Martes, 23 de ene de 2018
Valledupar, Colombia.

La Universidad Popular del Cesar es una institución que por su concepción de alma mater y principal centro de conocimiento del departamento debería cumplir con todos los requisitos para convertirse para la región en un motor de su desarrollo.

Contrario a lo anterior, la Universidad ha pasado a ser un referente de cómo NO debe funcionar la educación pública en Colombia y en un laboratorio de lo peor de la política educativa: el abandono, la autofinanciación y la antidemocracia.

Ejemplo del estado de cosas en la Universidad es la circular emitida por el recientemente posesionado rector Carlos Oñate quien, como en el caso de Grecia y los países del sur de Europa, llama a un régimen de austeridad total debido a la situación presupuestal de la institución, que actualmente funciona básicamente con recursos propios, que provienen en su mayoría de las matrículas, y corresponden a un 54% del presupuesto para el 2015, correspondiendo el restante 46% a las transferencias de la nación.

Del presupuesto de la Universidad para 2015, el 94.5% corresponde a gastos de funcionamiento, de los cuales 72,5% son gastos de personal y 17% son gastos generales, entre los que está el 1.44% de Bienestar Institucional y la IPS, dos factores importantes para el desarrollo de la Universidad y que no están siendo eficientemente financiados. Del presupuesto de la institución, sólo el 5.45% corresponde a gastos de inversión, entre los que está la dotación de laboratorios y bibliotecas.

La política de abandono se evidencia además en que la Universidad está siendo cada vez peor financiada, pasó de recibir un 69% de su presupuesto de las transferencias estatales en el año 2000, cuando tenía 5898 estudiantes a lo que recibe hoy, con 23 programas ofertados y con más de 13000 matriculados.  Lo anterior, ha sido acompañado de una escalada del costo de matrícula que ha aumentado un 58% desde el 2003, cuando su valor era de $451.727.

Teniendo en cuenta los anteriores elementos, es oportuno anunciar que la UPC se encuentra en crisis, producto de un ignominioso modelo educativo donde prima el negocio antes que el derecho a la educación, seguido de un paulatino des escalamiento de lo público. El quid de la cuestión se encuentra en ¿quién pagará la crisis?, ¿lo harán los estudiantes de la Universidad cargando sobre sí el funcionamiento de la institución como pasa actualmente o la pagarán quienes la han provocado? ¿Lo harán los trabajadores y docentes viendo sus ya precarias condiciones laboradas envilecerse?

Como lo dije en un escrito anterior es necesario el más amplio frente por la defensa de la UPC y es hora de llamar a todos los sectores y expresiones a conformarlo, contra el alza de matrículas que gracias al movimiento estudiantil ha permanecido congelada 3 años y que se avizora, con la excusa de que ha sido tal congelamiento el que ha provocado ésta crisis. Es hora de que el gobierno de Santos reconozca la situación y se hagan serias inyecciones presupuestales a la Universidad Popular del Cesar, la hora es de unidad, acción y movilización.

 

Fabio Andrés Pinto Oviedo

@IngFabioPin

Visión alternativa
Fabio Andrés Pinto

Nacido en Valledupar. Estudiante de Ingeniería Electronica de la Universidad Popular del Cesar. Promovedor de transformaciones basadas en la movilización, la cohesión social y en el desarrollo económico y científico de Colombia. Es miembro de la Organización Colombiana de Estudiantes OCE y participa en la Mesa Amplia Nacional Estudiantil y Coordinación Departamental del Polo Joven. En este espacio se describe y se reflexiona sobre la otra cara del país y de la región.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Editorial: 50 años del Cesar, ¿hacia dónde vamos?
Editorial: 50 años del Cesar, ¿hacia dónde vamos?
  El 21 de diciembre de 1967 nacía oficialmente el departamento del Cesar tras la...
No queremos flores, ¡Queremos derechos!
No queremos flores, ¡Queremos derechos!
  “Porque no hay nada que celebrar por la muerte de mujeres trabajadoras a manos de...
Pacto de no agresión
Pacto de no agresión
En todo el territorio nacional se aproxima la contienda electoral para la escogencia...
¿Y cómo va el garrote?
¿Y cómo va el garrote?
  La expresión empleada en el título de esta columna era muy común entre los...
A Silvestre, buen viento y buena mar
A Silvestre, buen viento y buena mar
En todo momento, la música vallenata ha vivido de luto, bien sea por la partida...
.::Fiestas del 20 de enero en Sincelejo::.
.::Había una vez en Colombia... El Carnaval de Barranquilla::.