Patrimonio

El cronista de la Plaza Mayor

José Atuesta Mindiola

06/06/2017 - 07:20

 

El poeta José Atuesta Mindiola (izquierda) junto a Jose Guillermo ‘Pepe’ Castro

 

Jose Guillermo ‘Pepe’ Castro (1926-2017), autodidacta, generoso y afable, de memoria fotográfica para contar con precisión y detalles los sucesos y personajes de la comarca. El ‘Cronista de la Plaza Mayor’ vivió a plenitud los frutos de su trabajo, la benevolencia de los afectos y el deleite espiritual de la creación literaria.

El cronista es un amante de la luz, huye de la oscuridad. Es un explorador que lleva un sol entre sus manos inventando la luz para descubrir las imágenes y los sonidos de los acontecimientos. El cronista es una metáfora de los alcatraces: no busca los arrecifes en las profundidades del mar, prefiere contemplar la sonrisa del viento entre las olas, los pinceles de la luz diluyéndose en los atardeceres y las huellas de los visitantes en la playa. Pepe Castro, con su prolífica intuición, indaga en la tradición oral, en la historia y en los cotidianos y relevantes sucesos para contar con exquisitez provinciana sus crónicas, cuentos y relatos. En total, fueron cinco sus libros publicados

El 27 de agosto de 2004, en la presentación de uno de sus libros, ‹‹Cuentos de Pepe››, confiesa que “su vida de escritor se inicia por las circunstancias de no poder ir a la finca con la tranquilidad de antes, un buen día en el patio de su casa meditaba sobre las cosas de la Plaza Mayor, y de pronto termina sin proponérselo enumerando los familiares y amigos que la muerte había llamado, y sintió un gran vacío de ausencia porque a estos difuntos ya casi nadie los recordaba. En ese instante decide empezar a escribir relatos, anécdotas y retazos de historias para alejar la muerte y el olvido”.       

El ser humano vive en permanente rivalidad con los contrastes de la naturaleza: la severidad del verano y la bravura del invierno; las mieles del amor y las heridas del desamor; los apegos del recuerdo y la lejanía del olvido. Vive en actitud antagónica para vencer las murallas de la insensatez y disfrutar las virtudes de la vida.

Pepe Castro, soñador y progresista, fue un hombre de acción y decisión, nunca pasó inédito por los cargos desempañados. Como alcalde (1966-1967) se recuerda su interés por organizar la ciudad, trazar calles y avenidas. Tuvo que pedirles permiso a los muertos para sacarlos de las tumbas del cementerio Central y poder ampliar la carrera novena. De su mandato de gobernador (1978-1981), los anales de la educación del departamento registran la creación de 24 colegios de bachillerato y 30 escuelas de primaria en los diferentes pueblos del Cesar. Además, abrió caminos y carreteras para facilitar la comunicación con los pueblos y veredas, e inició la electrificación rural.

Sus acciones en la vida pública y familiar, y sus libros, son testimonios de grandeza en su tránsito terrenal, y por eso ha logrado vencer el olvido de la muerte. El nombre de Pepe Castro no será uno más en el laberinto de los epitafios; ya es, desde hace tiempos, patrimonio de la historia de Valledupar y el Cesar

Aquel grito lejano que de noche se escuchaba en Mariangola, con la entrada triunfal de Pepe Castro cuando regaló el Santo Cristo, se escucha todavía en todos los pueblos del Cesar y La Guajira. Un eco profundo que en las fiestas patronales recuerda la presencia piadosa de este amigo. Como lo evocara en uno de sus cantos, el maestro Rafael Escalona.

 

José Atuesta Mindiola  

Sobre el autor

José Atuesta Mindiola

José Atuesta Mindiola

El tinajero

José Atuesta Mindiola (Mariangola, Cesar). Poeta y profesor de biología. Ganó en el año 2003 el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y es autor de libros como “Dulce arena del musengue” (1991), “Estación de los cuerpos” (1996), “Décimas Vallenatas” (2006), “La décima es como el río” (2008) y “Sonetos Vallenatos” (2011).

Su columna “El Tinajero” aborda los capítulos más variados de la actualidad y la cultura del Cesar.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La oralidad perdida

La oralidad perdida

Soy un profundo admirador de las costumbres de mi pueblo, por ello vivo en la permanente caza de dichos, anécdotas, pasajes, persona...

El milagro de la Virgen del Rosario y la leyenda vallenata

El milagro de la Virgen del Rosario y la leyenda vallenata

  La leyenda que da nombre al evento rey de la música vallenata –la leyenda vallenata- nos traslada al año 1576, cuando todaví...

La solidaria explosión de alegría en el Carnaval de Barranquilla

La solidaria explosión de alegría en el Carnaval de Barranquilla

  Hablemos de los personajes carnavaleros y de las realidades históricas trascendentales que nos evocan. El Pájaro Coyongo con su n...

El humor: patrimonio inmaterial del ser vallenato

El humor: patrimonio inmaterial del ser vallenato

De lo que se comentó en el conversatorio “Al oído del público” durante el V Mes del Patrimonio en Valledupar, podemos reflexiona...

Hazañas de un ‘vende pan’, patrimonio cultural de su pueblo

Hazañas de un ‘vende pan’, patrimonio cultural de su pueblo

Lo encontraron andando por una calle del barrio Cañaguate en Valledupar. Iba con paso firme, sonriente, y descalzo, con nada más qu...

Lo más leído

Jaime, el de la Nacho

Diego Niño | Ocio y sociedad

Los inicios de la cerveza en Colombia

José Luis Hernández | Historia

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Berta Lucía Estrada | Artes plásticas

La vida, esa feroz bancarrota

Diego Niño | Artes plásticas

La partida del Adán

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

¿Qué está pasando con la literatura del Cesar?

Luis Mario Araújo Becerra  | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados