Martes, 20 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

“Siempre se le hace un homenaje a un juglar. El pasado fue a Diomedes Díaz. Pero sostenemos que los homenajes se hacen en vida”, declara Oswald Martínez en la mesa de trabajo número dos.

El director del Festival Indio Tairona en Santa Marta –que cuenta ya con 18 años de existencia- expone su experiencia y la transformación que ha conocido su evento en la sesión de trabajo organizada dentro del Primer congreso de festivales de música vallenata. El fin de este ejercicio es encontrar líneas comunes de funcionamiento y destacar unos principios que rijan la mayoría de los festivales de la música vallenata.

“El lugar donde acontece el evento es importante –asevera Oswald Martínez y, luego, añade con orgullo–: En nuestro caso, la final se hace frente al mar, frente a la sociedad portuaria. ¡Es algo tropical!”.

En cuestiones logísticas y de programación, las ideas tienden a confluir. Las categorías de acordeón infantil, juvenil, aficionado, profesional y canción inédita representan el hilo conductor de muchos de ellos. Otros apuestan por la piquería, aunque estos no son tan numerosos.  

Winston Coley –director del Festival Pasión Sabanera en San Pedro–  subraya lo importante que es la claridad y la transparencia dentro de la organización para sostener un evento cultural en el tiempo.

“Tenemos un organigrama donde cada función recae en una persona”, expresa antes de abordar el tema de la recepción de los invitados: “Toda persona que llegue le ofrecemos alojamiento y comida”, explica ante la mirada atenta de los demás gestores culturales.  

Según Ubaldo Enrique Melo (director del Festival Pedazo de Acordeón El Paso Cesar), la preservación de la música tradicional debe pasar obligatoriamente por el apoyo expreso y directo a las academias musicales.   

“Tenemos que luchar porque las entidades públicas tomen las escuelas musicales con la responsabilidad debida –comenta–. Nosotros, a raíz de las escuelas musicales, le cambiamos la vida a 40 familias en el pueblo”.

La representante de Mincultura, Viviana Cortés, aparece en la mesa con el fin de evaluar avances y acuerdos logrados. Enseguida enfatiza los principios que deben regir la organización de un evento: variedad y complementariedad.

“Los atractivos de un festival no sólo son las tarimas –defiende–. Se podría llegar a un acuerdo de incentivar otra expresión característica de un departamento o una ciudad [diferente a la música]”.

La mayoría está de acuerdo aunque algunos reconocen que existen presiones locales y limitaciones. Otros admiten que el presupuesto va ligado a los dirigentes municipales de turno. Complicaciones que enredan la programación y terminan frustrando a artistas locales.

Estos son algunos retos evidenciados por el Primer Congreso de Festivales convocado por el Cluster de la Música Vallenata en Valledupar.

 

PanoramaCultural.com.co 

Artículos relacionados

Las 72 canciones seleccionadas para el 48 Festival Vallenato
Las 72 canciones seleccionadas para el 48 Festival Vallenato
Tras el cierre de la convocatoria para el concurso de canción inédita del 48...
Acordeones que se expresan con acento universal
Acordeones que se expresan con acento universal
Matilde Lina cantada por una argentina. La murga de Panamá interpretada en acordeón...
La estirpe del canto vallenato
La estirpe del canto vallenato
  En el arte lo que perdura es la calidad. El tiempo juzga, porque es el juez sabio...
Julio Rojas no alcanzó a colgar la nueva foto en el Salón de Reyes Vallenatos
Julio Rojas no alcanzó a colgar la nueva foto en el Salón de Reyes Vallenatos
En una visita al Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araujonoguera’, y después...
Andrés Beleño, el primer rey de la piqueria
Andrés Beleño, el primer rey de la piqueria
Ante mi insistencia por conocer el secreto de su talento, Andrés Beleño responde con...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.