Turismo

Mi pedazo de acordeón, un monumento en homenaje a Alejo Durán

Redacción

11/05/2012 - 20:01

 

El monumento Mi Pedazo de acordeónEl acordeón es el alma de Valledupar. Se escucha en su música, se elogia en las parrandas y se ve en sus calles. Es el instrumento que identifica a todo el mundo vallenato.

En la avenida Hurtado, el monumento “Mi pedazo de acordeón” da fe de esa relación sentimental con el instrumento y el folclor. Creado por el escultor bogotano Gabriel Beltrán, el monumento rinde homenaje al acordeonero, compositor y cantor: Aejandro Durán. El primer Rey de la historia del Festival Vallenato.

De dimensiones imponentes (6 metros de alto, 10 metros de largo y 4,5 metros de ancho), y constituido de materiales tan robustos como el Hierro, el bronce bruñido o el cobre rojo, el monumento aparece como un símbolo firmemente enclavado en el panorama cultural (al igual que la canción que representa).

Es, posiblemente, el monumento más representativo de la importancia del folclor en el municipio de Valledupar. Su grandeza nos remite también el tamaño del Festival Vallenato y a su legado.

El tema musical “Mi pedazo de acordeón” se ha convertido en un himno destacable del folclor vallenato. Alejandro Durán lo compuso para manifestar la importancia de ese instrumento en su existencia y lo evidencia a través de estos versos:

“Este pedazo de acordeon

Ahí donde tengo el alma mía (bis)

Aquí tengo mi corazón

Y parte de mi alegría (bis)

Ay por si acaso yo me muero

Les quiero pedí un favor

Ay por si acaso yo me muero

Les voy a pedí un favor

Ay me llevan al cementerio

Este pedazo de acordeón (bis)”.

Junto con otros tres temas famosos (el son “Alicia Adorada”, el merengue “Elvirita” y el paseo “La cachucha bacana”), Alejo Durán presentó la puya “Mi pedazo de acordeón”  en el primer festival vallenato.

El impacto fue notable desde el principio, aunque muchos rumores daban al viejo Emiliano Zuleta como concursante ganador. El final, sin embargo, fue lejos de ser el esperado y Alejo Durán se impuso como el primer Rey de la historia del vallenato.

Hoy en día, Alejandro Durán pervive en la memoria de todos por muchos motivos más. Su música también expresa un gran sentimiento hacia la mujer. Sus creaciones e interpretaciones en honor a ellas: Fidelina, Alicia Adorada, Evangelina, Elvira, Reyita, Candy, Maruja, Cata, Angela, Cornelia, La Niña Guillo, Mayito, Cholita, entre muchas más, nos hablan de la mujer como un gran motivo de inspiración.

Así mismo logró combinar en más de 500 obras, los rasgos de su pueblo, sus sentimientos, lamentos y expresiones de “Ombe!”, “Apa!”, “Sabroso!”, “Aaay!”, con las alegres notas musicales.

Todo esto es lo que refleja el instrumento de “Mi pedazo de acordeón”. Un monumento lleno de vida y de música.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La invitación es para la Alta Guajira

La invitación es para la Alta Guajira

  Una nueva ventana se abre hacia la magia de La Guajira, con su desierto, sus paisajes, su sol, su mar, su sal, su riqueza étnica...

Aracataca, la cuna de un premio nobel

Aracataca, la cuna de un premio nobel

En la costa Caribe de Colombia, al sur de Santa Marta, la ciudad de Aracataca desprende un intenso perfume a mango y guayaba. La ciuda...

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

Cucambas, diablos y negros danzan en Atánquez

Atánquez es un pueblo de arquitectura colonial, con callecitas empinadas, de piedra, que se abren paso entre los cerros surorientale...

San José de Oriente, un remanso de paz en el Cesar

San José de Oriente, un remanso de paz en el Cesar

Ubicado a poco más de treinta minutos de Valledupar, y a 15 kilómetros de La Paz, el pueblo de San José de Oriente se asemeja a un t...

Mompox, un lugar fuera de este mundo

Mompox, un lugar fuera de este mundo

Ubicado en el Departamento de Bolívar, Santa Cruz de Mompox es una población situada a las orillas del Río Magdalena.  Mompox fue d...

Lo más leído

Por el mismo camino

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

La independencia del Caribe colombiano (1810-1821)

Adelaida Sourdis Nájera | Historia

Una cultura poetizada

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Enrique del Carmen Campo Blanco: el tamborero mayor

Arnoldo Mestre Arzuaga | Música y folclor

Volver a Villanueva

Fabrina Acosta Contreras | Opinión

Duelo

Diego Niño | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube