En los últimos años ha surgido una moda positiva que describe y destaca los beneficios de la meditación, la relajación, el yoga, y todas esas actividades que nos llevan a un estado de tranquilidad.

Observamos en las librerías y supermercados un número creciente de de libros, Cds, videos que tratan esos temas y nos ayudan al aprendizaje desde casa.

Estas técnicas son muy variadas. Van desde contar las propias respiraciones hasta por ejemplo, cantar un "mantra", ejecutar posturas específicas o bailar de diferentes maneras. Por mi parte, quiero compartir contigo un ejercicio básico que les será muy útil y fácil de practicar desde cualquier lugar.

La recomendación para este ejercicio es que mínimo lo realices durante 20 minutos, de lunes a domingo. Si sientes que no puedes cada día, empieza por ejemplo, con 3 veces a la semana.

 

Práctica de la meditación como ejercicio:

Busca un lugar tranquilo, privado y libre de interrupciones. Deja a un lado teléfonos, alarmas o cualquier elemento externo que te pueda distraer. Utiliza ropa cómoda y evita relojes o joyas que te incomoden.

Elige una postura que sea cómoda para ti y en la cual puedas permanecer más de 20 minutos.

Efectúa unas respiraciones algo más profundas y completas de lo habitual y toma consciencia clara de ti mismo/a en los niveles físico y emocional. Constata que te encuentras en un estado de tranquilidad y que tu cuerpo se encuentra relajado.

Pasa luego al nivel de la mente y date cuenta de que estás mirando la mente, que está aquí presente tranquila, serena, despierta, pero sin estar pendiente de ningún objeto, situación, problema o persona.

Sigue realizando las respiraciones profundas en la postura cómoda en la que iniciaste. Dedica un tiempo a sentir cómo se produce en ti mismo/a el automatismo natural de la respiración. Toma clara consciencia de ti mismo/a, que estás presente y sintiendo tu propia respiración. Esto síguelo intentándolo hasta que notes una verdadera paz, cómo tu consciencia se va ahondando.

Entonces, debes mantener esa consciencia de ti mismo/a, sin mirar nada, sintiendo el silencio. Las zonas principales donde se debe sentir este silencio son alrededor de la cabeza, dentro de la cabeza y dentro del pecho.

No se busca nada. Se trata simplemente de que estés presente, sin confundirte con nada, sin apoyarte en nada. En todo caso, "buscar" esa Realidad que intuyes como única. No pierdas la consciencia, mantente muy despierta aunque sientas que al principio es un poco difícil silenciarte, síguelo intentando y te darás cuanta que si es posible silenciar tu mente.

Para salir de la práctica hazlo de manera gradual, suavemente y sin brusquedades. Empezando a mover lentamente partes de tu cuerpo y tomando conciencia del lugar donde estés.

Cuando consigas un grado de meditación y de silencio, la recordarás como la experiencia más satisfactoria que has tenido jamás. Y el eco de esa experiencia se mantiene, aunque luego se disuelve hasta casi perderse, por la dispersión habitual con que vivimos lo exterior. Pero, a base de hacer este trabajo con regularidad, todos los días, se va consiguiendo mantener ese punto de conciencia profunda y de paz a lo largo de todo el día, mientras hay actividad.

Algunos de los Beneficios que puedes obtener de la práctica de meditación son:

Marcada reducción del estrés, elevada auto-estima, concentración mejorada, productividad aumentada, claridad mental, pensamiento más positivo, mejores relaciones, te vuelves más amable contigo mismo, te vuelves más amable con los demás y desarrollas una fortaleza interior.

Ahora sí, es una buena oportunidad para empezar a regalarte este sencillo ejercicio. Tú te lo mereces, es sencillo, fácil y no cuesta nada. ¡Todos a Meditar!

 

Maira Ropero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Todos soñamos con ser felices y vivir tranquilos
Todos soñamos con ser felices y vivir tranquilos
En muchas ocasiones, he escuchado la frase “cuando me pensione, voy a vivir...
El dinero: lo atraes y lo alejas con los pensamientos
El dinero: lo atraes y lo alejas con los pensamientos
¿Te sientes frustrado porque consideras que no tienes suficiente dinero para pagar tus...
El juego, una forma de promover los hábitos saludables
El juego, una forma de promover los hábitos saludables
El juego es reconocido como una actividad esencial para el desarrollo del individuo....
“El estrés me está matando y el tiempo no me alcanza”
“El estrés me está matando y el tiempo no me alcanza”
El tiempo está repartido de forma democrática entre todos nosotros. Todos empezamos el...
La Fe mueve montañas
La Fe mueve montañas
Durante esta semana, millones de personas en diferentes lugares del mundo renuevan sus...
.::El Sombrero de Alejo - Carlos Vives::.
.::Fíjate qué bueno está - Anibal Velásquez y sus locos del Swing.::.