Sábado, 16 de dic de 2017
Valledupar, Colombia.

Antonio y Patricia, tienen una relación basada en el amor, la comprensión y el respeto por el otro. Ellos opinan que se quieren mucho, que se comprenden muy bien y que nunca antes se habían sentido tan felices con otra persona.

Se aman con pasión y, mientras no están discutiendo, su relación se parece a un “cuentos de hadas”. Sin embargo, cuando discuten o tienen un conflicto, sienten mucha rabia, dolor y pueden llegar incluso a odiarse. “Empezamos a discutir con algo pequeño y terminamos hablando mal de nuestras familias, de los defectos y del futuro negro que podemos tener estando juntos”.

En una relación de pareja siempre pueden existir desacuerdos, pero esto no significa que la relación funcione mal. Es común que una pareja discuta acerca de ciertas situaciones, pero lo importante es saber cómo enfrentar esta discusión y cómo resolverla de manera adecuada para no quitarle fortaleza a la relación. Si sientes que las discusiones con tu pareja pasaron a formar parte de la rutina diaria y que no existe una buena comunicación entre ustedes, no te desanimes, ambos pueden salir de esta situación y solucionar sus problemas.

Las relaciones de pareja se construyen y la manera de relacionarse se aprende. Con el paso del tiempo, la pareja va determinando (inconscientemente) una forma de resolver los problemas. Por ejemplo, gritando, recurriendo a la violencia o con una buena comunicación. Y seguramente estarán pensando: “Pero ser agresivos no es una manera de solucionar los problemas…”. Sin embargo, algunas personas sienten que es una vía para hacerlo, aunque no sea la correcta. Por ejemplo, cuando un niño no quiere seguir ordenes de sus padres o le va mal en el colegio, sus padres lo maltratan y sienten que así puede mejorar. Igual ocurre en las parejas, hay creencias sobre “si levanto la voz me escucha”, “si no decido en casa no se hace nada”, “si ella opina todo sale mal”, “si no le pego hace lo que quiere…”. Estas creencias están basadas en la experiencia que han tenido y en la relación que han aprendido a tener.

Desde la Programación Neurolingüística –que es una de las herramientas más efectivas que utilizo en la consulta–  se plantea que todos los comportamientos que tenemos son aprendidos y así como los hemos aprendido, se pueden desaprender e interiorizar otros nuevos comportamientos.

Uno de los métodos que se utilizan para resolver los problemas de comunicación es el empleo de la metacomunicación, es decir, reflexionar sobre la forma en que se está dando la comunicación. Por ejemplo, se dice “no me estás escuchando” para intentar que haya una escucha, pero el mensaje no verbal, puede ir acompañado de un componente agresivo, con lo cual, el que responde lo hace con otra agresión, llegando así a un círculo vicioso.

Los mayores obstáculos para una comunicación eficaz en las parejas son:

- La crítica,

- La actitud defensiva,

- El desprecio

- Hablar mucho para que el otro no pueda dar su opinión.

Todos estos patrones de conductas pretenden la mayoría de las veces resolver el conflicto, pero no lo resuelven, sino que lo perpetúan y la propia interacción se convierte en un problema.

Dentro de la comunicación tenemos pensamientos que, en la psicología, se llaman factores cognitivos. Algunos de estos factores favorecen que los conflictos en las parejas se incrementen, por ejemplo:

La atención selectiva. Los miembros de la pareja buscan en su historia conjunta hechos similares con los que intentan confirmar su percepción actual.

Atribuciones. Se atribuye al otro la responsabilidad de los problemas comunes y la necesidad de hacer el cambio para la solución del problema.

Expectativas. Es evidente que si no existen expectativas de solución, la posibilidad de que los problemas se resuelvan son mucho menores, se deja de buscar y de intentarlo.

Si estás apostando para que tu relación de pareja sea sana, te genere felicidad, alegría y satisfacción es importante que luches para generar esos comportamientos dentro de ella. No ocurre de un día para otro, sin embargo, empezando por una comunicación clara con tu pareja y llegando a acuerdos sobre cómo convivir o como relacionarse, es un primer paso para aprender a marcar una ruta. Recuerda, la repetición es la base del aprendizaje y todos los cambios de comportamiento requieren de práctica para ser interiorizados.

Si hoy sientes que la comunicación no es una fortaleza dentro de la pareja, empieza a cambiarla haciendo un plan con tu pareja por medio de:

- Una lista de frases que les pueden ayudar a solucionar sus problemas.

- Preguntas que ayudan a resolver los conflictos.

- Espacios para discutir sobre esos temas.

- Definan lo que está permitido y lo que no está permitido cuando se trata de resolver un un problema

- Eviten la crítica, la actitud defensiva, el desprecio y hablar mucho para que el otro no pueda dar su opinión.

- Respeten los tiempos de habla de cada uno.

- Acepten que pueden pensar diferente y pónganse de acuerdo.

- Construyan una imagen o palabra que les recuerde el amor entre los dos y, si en algún momento la otra persona se siente muy enfadada, la mencionan para conectarse nuevamente con el amor.

Aunque sientas que no sabes cómo solucionar los problemas, mantén los acuerdos a los que has llegado con tu pareja y sigue intentándolo. Las relaciones de pareja son de dos, se construyen entre dos, se alimentan entre dos y deben estar dispuestos los dos a generar los cambios.

¡Buen Viento y Buena Mar!

 

Maira Ropero

@Maira Ropero

Bien estar
Maira Ropero

Maira Ropero (Valledupar). Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana especializada en Psicología Clínica (Universidad Autónoma de Barcelona, España) y Coach de vida. Máster en Programación Neurolingüística y Doctora en hipnosis clínica.

Su columna semanal “Bien estar” ofrece reflexiones para mejorar la salud mental y disfrutar de cada instante. Es un espacio idóneo para el crecimiento personal y el fortalecimiento de un liderazgo inspirador.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Aprender a ser feliz sin importar la edad
Aprender a ser feliz sin importar la edad
Para ser feliz, es mucho más importante la actitud y lo que piensas que lo que eres...
“Debemos dejar la pereza y hacernos el examen de seno”
“Debemos dejar la pereza y hacernos el examen de seno”
Esmeralda Celín afirma que si una mujer hace filas para pagar un vestido o para...
El dilema de ser bueno en algo que no te gusta
El dilema de ser bueno en algo que no te gusta
Esta frase la he escuchado con mucha frecuencia en personas que no se sienten felices...
Auriculoterapia y obesidad
Auriculoterapia y obesidad
La medicina tradicional China, en sus diferentes especialidades se ha dedicado a...
Cuando se muere un ser querido
Cuando se muere un ser querido
Este artículo va dedicado a un primito que desde el lunes ya no nos acompaña. Es el...
.:: Ay Curura - Will Villa y Totó La Momposina::.
.::Cortometraje - Un deseo de Navidad::.