Música y folclor

Y Adolfo Pacheco le puso “El Cordobés” al pollo de Nabo Cogollo

Fabio Fernando Meza

01/07/2014 - 11:30

 

De pronto del pantano de la parranda alguien resucitó diciendo: “Hombe, si lo que yo quiero es que Adolfo me haga un canto”.

La respuesta llegó después de observar el verdor ceniciento del horizonte en el sol de levante y el patio amplio empedrado de gallos de pelea. “Se lo voy a hacer más bien es a ese Pinto Blanco de pico tirador que tienes ahí”, le contestó Adolfo Pacheco a Homobono Cogollo, más conocido como Nabo, cuando en el año de 1963 fue a parrandear con él en una de sus fincas que quedaba cerca de una vieja bonga camino de Cereté (Córdoba) en compañía del acordeonero Andrés Landeros.

En el año de 1964, cuando Adolfo Pacheco se decidió a grabarla en aire de merengue no tenía título para la canción y decidió ponerle “El Cordobés”; no tanto porque el pollo hubiera nacido en esas tierras ribereñas del Sinú, sino por emular a un famoso torero español de la época, Manuel Benítez.

El pollo de brioso pico como son todos los gallos y pollos de Cereté, se lo regaló Nabo al entonces profesor de Bachillerato, Pacheco, e hizo desastres en las sabanas de Bolívar hasta que lo mató en una riña el gallo “Cantinflas” en una gallera en San Jacinto, Bolívar.

Nabo es un ganadero y gallero de renombre y rico en esa época que contrasta con el hombre solitario y arruinado de hoy, a quien los músicos famosos del canto vallenato lo tiraron al olvido y ya no es para ellos de saludo obligado como en su época de mujeres, tragos y parrandas inolvidables de varios días.

Incluso, el desaparecido compositor Carlos Huertas pone a actuar a Nabo en el reparto de la historia que narra en la canción “Tierras del Sinú” que grabaran los Hermanos Zuleta. Juan Carlos Díaz dice que “El Cordobés” es hijo de El Costeña, un cotizado gallo reproductor de gran prestigio en la década de los 60’ en toda la ancha, vasta y hermosa sabana.

A mediados de 1988 en la población de Río Frío, Magdalena, en sus fiestas patronales Diomedes Díaz le regaló al expectante público que lo ovacionaba histérico, El Cordobés, acompañado por Juancho Rois. Era la primera vez que la cantaba y se fue acordando de la letra en el transcurso de la canción y lo hizo de un manera tan especial y sentida que, desde ese momento, se convirtió en éxito de caseta como se decía en esos tiempos y vendían la grabación en casetes por las calles, y lo sigue siendo actualmente a pesar de tanto tiempo. Tanto fue su triunfo que la casa discográfica del cantante la incluyó así, en vivo, en una recopilación que hiciera tres años atrás.

Pero casi nadie sabe que este merengue también fue grabado para la casa Codiscos por Juan Piña y Jesualdo Bolaños en la década de los 80’ y es quizás el grupo que lo canta así como el compositor lo escribió.

Adolfo PachechoEn un desconectado que hace el cantante Peter Manjarrés interpreta este merengue y se hace acompañar de nadie más y nadie menos que del gran Alfredo Gutiérrez, teniendo como resultado algo sencillamente espectacular.

En el álbum “El más grande con los grandes”, donde Alfredo Gutiérrez se hace acompañar de los grandes intérpretes del vallenato, este merengue lo canta Jorge Oñate. Adolfo Pacheco jamás pensó que el canto que le hizo a un pollo del que se enamoró desde que lo vio en la aurora de Dios fuera referencia obligada en parrandas y ferias gallísticas en toda la costa.

Diomedes Díaz después del suceso musical en Río Frío no ha vuelto a cantar este merengue clásico y hubo un tiempo en el que sus fanáticos soñaron con que la grabara pero tampoco ha sucedido.

A este pollo bendito que protegió el Nazareno de la Cruz, su dueño, Adolfo Pacheco, lo quiso como quieren los padres a los hijos. Lo cuidaba y lo mimaba tanto que despertaba celos de las personas más cercanas al maestro.

La muerte del Cordobés tuvo doble impacto en el compositor porque fue lanzado al ruedo sin que el pollo estuviera preparado para enfrentar a semejante contendor y no pudo hacer de su pata una metralla, y por primera vez, Pacheco no vio en la arena sangre correr que fuera la del gallo perdedor frente al suyo, y porque se hizo la pelea sin el conocimiento ni el consentimiento del dueño del pollo estrella y famoso.

45 años después de haber sido inspirado en tremendo gallo de fina estampa, este merengue vallenato sigue tan vigente como cuando el maestro Pacheco se lo cantó a Nabo, y el gallero y ganadero emocionado se quitó el sombrero de la cultura Zenú más conocido como sobrero vueltia’o de su cabeza, que en esa época estaba surcada de rústicos y tupidos mechones que hoy sucumbieron y está pelada. Este gesto tan noble de Nabo fue en señal de aprobación y respeto por la obra de Pacheco al igual que se le aguaron sus ojos verdes cristalinos.

A Nabo le quedó de recuerdo el merengue bien logrado, bien medido y bien cantado que pidió esa madrugada de parrandas para él pero fue hecho al pollo que regaló con mucho gusto; y al hoy doctor en derecho de la Universidad de Cartagena, Adolfo Pacheco Anillo, su autor, un dolor perenne por la pérdida tan paradójica de su gallo sabanero de la cual no se ha podido recuperar. Isyo, algún día Manuel volverá a cantarnos esta canción en el camino de Batatal bajo los rayos de un sol inmisericorde de un miércoles cualquiera.

Desafortunadamente, para el año entrante, cuando haya concentración, no se alistarán pollos de la cuerda sabanera, porque Nabo no le mandará a Pacheco un Pinto Blanco del Costeña…Todo eso es historia, pero historia sagrada que todos llevamos en lo más profundo de nuestro corazón vallenato.

 

Fabio Fernando Meza

fafermezdel@gmail.com

San Fernando, Magdalena.

Sobre el autor

Fabio Fernando Meza

Fabio Fernando Meza

Folclor y color

Cronista colombiano originario de San Fernando (Santa Ana, Magdalena). En esta columna encontrar textos sobre la música vallenata, su historia y sus protagonistas, así como relatos cortos que han sido premiados a nivel nacional e internacional.

1 Comentarios


ARISRTOBULO TAPIAS CARDENAS 04-08-2018 01:54 PM

Que bien soy admirador del folclor de la costa norte, de las historias de los pueblos y de su música cantada por los juglares, de la vieja época, veo mucho telecaribe y he aprendido mucho, tenga familia y amigos en Valledupar, Rioacha, Santa Marta. soy cachaco pero me gusta esta región, cuando trabaje en el Banco Central Hiptecario, pedí traslado para cualquier ciudad de esa región pero no se pudo. Gracias desde hoy soy su asiduo seguidor, para aprender mas de las historias de la region.

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Resplandores de un festival de música vallenata en guitarra

Resplandores de un festival de música vallenata en guitarra

El vallenato sonó este fin de semana en el barrio Primero de Mayo de Valledupar, pero de manera distinta. Durante tres días, la guita...

Un concierto de piano con sabor a Cátedra

Un concierto de piano con sabor a Cátedra

En la Iglesia Inmaculada Concepción, un piano eléctrico de marca Privia espera la hora de una cita pública. No todos los días se le...

Los concursantes del 50º Festival de la Leyenda Vallenata

Los concursantes del 50º Festival de la Leyenda Vallenata

  Ya fueron confirmados los concursantes definitivos del 50º Festival de la Leyenda Vallenata. La Fundación Festival de la Leyend...

La felicidad de 100 músicos vallenatos infantiles

La felicidad de 100 músicos vallenatos infantiles

“Con el pasar del tiempo, el vallenato se impondrá en el mundo”. Estas palabras proféticas de Consuelo Araujonoguera escritas en ...

Gabriel García Márquez, Escalona y el Vallenato, así sucedió…

Gabriel García Márquez, Escalona y el Vallenato, así sucedió…

Bastante difícil es para mí, en gran aprieto me encuentro ante ustedes, hablantes de varios idiomas, el tener que expresarme en mi ha...

Lo más leído

El concepto de Tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La lúcida pasión de escribir

Antonio Acevedo Linares | Literatura

Acerca de la literatura infantil en el Cesar

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Derechos humanos vs Barbarie

Jhon Flórez Jiménez | Opinión

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados