Lunes, 29 de may de 2017
Valledupar, Colombia.

El papel está enrollado y atado con cinta, su contenido ha extasiado a cientos y muchos son declamados con el acompañamiento de una guitarra. Así regalan las poesías un grupo de jóvenes universitarios quienes no estudian carreras afines a la literatura pero las letras hacen partes de sus vidas.

Leonardy Pérez, Manuel Julián Quintero y Jasir Giraldo, son solo algunos de los que van recorriendo los pasillos de la universidad y los salones de clases con el fin de regalar ‘trocitos de poesías’.

“La dinámica es la siguiente: entregamos la poesía escrita pero también entregamos poesía declamada”, manifestaron. En promedio permanecen 10 minutos en un aula de clases, espacio al que han denominado ‘una leve interrupción cultural’.

El propósito de estos estudiantes es animar a los demás a leer y sobre todo a leer poesía. Los rollitos de papel atados con cintas son regalados a la población educativa quien a su vez deberá leer el texto y obsequiarlo a alguien más. De esta manera tan particular la poesía va de mente en mente y de mano en mano.

Estos jóvenes decididos a regalar poesía, durante el día entregan entre 400 y 600 lecturas. Desde el mes de septiembre, iniciaron esta actividad por lo que han sido más de 10 mil las poesías regaladas y declamadas. “La meta es entregar 24 mil”, afirman.

Van a universidades distintas de la que estudian, visitan colegios y establecimientos, y ha sido tan alta la acogida de sus ‘porciones de poesías’ que hasta de iglesias han recibido invitaciones para hacer acompañamiento durante jornadas sociales.

Para los bolsillos de estos muchachos la actividad más que poética ha resultado dramática, sin embargo, ellos intentan engañarlos con falsa comedia para no perder el tinte romántico. “El papel, la tinta, la impresión, el diseño y hasta la cinta tienen un valor”, indican y agregan “el material que entregamos es de buena calidad por lo tanto los costos son altos” -y de esta manera llega el resentimiento de los señores llamados bolsillos-. “Todo lo cubrimos nosotros, lo cubre el grupo de amigos decidido a cumplir con la responsabilidad social que compete”.

Leonardy, Manuel Julián y Jasir, son estudiantes de Derecho, Administración de Empresas y Licenciatura en Inglés, sus edades no superan los 30 años, han memorizado un gran número de poesías, se ponen de acuerdo para revisar sus horarios académicos y cubrir los espacios libres con su actividad de regalar y declamar poesía.

“Compañera usted sabe, puede contar conmigo, no hasta dos o hasta diez, sino contar conmigo. Si alguna vez advierte que la miro a los ojos y una veta de amor reconoce en los míos, no alerte sus fusiles ni piense qué delirio, a pesar de la veta, o tal vez porque existe, usted puede contar conmigo” dice la poesía de Mario Benedetti que a mis manos llegó y luego pasaré a otras más.

Y a usted, ¿ya le regalaron una poesía?

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

 

Artículos relacionados

El haikú, una experiencia poética
El haikú, una experiencia poética
Dos sucesos ocurridos en el mes de marzo de 2011 resultaron decisivos en mi incursión...
Gabriel García Márquez, presente en la apertura del Hay Festival 2016
Gabriel García Márquez, presente en la apertura del Hay Festival 2016
El diálogo que tuvo lugar el pasado 27 de enero, a medio día, en el auditorio de la...
Sueño de Gabriel García Márquez, poeta y periodista
Sueño de Gabriel García Márquez, poeta y periodista
La tarde de un martes de diciembre de 1931, mientras tomaba una siesta en el sillón de...
Todo un carácter, de la escritora catalana Imma Monsó
Todo un carácter, de la escritora catalana Imma Monsó
“Escribo para vivir, escribo por vicio, escribo para reír, escribo para reconstruir...
El gran Martín Elías, la adoración de Diomedes Díaz
El gran Martín Elías, la adoración de Diomedes Díaz
  Ya regresa nuevamente el 26 día bonito que me llena de entusiasmo ese fue el...
.::Los amantes de Suzie Bloom - Andrés Caicedo::.
.::Documental - La Piqueria::.