Opinión

Al saludo vallenato no lo pueden matar

Fabio Fernando Meza

21/06/2016 - 05:30

 

Al folclor vallenato no se le debe desmembrar a uno de sus miembros preferidos porque queda como viudo con mujer viva.

A la música vallenata poco a poco se le ha ido quitando parte de su herencia, comenzando con la modernización continua de sus aires representativos. Se mira con preocupación cómo se está tratando de borrar de la piel del folclor vallenato su tatuaje indeleble como lo es el saludo espontáneo de sus intérpretes para alguien o algo especial para ellos.

Antes de que la música vallenata existiera como tal, el campesino al inspirarlo una tarde de sol de los venados en su acordeón sin acompañantes dedicaba su canto lastimero a quien estuviera por allí. El saludo es la sangre que corre por las venas de la música vallenata. Es quien la nutre de autenticidad.

Desafortunadamente, hoy con la excusa inaceptable de internacionalizar nuestra música se tiene que matar y enterrar tres metros bajo tierra a su hijo más dilecto dizque porque no encaja en el nuevo mensaje que se quiere mostrar al mundo. Eso es un tremendo error. ¿Qué vaina es esa, señor Jorge Celedón?

Si al mundo le ha llamado la atención esta música con arraigos bucólicos bien definidos se le debe de seguir mostrando así tal cual como es. Como es ella. Porque de otra manera se estaría entregando al mundo para su deleite una música que le falta el centavo para el peso y eso no es autóctono, y ese algo que le falta es el saludo vallenato, su razón de ser.

Si se observa por ejemplo la música ranchera que Méjico orgullosamente le muestra al mundo, no ha dejado de ser lo que es. Y el mundo así la acepta, así la quiere y así la canta. No ha sufrido cambios. Entonces, a nuestra música vallenata, ¿por qué tenemos que cercenarla para mostrarla inválida? Porque le falta lo mejor, como si nos sintiéramos avergonzados de la canción y del cantante que saluda a un amigo campesino en la población de Garrapata, Magdalena; o de la canción y el cantante que saluda muy cariñosamente al Cojito Palmar en el caserío de Guarero, en la frontera; por decir sólo dos ejemplos de los tantos que hay. Al contrario: se debe seguir saludando a todos los campesinos de todas las Garrapata, Magdalena; y a todos los miles de Cojito Palmar de todos los Guarero. No debemos sentirnos avergonzados por eso. Es nuestra cultura, es nuestra cédula de ciudadanía, nuestro pasaporte para mostrar al mundo, y así nos quieren y nos admiran.

Las casas discográficas, cuando remasterizan temas inmortales de grandes grupos vallenatos, además de distorsionar su grabación original añadiéndole toda clase de instrumentos ajenos al vallenato, le quitan de un sablazo los saludos contenidos en cada canción. ¡Asesinos culturales! Hay canciones vallenatas que se recuerdan más por la manera como el cantante saluda a un determinado lugar o persona que por la canción en sí.

Debiéramos dejar que el mundo sea quien diga si le gusta el vallenato con todos sus encantos o si lo desean como algunos pocos se lo han embutido por los ojos: así, sin uno de sus componentes esenciales con el único deseo mezquino de vender, lo demás no importa. Algo así como el que venga atrás que arree, desdibujando más de lo que ya está nuestra música.

No es necesario invitar a cantantes de otros géneros, todos respetables por supuesto, para que nos ayuden a “internacionalizar” nuestra herencia musical. Es como si tuviéramos dos caras: la que mostramos aquí en el patio de la casa y la que queremos mostrar fuera. Es lamentable porque el vallenato se abre puertas solito por donde quiera que vaya, con sus mensajes, su autenticidad, su cadencia musical, su estilo característico, y, por supuesto, con su saludo inmortal.

La música vallenata pura, la que contiene sin vergüenza alguna saludos hermosos, debe seguir siendo esa que el hijo del embajador de Francia en Colombia le pide a gritos a su padre que por favor le lleve a su natal París, que es lo único que quiere escuchar; debe seguir siendo esa que el pueblo Guatemalteco ovaciona, y la ciudad de Monterrey, Méjico, ha aceptado como suya; la que el expresidente estadounidense Clinton silba todas las mañanitas recordando nuestro mar caribe; la que en España se escucha por doquier y Rusia canta, aunque en álgebra, pero la canta.

No hay necesidad de mutilar al vallenato, de matarle el saludo, de irle limitando su mensaje, de inventar maricadas, para decirle al universo que en un rincón de Colombia está la música más bella del mundo. El saludo vallenato espontáneo no debe morir. Así como es el alma de las parrandas debe seguir estando presente cuando se graba una canción. Los cantantes deben ayudarnos a conservar esa herencia.

Aclaro que defiendo al saludo espontáneo no aquel por el que se paga millonada porque eso no tiene presentación, señor Farid Ortiz y compañía.

En las grabaciones la Sangre Llama y el Desafío, de los Hermanos Zuleta e Iván Villazón, respectivamente, se le cercenaron los saludos, y aunque vendieron, los artistas reconocieron que hubieran vendido más si hubieran incluido los saludos.

El saludo vallenato no puede desaparecer. No tiene por qué. Somos más quienes lo añoramos y lo queremos. Eso no debe suceder nunca. Ojalá se vuelvan a escuchar saludos maravillosos y llenos de folclor como los que se escuchan en grabaciones clásicas, como por ejemplo: “Y ahí le mandamos un abrazo a Chimichagua, la tierra de Camilo…” (Diomedes Díaz); Oye, Mono Daza, ¿no se conseguirá un chivo en Río Seco? (Poncho Zuleta); para mi viejo Pancho Zabaleta, en El Molino, (Beto Zabaleta); Darío José Pavajeau Baute, allá en el Valle (Rafael Orozco); oye, Nabo Cogollo, en Cereté, (Jorge Oñate); por decir algunos…

Isyo, que no asesinen al saludo vallenato, si eso pasa: ”¿cómo queda Patillal si se muere el Chema Guerra?”

Un saludo bien vallenato para el mundo entero de parte de esta música bella, de esta música nuestra, de los que no sentimos vergüenza de ella.

 

Fabio Fernando Meza

fafermezdel@gmail.com

Sobre el autor

Fabio Fernando Meza

Fabio Fernando Meza

Folclor y color

Cronista colombiano originario de San Fernando (Santa Ana, Magdalena). En esta columna encontrar textos sobre la música vallenata, su historia y sus protagonistas, así como relatos cortos que han sido premiados a nivel nacional e internacional.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Colombia, la inimaginable

Colombia, la inimaginable

  Nuestra querida Colombia, es sin lugar a dudas un país de contrastes y contradicciones que para los que salen del país, reconoc...

Estigmatización de los registradores

Estigmatización de los registradores

En cada elección es común escuchar a la mayoría de candidatos -que no se beneficiaron del apoyo popular en las urnas- culpar a la Re...

Del abuso de la ley

Del abuso de la ley

  “Si es legítimo usar los derechos que la ley concede, no lo es abusar de ellos”. La actual sociedad se está desarrolla...

En la Guajira, agua sí ha habido

En la Guajira, agua sí ha habido

Cuando a los colombianos nos hablan de La Guajira, resulta un común denominador tener la idea de sequía, escasez de agua, fenómeno...

El Ecce Homo, símbolo de vallenatía

El Ecce Homo, símbolo de vallenatía

El lunes santo, la fiesta de Santo Ecce Homo, es el día más respetado por la feligresía católica de Valledupar. El Ecce Homo es la ...

Lo más leído

Síguenos

facebook twitter youtube