Ocio y sociedad

El hundimiento del galeón San José

Redacción

08/06/2021 - 05:10

 

El hundimiento del galeón San José
El hundimiento del galeón San José

 

El 8 de junio de 1708 se hundía a 30 millas de la costa de Cartagena el galeón San José de la flota real española, a causa de un ataque de barcos ingleses. Había zarpado de Portobello y estaba cargado con gran cantidad de metales preciosos y mercancías de gran valor.

En 2015, es decir 307 años después de su hundimiento, la historia del galeón San José vuelve a ser la gran noticia. El reciente hallazgo de los restos por el gobierno de Colombia –anunciado por el presidente Juan Manuel Santos el 05 de diciembre del 2015- abrió nuevamente la discusión sobre cómo se hundió el navío y sobre la pertenencia del contenido.

Si acudimos a los historiadores (“El Galeón San José y la batalla de Barú”, Santiago Gómez), entendemos que el San José partió de España en marzo de 1706 con destino a Cartagena de Indias.

Pese a estar informado de la presencia de buques ingleses en las costas caribeñas, el Rey Felipe V mantuvo su proyecto de enviar el galeón San José y ordenó que se le brindara una fuerte protección representada en 26 navíos.  

En mayo de 1706 llegó el galeón a Cartagena. Esto era, según los planes oficiales, una primera escala antes de dirigirse a Portobelo (Panamá), una de las ciudades más importantes de América Latina en tiempos de la colonia. En Portobelo, el galeón debía recoger una gran cantidad de oro y otros objetos valiosos procedentes del Virreinato del Perú.

Por culpa de unos asuntos logísticos y de seguridad, el galeón San José sólo pudo salir en dirección de Portobelo dos años más tarde, el 2 de febrero de 1708. Su capitán, el general José Fernández de Santilla, fue quien asumió esta misión acompañado de una gran flota de protección.

Ya cargados los tesoros en Portobelo, se discutió largamente sobre la necesidad de zarpar de regreso a Cartagena. Según los movimientos reportados por informantes, un grupo de naves inglesas estaban vigilando el área. Sin embargo, el capitán Fernández decidió –en contra del resto de la tripulación- que lo más conveniente era zarpar, entre otras razones para no perder la ayuda ofrecida por el capitán del navío francés Duquenes, que se ofreció para escoltarlo en su regreso a España.

El capitán Fernández zarpó hacia Cartagena el 28 de mayo de 1708 escoltado por 16 barcos entre los que destacaban las naves militares de San Joaquín (con 64 cañones), y la Santa Cruz (de 55 cañones). Debido a su poderío militar, estos 2 barcos, junto con el San José, transportaban la mayor parte de las mercancías.

Mientras los españoles se encaminaban hacia la costa colombiana, el capitán inglés Charles Wagner fue informado de sus movimientos y vio en esta escena un argumento para desestabilizar al imperio español. Wagner contaba con una flota bien armada y se dirigió hacia donde el San José debía pasar para llegar a Cartagena de Indias.

La emboscada de Wagner tuvo lugar, según los relatos oficiales, muy cerca de las Islas del Rosario. A unas 30 millas del puerto de Cartagena, el navío Kingston, dotado de 60 cañones abrió fuego contra el San Joaquín, mientras el Expedition de Wagner arremetió contra el San José.

Wagner deseaba adueñarse del navío y de su precioso tesoro, sin embargo, al cabo de hora y media de intercambio de fuego, el San José sufrió una explosión que lo llevó al fondo del océano. Esa explosión ha sido puesta en entredicho por el reciente descubrimiento en las costas colombianas. Se estima que de los 600 tripulantes del San José solo sobrevivieron 11.

 

PanoramaCultural.com.co 

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Tras la ruta itinerante de un tintero

Tras la ruta itinerante de un tintero

La figura menuda aparece en la cabecera de la calle 17 y se desliza casi inadvertida a través de la zona de carretera del viejo Vall...

Breve diccionario de costeñismos: A y B

Breve diccionario de costeñismos: A y B

Existen varias investigaciones y se han publicado otros tantos libros sobre colombianismos desde la academia y, deteniéndose en cada...

“Todo el mundo está sacando cuentas de las ventajas de la virtualidad”: Frank Montero, director de Comfacesar

“Todo el mundo está sacando cuentas de las ventajas de la virtualidad”: Frank Montero, director de Comfacesar

El Covid-19 está poniendo Colombia y la costa Caribe a prueba. Valledupar y el departamento del Cesar, han experimentado a partir de m...

Gerardo Reichel-Dolmatoff: un hombre

Gerardo Reichel-Dolmatoff: un hombre

Como seguramente les habrá sucedido a muchos colombianos, yo también recibí la información triste del maestro Gerardo Reichel-Dolma...

Iliana Curiel, la pediatra de los hijos del sol

Iliana Curiel, la pediatra de los hijos del sol

  “Qué maravilloso es que nadie necesita esperar un momento antes de comenzar a mejorar el mundo” Ana Frank  Iliana es un...

Lo más leído

El hundimiento del galeón San José

Redacción | Ocio y sociedad

Borges, en la eternidad

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

La casa de mi abuela

Álvaro Rojano Osorio | Opinión

Rafael Orozco Maestre, una leyenda del vallenato

Alcibíades Núñez Manjarres | Música y folclor

Luis Manjarrez, guerrero ciego del folclor vallenato

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

Las tres derrotas de Álvaro Gómez Hurtado

Eddie José Dániels García | Opinión

Quirófano

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Viejos poemas de mi juventud

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados