Pueblos

La mochila indigena: más allá del accesorio de moda

Redacción

09/08/2017 - 07:50

 

Mochilas arhuaca y kankuama

 

En la vida cotidiana, la mochila se ha convertido en un accesorio más. Es parte de la indumentaria de muchos jóvenes, estudiantes, trabajadores, que ven en ella una estética y una comodidad respetables. Sin embargo, tiene también una relación profunda con ciertos pueblos y geografías de Colombia.

Es importante preservar esa parte identitaria ya que permite recordar el pasado de Colombia y también valorar mucho más un objeto que también bebe en las culturas milenarias de los indígenas. En efecto, las mochilas van ligadas a costumbres, creencias y tradiciones, y son un símbolo en cada una de esas comunidades.

Las más conocidas en Colombia son las de la etnia Arhuaca, la etnia Kankuama y la etnia Wayuú, todas ellas localizadas en la Sierra Nevada de Santa Marta o en La Guajira.  Esas mochilas se tejen con distintas técnicas, materiales y diseños, que las convierten en piezas únicas, difíciles de diferenciar a la hora de reconocer la procedencia de cada una de ellas. 

La mochila arhuaca cuenta con diseños antropomórficos (figuras de animales con características y cualidades humanas), zoomórficos (figuras con forma o estructura animal) y fisiomórficos (figuras con forma de plantas o vegetales), como también letras. La mayoría de las mochilas de algodón o lana se hacen con hilos de colores en fondo blanco o negro.

Para elaborarlas, los arhuacos usan por lo menos 3 clases de tintes naturales: el noura, castaño-naranja hecho de corteza vegetal; el uri, castaño-naranja oscuro hecho de hojas de un árbol y el chani, amarillo, hecho del corazón de un arbusto. Esto tintes, junto con otros que si se consiguen en el mercado, son utilizados por las mujeres para teñir la cabuya y para tejer las mochilas de cabuya más pequeñas. Para preparar la cabuya, los hombres cortan las hojas de la planta de maguey o fique y las colocan en una tabla plana y larga. 

Luego raspan la pulpa verde de la hoja y sólo dejan las fibras fuertes. Las mujeres lavan y secan esta fibra y la hilan en cuerdas, madejas de hilo o lazos, con un huso casero (caretía) suspendido en un marco de madera que tuerce con un lazo atado a la vara, en forma de arco violín.

Mochila wayúu Las mochilas wayúus son la máxima expresión del tejido Wayuú y son fácilmente reconocibles por sus colores y diseños. Las mochilas se elaboran en crochet (técnica introducida por los misioneros católicos a principios del siglo XX) o con ganchillo, y la elaboración de cada pieza puede tardar aproximadamente 20 días. 

Sus coloridos llamativos se deben principalmente a que al llegar el período de colonización, fueron influenciados por los españoles en el uso de hilos acrílicos que venían en múltiples colores. 

Según cuenta la mitología, la araña o Wale’ Kerü fue quién le enseñó a tejer a la mujer Wayúu. Wale’ Kerü es una araña tejedora que cuando amanecía ya tenía hechas fajas y chinchorros, y hacía siempre sus dibujos antes de la primavera.

Los Wayúu hilan el algodón silvestre, el magüey en mecha, el aipis y otras fibras naturales propias de la región. Tuercen cintas de cuerdo de chivo o de res para formar hilos, cuerdas y cordeles. Retuercen el algodón y la lana industrial para los tejidos finos, además de los hilos gastados que reutilizan en los tejidos “de segunda”. Ya sea “en pierna”, o con la ayuda del huso, los Wayúu tuercen y retuercen hilos en forma de “S” o en “Z”. 

 

PanoramaCultural.com.co 

Acerca de esta publicación: Este artículo sobre mochilas indígenas fue realizado con información de Artesanías Colombia. Para más detalles en cuanto a procesos de creación, distribución o comercialización, visite la web en este enlace.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia

África en el ADN: una reconstrucción de la memoria negra en Colombia

  Desde la llegada de los primeros esclavos africanos, desde los primeros instantes en que el continente americano se transformó e...

Ante el 12 de Octubre

Ante el 12 de Octubre

Como dice Aguilera Portales (La encrucijada ética del multiculturalismo en la aldea global)  cuando nos enfrentamos al problema del...

Un ritual entre mantas y llantos para resignificar la muerte

Un ritual entre mantas y llantos para resignificar la muerte

Los ataúdes estaban diseminados por la plaza. Eran cientos de ellos; muy pequeños, como del tamaño de un niño. Recién comenzaba ...

Identidad y emigración

Identidad y emigración

Recientemente ha sido publicada en esta columna el artículo titulado “¿Latinoamericanos o Latinos?”en el que reflexionábamos so...

La trata de esclavos, circunstancias de un comercio inicuo

La trata de esclavos, circunstancias de un comercio inicuo

  En el caso de Colombia, como en el de muchos otros países del continente, especialmente los conquistados por España, ya en la p...

Lo más leído

¿Cuál es la función del arte?

Gemma E. Ajenjo Rodríguez | Artes plásticas

La escuela taller

Alberto Muñoz Peñaloza | Patrimonio

Los piratas judíos del Caribe

Moshe Vainroj | Historia

Las lavanderas de mi pueblo

Fioralisa Castiblanco Eguis | Patrimonio

Ciudades de transición: una nueva filosofía de vida

Eleonora Castelli | Medio ambiente

Síguenos

facebook twitter youtube