Música y folclor

La música vallenata también tuvo su ‘Cristóbal Colón’

Herlency Gutiérrez

29/09/2014 - 10:30

 

Emilio OviedoAhí está Emilio Oviedo, en el Molino, Guajira, esperando al jovencito que podría hacerlo regresar a un estudio de grabación. El pelao´ llega, está de luto y al menos en esa población no podrá cantar.

Ahora Oviedo con su acordeón en el hombro enciende su renolito 4, le dice al muchacho que suba y recorre dos kilómetros. Se detiene bajo un palo de Higuito, le pide a su acompañante que cante; ante la petición se baja del vehículo, se refugia en la sombra del árbol, le da la espalda al acordeonero y empieza a cantar: “hay personas que en la vida no saben agradecer y les dan ese valor que en realidad se merecen”… un clásico de los Hermanos Zuleta.

El maestro Emilio Oviedo en ese momento uno de los más reconocidos en la ejecución del acordeón, le pone al muchacho la mano en el hombro y le dice “me gusta tu voz. Te espero mañana en Valledupar para que iniciemos los ensayos”.

El cantante rápidamente pasa de la timidez a la vergüenza: “No tengo los pasajes para el viaje”, dice. -¿Cuál es el valor?, pregunta Oviedo. “300 pesos”, responde.

Así descubrió el acordeonero Emilio Oviedo a Beto Zabaleta. Este hombre fue bautizado por el locutor Oswaldo Rolong como “El Cristóbal Colón del Vallenato”. En este caso, por descubrir talentos. Regresemos nuevamente al pasado.

Ahí está “El Comandante” –como también es conocido-, se encuentra en el vagón de una camioneta, se dirige hacia el municipio de Aguachica, Cesar, allá lo esperan para amenizar una parranda. La carretera está polvorienta, él va cantando a todo pulmón y tocando el acordeón. Su voz se resintió. La parranda empezó y Emilio Oviedo se le dificulta cantar. En un rincón está un joven guacharaquero quien al notar el sufrimiento ajeno se le acerca y le pregunta si desea que lo ayude en la interpretación de los temas musicales, sin dudarlo responde afirmativamente.

Piensa que no es una voz fuerte pero sí afinada y llena de sentimiento. Lo cita en Valledupar. Será su compañero musical. Así descubrió a Rafael Orozco

Ahí está Emilio Oviedo recibiendo una llamada del gerente de la empresa discográfica: “Rafael Orozco me acaba de decir que ese muchacho que nos trajiste no canta nada así que le daré los pasajes de regreso”, le dice su interlocutor.  –“Eso lo dice Rafael Orozco pero no lo digo yo”- respondió. “Si vos te comprometés seguimos con el proyecto”. Así fue como Diomedes Díaz grabó su primera canción: “El chanchullito”.

Ahí está Emilio Oviedo, con zapato en mano corriendo detrás de un muchacho quien minutos antes dormía en unas tablas dentro de una casita hecha del mismo material que le servía como colchón. “No corras, solo quiero escucharte cantar”, le grita. Por fin, el joven se detiene. Farid Ortiz necesitó de una segunda prueba para convencer al “Comandante del acordeón”.

Actualmente, Emilio Oviedo tiene 74 años. En el año 1970 fue rey en la ya desaparecida categoría semi profesional del Festival de la Leyenda Vallenata. En el año 1980 participó en la categoría profesional. Fue uno de los favoritos. Emilio Oviedo descubrió también el talento de Jorge Oñate, Miguel Morales y de muchos artistas más. Dice que todos ellos parecen haberlo olvidado. Él parece recorrer diariamente cada historia en su renolito 4.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Rock en la capital mundial del Vallenato

Rock en la capital mundial del Vallenato

Valledupar también es una ciudad rockera y no es algo para sorprenderse pues la música se vive y se respira en toda la región. En re...

El Centro Cultural de la Música Vallenata: la voz de los que ya no están

El Centro Cultural de la Música Vallenata: la voz de los que ya no están

Estaba hospitalizado y su única preocupación era una parranda a la que debía asistir al día siguiente. Náfer Durán no entendió d...

El legado del maestro Rafael Escalona

El legado del maestro Rafael Escalona

Se conmemoran cinco años de la despedida del maestro Rafael Calixto Escalona Martínez y en esta fecha el folclor vallenato entra auto...

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

Los asaltos del Carnaval Popular de Barranquilla

Los asaltos consistían en la invasión alborozada y espontanea que los integrantes de un baile de Carnaval cercano hacían a las verbe...

Dos joyas de la música vallenata

Dos joyas de la música vallenata

Más de cuatro décadas han transcurrido desde que el país entero sintió ennoblecer su ambiente musical con la aparición de “Rí...

Lo más leído

Pueblo Bello en la Sierra Nevada

Enrique Córdoba | Turismo

Ray Bradbury: entre amor y odio a la tecnología

José Luis Hernández | Literatura

Sobre la tolerancia: un marco histórico

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Memorias de un carnaval que terminó en tragedia

María Ruth Mosquera | Historia

Los carnavales de Valledupar

Alberto Muñoz Peñaloza | Historia

Talaigua, el pueblo de mis entrañas

Eddie José Dániels García | Turismo

Tito Puente, un rey entre la Salsa y el Latin Jazz

Isabelle Laymarie | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube