Lunes, 23 de oct de 2017
Valledupar, Colombia.

Las relaciones de familia suelen ser una gran fuente de apoyo, pero en muchas ocasiones ser complican y provocan situaciones difíciles que enturbian nuestras vidas.

Cuando ya no se logra establecer los vínculos afectivos que uno desea, las relaciones entre los distintos miembros de una familia pueden convertirse en un problema bastante serio y preocupante.

Para muchos padres, las malas relaciones que tienen con sus hijos, las peleas constantes entre hermanos, el deseo de algunos miembros de ausentarse del hogar y las constantes peleas entre parejas, son un motivo de consulta psicológica.

José Luis, es un chico de 21 años que, tras entrar en el mundo del alcohol, empieza a tener discusiones frecuentes con su madre. Él argumenta que no se siente a gusto en su casa y que sólo encuentra discusiones cuando llega a casa.

Margarita es una mujer de 25 años que vive con sus padres pero siente que ellos no la entienden, que nunca le prestan atención y que para ellos lo más importante es el trabajo.

Liliana y Jaime, dicen que no soportan hablar con su hermana Ana, porque siempre está de mal genio, todo se lo toma como un ataque y no acepta que nadie opine sobre sus cosas. Sin embargo, Ana siempre se queja de lo lejana que es su familia con ella. Se siente sola y poco querida por sus hermanos.

Es importante recalcar que las relaciones sanas con otras personas nos aportan salud, bienestar, calidad de vida, tranquilidad, al tiempo que fortalecen nuestra autoestima. De la misma forma, tener buenas relaciones con la familia nos fortalece, nos hace sentir más seguros y nos da la tranquilidad de estar haciendo bien las cosas. Cuando sentimos que estamos dejando de hacer algo por un ser querido, empezamos a sentirnos confundidos y confrontados.

Por lo tanto, ¿Qué necesitamos para construir una relación emocionalmente sana con la familia?

1. Expectativas realistas: Aceptar a la otra persona tal y como es, sin pretender que se comporte del modo que nosotros queremos. Cada uno de nosotros es diferente, así como la popular frase dice: cada cabeza es un mundo. Cuando basamos nuestras relaciones intentando que el otro sea como yo considero que debe ser, estamos anulando la identidad de esa otra persona. La aceptación, es el primer principio para construir relaciones sanas, fundamentadas en el respeto.

2. Buena comunicación: Estar cuando hay que estar, mostrar interés, saber escuchar y ser generoso compartiendo nuestras experiencias y opiniones personales. Las buenas relaciones familiares se desarrollan y se fortalecen mediante una comunicación asertiva. Es decir positiva, clara, directa, continua, enriquecedora.  Una comunicación que no pretenda imponerse o convencer, que dé a conocer no solo ideas sino también emociones y estados de ánimo.

3. Calidad de tiempo: Tomarse el tiempo necesario. Las relaciones “crecen”. Con el tiempo las personas se conocen mejor y aumenta la confianza entre ellas, pero cada uno va a su ritmo. El hecho de pertenecer a una familia por un largo tiempo, además del grado de intimidad diaria de la que disfrutamos con ella, parece ser garantía de relaciones armoniosas y estables entre todos sus miembros, pero la realidad es otra.

Tenemos que trabajar seriamente para mantener momentos especiales y tradiciones familiares. El calendario normal trae muchas fechas históricas, conmemorativas y  hasta comerciales; si deseamos podríamos poner en cada una de ellas nuestro sello personalísimo, o lo que es mejor, podríamos tomar iniciativas para crear momentos especiales llenos de detalles significativos que se graben en sus corazones. También es recomendable no abandonar las tradiciones que se han mantenido desde antes.

4. Flexibilidad. Las relaciones evolucionan conforme lo hacen las personas que las integran. No tiene sentido el “Ya no es como antes…” Las personas cambian y no podemos pretender que alguien se comporte o reaccione siempre del modo que preferimos. Y las relaciones también cambian, no pretendamos que sean como eran al principio, ahora podemos construir mejores relaciones.

Debemos tener claro que queremos mejorar las relaciones, dedicar el tiempo y el amor que se necesita. No es algo que ocurre de la noche a la mañana, pero sí se pueden mejorar. Todas las relaciones las podemos mejorar y podemos empezar cambiando nosotros.

 

Maira Ropero

@MairaRopero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Síndrome post-vacacional: el desgano del regreso
Síndrome post-vacacional: el desgano del regreso
¿Tan aburrida es tu vida real? La pregunta surgió porque el 22 de diciembre del...
Caminar para combatir la depresión
Caminar para combatir la depresión
El ejercicio físico ayuda a mantener un estado psicológico óptimo y a mejorarlo. Lo...
Las emociones  que ponen al colon irritable
Las emociones que ponen al colon irritable
El colon irritable es un trastorno funcional gastrointestinal que provoca dolor...
Algunas claves para superar el duelo
Algunas claves para superar el duelo
El duelo es una etapa inmediata y posterior a la pérdida de un ser querido al que...
Las expresiones del cuerpo y las emociones
Las expresiones del cuerpo y las emociones
Continuamente en terapia hablo con los pacientes sobre las emociones, emociones...
.::Cumbia, Salsa, Salsa Choke, Bachata, Merengue - en 7 minutos::.
.::¿Cómo hacer arroz con coco colombiano?::.