Lunes, 22 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

Una vez, un profesor de Ciencias Sociales nos decía que muchos países disponen de alternativas o soluciones, a veces muy sencillas de aplicar y otras veces muy complejas para ponerlas en práctica. Entonces, preguntábamos, como estudiantes: ¿Por qué tenemos que comprarles maíz a otros países si aquí tenemos una gran producción del mismo?

El profesor nos ilustró sobre los acuerdos comerciales internacionales y las consecuencias o ventajas.  No se hablaba en ese entonces de los TLC (Tratados de libre comercio), o quizás para el tiempo en mención los acuerdos comerciales no tenían las connotaciones que hoy tienen los tratados comerciales.

Una ventaja de los países líderes en comprar materias prima es que pareciera que tuviesen una bola de cristal mediante la cual se vislumbran los cambios a futuro en favor de sus países, es así, que se encuentran adelantados muchos años a los posibles sucesos económicos, sociales y políticos que se generarían en los años venideros.

Esta constante política propia de los más fuertes también se analiza en los proyectistas o asesores de nuestros gobiernos, me refiero a los países de economía extractiva, como el nuestro; Colombia. Solo que las políticas económicas impuestas por los grandes agentes internacionales (Gobiernos poderosos y Organizaciones económicas mundiales) encausan los intereses a favor de sus políticas y en procura de continuar con el rol de imposición y manejo de sus brillantes ideas para bien de los más fuertes.

Hoy con la inminente alza del dólar, nuestro ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri quiere sustituir importaciones, empezando por el maíz. Todo como en un cuento de hadas, el ministro vislumbra muy tarde, que es muy fácil solucionar la importación de los tres millones de toneladas de maíz de los cerca de 4,5 millones de toneladas que consume el país. Entonces, aflora en el gobierno lo que ha debido implementarse como acción de desarrollo sostenible desde un principio, y es “el reto de dejar de importar”, según informe del Diario el Espectador. Reto que se iniciaría con el cultivo del maíz. Con todo este accionar es factible decir que nuestros gobernantes se les nubló la mente y pensaron que lo que sucede con el dólar no se originaría jamás. Por ello seguiremos jodidos y siendo un país en vía de desarrollo paquidérmico.

No es un pecado pensar que  las soluciones a estos cambios en la economía mundial, aquí en Colombia se traten de solucionar con ideas tan superficiales, cuando ya desde la perspectiva de sostenibilidad debería estar implementándose sin la ligereza ocasionada por el alza del dólar; con esta actitud Colombia deja muy en claro que aún no está proyectando a futuro la problemática de la seguridad alimentaria, ésta es la evidencia más notoria de que nuestro país parece un pueblo salido de una película de dibujos animados en donde sus dirigentes todo lo hacen posible gracias a la magia. T

También es de pensar que al momento de poner en práctica el plan para amortiguar las desavenencias por las importaciones y el alza del dólar, saldrá a relucir que no existen los recursos necesarios ya que el bajo precio de los hidrocarburos no ha originado las suficientes divisas para el desarrollo del país. Este proyecto involucrará reformas, adecuación de tierras para la producción, compromisos de los industriales, en fin una maratón de planes de trabajo que se ahorrarían si de verdad se estaría pensando día y noche en una Colombia con estrategias bien definidas para abrazar el desarrollo del mundo contemporáneo, sin ideas que nos hacen pensar que estamos gobernados por dirigentes de mentiras.

 

Luis Alcides Aguilar P.

Buscando
Luis Alcides Aguilar Pérez

Luis Alcides Aguilar Pérez (Chiriguaná- Cesar). Lic. En Ciencias Sociales de la Universidad del Magdalena. Docente de secundaria. Fiel enamorado del arte de escribir. Publicaciones: La Múcura de Parménides – Compendio de cuentos, poesías y reflexiones; Sueños de libertad – Cuentos, poemas y diez reflexiones; Chiriguaná. Historia y Cultura. Novela inédita “¡Y la culpa no es de Dios!”

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: Otro año sin museo
Editorial: Otro año sin museo
El mayor evento turístico del Cesar –el Festival de la Leyenda Vallenata– acaba de...
El enigma del mañana
El enigma del mañana
Las libertades civiles son cosa del pasado, hoy rigen corporaciones Los humanos...
Las finanzas de los programas de gobierno
Las finanzas de los programas de gobierno
Antes de elaborar sus programas de gobierno y presentárselos al pueblo, los candidatos...
Hablar de sexo en la escuela: ¿temor, tabú o vergüenza?
Hablar de sexo en la escuela: ¿temor, tabú o vergüenza?
Hablar de educación sexual en las escuelas y colegios tiene cada cierto tiempo su...
Omnes cvm Petro
Omnes cvm Petro
Cada elección papal es una vuelta de hoja en el libro multisecular de la Iglesia. Pero...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.