Sábado, 24 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

No sé qué pensar de la película Blanca Nieves. Quiero decir con esto que, antes de ir a verla al Cinemark de Valledupar, tenía la sensación de estar ante el estreno del año.

La publicidad, los carteles coloridos y la lista de actores me tenían esperanzado. Sentía que, por fin, iba a encontrar lo que llevo medio año esperando (desde que vi la película La Cara Oculta). Sin embargo, al salir no tenía palabras para describir mi experiencia. Todo fue un concierto desolador.

Es cierto que la presencia de Charlize Theron –mi actriz y modelo favorita–  tuvo una gran influencia. La mujer que se dio a conocer con películas como El abogado del diablo o The Italian job es, para mí, una de las más talentosas de los últimos años.

Luego, los actores Kristen Stewart (Crepúsculo) y Chris Hemsworth (Thor) son también una combinación novedosa  que podría haber tenido resultados positivos si no fuera por una trama incomprensible.

Y de la trama quiero hablar justamente porque los primeros 30 minutos de la película son espléndidos. Los elementos del inicio: la traición cometida al padre de Blanca Nieves, la juventud de la muchacha y la llegada de la madrastra a su casa son realmente intrigantes.

Estuve especialmente maravillado por Charlize Theron que interpreta de manera asombrosa el papel de la madrastra de Blanca Nieves y demuestra ser la mejor actriz de toda la película sin lugar a comparaciones.

No creo recordar una madrastra tan mala y codiciosa, y eso es justamente un logro de la película: llevar el cuento infantil hasta límites inesperados.

Lo lamentable es que esa primera impresión desaparece poco después, cuando Blanca Nieves se refugia en el Bosque encantado. Allí se encuentra por primera vez con el cazador (Chris Hemsworth), y poco después, sucede lo que precipita la película en la gran lista de películas aburridas y previsibles: una bestia enorme que ni siquiera el cazador logra neutralizar se arrodilla pavorosa ante Blanca Nieves.

Es inútil comentarles que, a partir de ese momento, la película cambia. Todo parece una combinación sin sentido de distintos géneros: película de terror, película romántica, cuento de hadas, acción, ciencia ficción y muchos otros estilos que me olvido.

El encanto del principio se desvaneces por arte de magia y la Blanca Nieves asustadiza del principio se transforma en una super heroína que vence a todos sin saber cómo lo hacer. No entiendo cómo unos guionistas profesionales han podido transformar lo que al principio se anunciaba como una buena película de intriga en una mezcla incalificable.

Lo peor de todo es cuando, en su esfuerzo por esconderse de las garras malintencionadas de la Madrastra, el cazador y Blanca Nieves se refugian en un seudo-paraíso donde abunda el musgo, las mariposas y las tortugas.

Ahí es donde también aparecen los siete enanitos: un grupo ridículo de personajes desprovistos del carisma. Nada que ver con la simpatía de los enanitos originales. Reconozco que sus chistes me han hecho reír, pero de pena.

Es mejor que me detenga aquí para no desbordarme. Creo que Blanca Nieves tiene muy buenos elementos (sobre todo al inicio) pero, por ser una película que quiere contentar a todos y quiere ofrecer de todo, acaba siendo todo lo contrario: es decir una película que no aporta nada más que malos recuerdos y una sensación de haber perdido el tiempo.

Cinescrúpulos
Alberto Campos

Alberto Campos, Valledupar (1976). Sociólogo y Abogado de la Universidad Popular del Cesar. En Cinescrúpulos expone su faceta de crítico y amante del Cine, pero con total independencia. Su fin es alabar las buenas películas y señalar las malas producciones.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Elysium: Ciencia ficción con fondo social
Elysium: Ciencia ficción con fondo social
El director de cine sudafricano Neill Blomkamp sigue fiel al estilo de su primer...
Ajuste de cuentas: el duelo final entre dos leyendas del cine
Ajuste de cuentas: el duelo final entre dos leyendas del cine
Siempre he sido un fan de Silvester Stallone y de Robert De Niro. Del primero porque...
Oz el poderoso: ¿una muestra del poder de Disney?
Oz el poderoso: ¿una muestra del poder de Disney?
Hay películas que maravillan por su nombre y “Oz el poderoso” no es una de ellas. Pero...
El abrazo de la serpiente: de nominada a inmortalizada
El abrazo de la serpiente: de nominada a inmortalizada
Un nuevo capítulo de la historia del Cine colombiano acaba de escribirse. Por...
El Premio Chip dorado: un incentivo a la creación audiovisual en el Caribe
El Premio Chip dorado: un incentivo a la creación audiovisual en el Caribe
Fiel a su misión de estimular el conocimiento del cine como fenómeno artístico y...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.