Viernes, 17 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Conozco a valientes mujeres que en diferentes regiones del país han propuesto su nombre a alguna candidatura (municipal o departamental). Aunque ellas no se conocen, hay algo que las relaciona; y corresponde a la persecución que tal decisión  genera. Por ejemplo: le sacan a flote que tuvieron un novio feo, que son “corronchas” a la hora de vestir, que no tenían dinero para la merienda en su época escolar o que eran las más chismosas del barrio, puede parecer exagerado lo que digo, pero considero que socialmente se activa un moralismo (extralimitado) que pretende truncar las aspiraciones electorales de las mujeres y que se agrava cuando gozan de favoritismo.

No busco escudar a las mujeres que hayan cometido actos de corrupción, pues los hombres y las mujeres como seres humanos que son comenten errores, pero sí quiero hacer énfasis en aquellas que, teniendo perfiles cualificados y que pueden demostrar con el buen historial de sus cargos que tienen compromiso con el desarrollo social, les toca trabajar (a veces) más en la defensa de los ataques que en su proceso electoral.

En este sentido, si una mujer cuenta con robustez financiera para asumir su proceso la adjudican a que tuvo algún marido millonario, si es carismática le señalan de provocadora o calienta huevos (erotizan todos sus actos), si tiene un asesor u hombre de confianza es amante de ella, si es separada la condenan, si tiene un novio más joven es llamada asalta cunas, sino tiene hijos es criticada y si los tiene murmuran que no es capaz de gobernar en su hogar por todas las ocupaciones y que es sospechoso creer que lo podrá hacer en su municipio o departamento.

Esto es totalmente contrario a lo que sucede con un hombre (candidato); pues conozco a muchos que tienen dos hogares y nadie los señala por eso, golpean a la esposa o novia y el público les aplaude y les cree cuando en sus discursos hacen referencia a la importancia de prevenir la violencia basada en género, otros hacen shows de borracheras (criollas) en las esquinas del pueblo y eso parece que no tuviera relevancia porque no es una mujer que lo hace.

Cuando las mujeres deciden hacer política, les corresponde asumir la madurez para soportar actos de violencia psicológica y/o persecución, porque parece que a pesar de todos los avances que se han logrado en temas de igualdad quedan muchos rezagos patriarcales que limitan sus roles a la “gerencia doméstica” y al sometimiento de tener que responder por la estabilidad de una familia, porque si pasa algo negativo en dicha familia es su culpa por abandonar el hogar para emprender procesos de empoderamiento social.

Cuando las mujeres deciden ser candidatas, se alborota el avispero de la condenación social, le sacan cualquier pasquín de su pasado o presente y tiene que prepararse para que la condenen por detalles que van desde no tener tiempo para arreglar su cabello hasta haberse divorciado, lo extraño es que pocas veces se dan noticias de su capacidad, aunque demuestre con creces que la tiene.

No quiero parecer una mujer victimizada y revictimizante (de otras), lo que pretendo dejar es un mensaje de igualdad, esa materia en la que nos estamos rajando como sociedad, pues nos cuesta aceptar que las mujeres tienen derechos al poder político y social, así como lo ha tenido históricamente en el hogar; sé que habrán candidatas que no han tenido persecución no lo dudo, pero es claro que la mayoría de ellas son atacadas y afectadas psicoafectivamente por dichos señalamientos, porque el moralismo se activa sin anestesia alguna para ellas pero existe una protección especial para los hombres, pues estos aunque sean borrachones, maltratadores, enamoradores no tienen que sufrir el estruendo perverso de los moralismos que solo producen pasquines generadores de involución, algo así como el anclaje en un mundo tercermundista que se niega a trascender al desarrollo integral, especialmente el humano.

Y cierro estas letras haciendo pública mi admiración por las amigas y mujeres que se lanzan a cargos políticos/electorales (a las que lo han logrado y a las que lo lograran) y les dejo un mensaje de motivación para que continúen escribiendo una historia de transformación, en la cual, las mujeres de manera decidida asumen un real empoderamiento político/social.

De ñapa les dejo esta frase:

“Respecto de las mujeres, cuando buscan trabajo, además de calificación se le pide presencia y no basta con que sean amables y generosas, sino que deben además ser graciosas, simpáticas y coquetas, pero no mucho. Se les exige estar presentables y cuando juzgan que se ha pasado un milímetro, se les critica por presuntuosas. Se les elogia por ser madres y se les excluye por tener hijos.

De la mujer se sospecha cuando es joven porque desestabiliza a la manada y se le rechaza cuando los años pasan porque ha perdido competitividad. Es excomulgada por fea y también cuando es bella. En el primer caso se dice que es repulsiva, en el segundo provocadora. Cuando no es lo uno ni lo otro la tildan de mediocre”, Camila Vallejo.

 

Fabrina Acosta Contreras 

Evas&Adanes
Fabrina Acosta Contreras

Mujer natal de la hermosa tierra Guajira, nieta de Rita Contreras mujer de 105 años leyenda viva de Villanueva, es Psicóloga, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia, actualmente cursa la Maestría en estudios de Género y violencia intrafamiliar, y ha realizado diversos diplomados en gerencia social, trabajo con comunidades indígenas e infancia.

Creyente absoluta del Arte en todas sus manifestaciones, considera que la literatura es el camino a la libertad pacifica de los pueblos. Amante fiel de la lectura y firme aprendiz del arte de escribir. Eterna enamorada de las tertulias y del arte en general, encuentra en ello el camino adecuado para el desarrollo social.

Es creadora y directora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual, se proyecta como una empresa social de alto impacto para el desarrollo de la Guajira y lidera diversas actividades como la iniciativa cultural denominada: Foro Concierto La Mujer en el Vallenato.

Autora del libro Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombres, como poseedor de la magia de sus vivencias en diferentes culturas donde descubrió historias femeninas que metafóricamente tejen ese universo de la Mujer sin Receta; Autora del libro Evas culpables, Adanes inocentes.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Se necesitan más señoras y señores que “doctores"
Se necesitan más señoras y señores que “doctores"
Mi primer comentario alrededor de la “doctoritis aguda”, de la que hoy padecen tantos...
Editorial: la anhelada internacionalización del Vallenato
Editorial: la anhelada internacionalización del Vallenato
El deseo de ver el Vallenato convertirse en un género conocido a nivel internacional...
Necrofilia colombiana
Necrofilia colombiana
En los años noventa, cuando se debatía en el país la nueva Constitución, observaba...
Francisco Villa cabalga de nuevo
Francisco Villa cabalga de nuevo
  Sin lugar a dudas Francisco Villa (Doroteo Arango, 1878-1923) fue uno de los...
Así nació el Festival
Así nació el Festival
Parecía la puerta de una iglesia, grande y ancha; por ahí ingresó un hombre que no...
.::Historia de la independencia de Cartagena, el 11 de Noviembre de 1811::.
.::Documental - Murallas y fortificaciones de Cartagena::.