varios años, pero debo confesar que no es mi escritor predilecto. De hecho, El hom...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

¿Por qué escribir?

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Las fiestas del Guatapurí

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

María Ruth Mosquera | Artes plásticas

Síndrome de once

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Agua para los vallenatos

Camilo Pinto Morón | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube