Lunes, 24 de abr de 2017
Valledupar, Colombia.

De izq a derecha: Los periodistas Alberto Salcedo, Mildreth Zapata, Ana María Ferrer, Paola Benjumea, Limedes Molina y Sergio López

Que un componente del ADN del periodista debe ser el servicio a la sociedad es uno de los muchos puntos en los que coinciden quienes ejercen esta profesión que hoy se conmemora en Colombia. Es un servicio que se traduce en entregar información de manera responsable, oportuna y equilibrada, de modo que la sociedad pueda acceder a conocer aquello que no podría por sus propios medios; es decir, el periodista democratiza la información y con ello se convierte en el puente que conecta a las comunidades con las esferas del poder. Todo esto da como resultado el desarrollo de las sociedades, que se informan y se reconocen a través del periodismo.

No obstante, este es un ‘deber ser’ que no se encuentra en armonía con la realidad, en lo cual también abundan las coincidencias, las cuales hunden sus raíces en malas prácticas, tanto por parte del periodista que manipula o condiciona la información, que vende su conciencia o sucumbe ante la soberbia y desconfigura la esencia del oficio; como también por parte de jefes o dueños de empresas informativas que han condenado a sus periodistas a salarios irrisorios y exigencias de producción en la que prevalece la cantidad sobre la calidad de las notas. Existen, por supuesto, dentro de esta crisis que se describe, individuos, muestras y factores que mantienen viva la esperanza de dignificar lo que se ha corrompido; hay coraje, hay fuerza, hay ganas de informar; hay medios incluyentes, hay rutas de salvación para el periodismo…

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – TIC han venido a convertirse en aliadas de los periodistas, por cuanto, además de ofrecerles plataformas de acceso a la información, les abren amplias puertas a redes o plataformas globales por las cuales pueden expresarse libremente, como la opción de crear empresas independientes. Está el periodista de hoy - siguen las coincidencias - frente a nuevos retos, como superar el tema de las chivas y el rating que dan las noticias sobre violencia, desastres y corrupción, para ofrecer a su audiencia, además de esas, noticias que resalten las cosas positivas, que existen, pero son invisibles bien sea a los ojos del periodista o a los intereses del medio

Es necesario, coinciden, erradicar del periodismo malas prácticas como la información fácil, los boletines que se convierten en notas, el matrimonio pauta/información, los salarios irrisorios, el sacrificio cantidad por calidad; mantener el amor y la pasión por el oficio, mantener abiertas las ventanas para informar, e incluir o rescatar la ética, los géneros periodísticos, las piezas comunicacionales de largo aliento, la capacitación constante. Tiempo es, entonces, de que el periodista se revise, se repiense, se reinvente como un nuevo profesional, que - ante todo- es un buen ser humano.

A propósito de la conmemoración hoy del Día del Periodista, seis de ellos hablaron sobre el panorama actual de esta profesión en Colombia. Ellos son: Mildreth Zapata Rodríguez, presidenta del Círculo de Periodistas del Valledupar (CPV) y fundadora del periódico virtual Quinto Poder; Alberto Salcedo Ramos, escritor y cronista colombiano, miembro del grupo Nuevos Cronistas de Indias; Ana María Ferrer, directora del Diario El Pilón y coordinadora regional de la Federación para la Libertad de Prensa - FLIP; Sergio López Gómez, periodista independiente, conductor del espacio radial ‘Caliente y Picante’, por Radio Guatapurí; Paola Benjumea, corresponsal del periódico El Tiempo, en la ciudad de Santa Marta, y Limedes Molina Urrego, fundador del portal informativo TuPerfil.Net.

1. ¿Periodista para qué, cuál es el 'deber ser' del periodista?

Mildreth Zapata Rodríguez: “Periodista para servir a la sociedad, para ser esa voz del ciudadano que necesita contar sus historias; al final, todos tenemos algo que contar y eso muchas veces termina por incomodar a otros, pero en ese momento comprenderás que las cosas avanzan por buen camino”.

Alberto Salcedo Ramos: “Para ayudar a las sociedades a que se reconozcan. Informar, denunciar, entretener, orientar. El periodista debe ser independiente de los poderes porque su función no es plegarse a ellos sino fiscalizarlos".

Ana María Ferrer. “El periodista no es más que el que informa a la comunidad de aquello a lo que no puede tener fácil acceso. Nosotros los periodistas somos los canales de comunicación entre las esferas del poder y la comunidad; por eso nuestro papel es ser unos vigías y transmitir la información. No somos jueces, sino unos informadores”.

Sergio López Gómez: “Para ayudar a construir mejores sociedades, para cimentar escenarios de democracia, paz y, por ende, desarrollo social. Si bien la función del periodista es contar lo que otros dicen o transmitir lo que ocurre, tiene una faceta de ciudadano que lo obliga a actuar con responsabilidad y mucho equilibrio. Una palabra mal pronunciada, una frase lanzada desde la catapulta de la insensatez, puede entorpecer el progreso, generar confusión y construir una torre de Babel”.

Paola Benjumea: “El deber del periodista es informar a los ciudadanos de forma veraz y oportuna para que sepan lo que está pasando y así puedan tomar decisiones. Como escribió Daniel Coronell en una reciente columna: "El periodista está para averiguar lo que no le conviene al poderoso y publicarlo".

Limedes Molina Urrego: “Yo concibo el periodismo como un servicio a la sociedad, como construcción de sociedad. Creo que para eso es que somos periodistas, para crear sociedad, fortalecerla. Lo resumo como un servicio a la gente y la construcción de sociedad amerita a veces hacer cosas que son antipopulares, por ejemplo fiscalizar a la clase política, la clase dirigente, fiscalizar el poder”.

2. ¿Cómo está hoy ese 'deber ser' frente la realidad, a lo que se está haciendo?

Mildreth Zapata Rodríguez: “En las regionales el tema es complejo, muchas situaciones terminan afectando ese deber ser. Sólo quien está en provincia sabe que los malos sueldos, sumados a las intimidaciones y a todas aquellas situaciones que complican el desarrollo de una correcta labor, generan que muchos terminen por cumplir con sus tareas a medias; sin embargo, existen muchos colegas que tienen el coraje de seguir luchando por lo que debe ser nuestra profesión”.

Alberto Salcedo Ramos: "Yo siento que los medios se han vuelto más incluyentes y los periodistas más soberbios. Los medios ahora tienen en cuenta las voces de los ciudadanos, que antes ignoraban. Y muchos periodistas, como ahora son sueños de amplias audiencias debido a su impacto en las redes sociales, tienden a ser soberbios".

Ana María Ferrer. “El deber ser es hacer periodismo con mucha responsabilidad y seriedad. Lo que tenemos en las manos no es una tarea fácil porque igual somos personas de carne y hueso, que tenemos sentimientos y a veces, en la difícil tarea de informar, nuestros sentimientos juegan un papel importante y uno puede sesgarse. El deber ser no es fácil, es informar con todo el equilibrio posible; ya no se puede hablar de objetividad ni subjetividad sino de equilibrio informativo, entonces nuestro deber ser hoy está bastante desfigurado porque hemos olvidado hacer el periodismo con responsabilidad, creo que hoy el periodismo está pasando una línea que no debió pasar, más hacia juzgar, tomar partido, dejarse comprar la conciencia; entonces creo que el deber ser esta desfigurado y debemos repensarnos como periodistas, hacer un pare, reflexionar y analizar qué es lo que estamos haciendo”.

Sergio López Gómez: “Preocupa. Vivimos la revolución de la tecnología, madre de las redes sociales, una corriente que ha engendrado ‘periodistas’ sin formación y sin visión responsable. Tal proliferación, alimentada por las mismas empresas informativas, ha desencadenado una contienda de criterios que transitan por el sendero contrario del ejercicio serio del periodismo. Hoy se manipulan situaciones, se persiguen fines particulares y el propósito de generar conciencia ha tomado caminos equivocados… No obstante, aún podemos salvar al periodismo”.

Paola Benjumea: “El deber ser del periodista hoy está afectado por la censura, los intereses económicos y políticos de los medios y la falta de valores éticos”.

Limedes Molina Urrego: Yo siento que estamos en una crisis. Los periodistas estamos acomodados al poder, a las circunstancias, diciendo que nos toca sobrevivir, entonces por eso nos toca acomodarnos, dejar pasar cosas, nos hacernos los de la vista gorda; estamos siendo irresponsables, estamos mintiendo, diciendo verdades a medias, que es peor que mentir. La mayoría de los periodistas yo diría que están en eso”.

3. ¿Cómo percibes las condiciones para informar hoy?

Mildreth Zapata Rodríguez: “En este tema de las condiciones, yo tengo una visión clara con todo aquello que ofrecen las nuevas narrativas digitales, esa accesibilidad a redes sociales ha permitido que los periodistas hoy encuentren ventanas distintas para desarrollar el ejercicio de su información y eso es valioso porque la gente ahora puede ejercer un periodismo independiente, puede crear sus propias empresas y puede seguir contando las historias que quiere contar. Es difícil intentar hacerlo, pero pienso que por ese lado existen unas posibilidades valiosas; sin embargo, es lamentable que se sigan presentando situaciones que siguen intimidando o influyendo de alguna manera para sesgar la labor que debe cumplir un comunicador”.

Ana María Ferrer. “Y creo que las condiciones en las que estamos hoy para hacer periodismo son mejores, por lo menos a las que teníamos hace veinte años, cuando yo comencé a ejercer mi carrera. Son mejores porque hoy todo es más visible. Antes a un periodista lo amenazaban y eso no se conocía ni se sabía por qué; hoy las redes son tan grandes que cualquier cosa que le pase a un periodista es más fácil de saber, eso como primero. Segundo, las condiciones hoy permiten acceder a más información, antes no era tan fácil, era más con base de la filtración; hoy uno puede acceder a bases de datos, uno tiene más herramientas y eso para mí es una ayuda, que haya las herramientas tecnológicas que tenemos al alcance de mano, es muy bueno. Creo que hoy se puede ejercer periodismo con más facilidad que antes, pero no queremos aprovechar esas oportunidades que nos da la legislación periodística o el país donde vivimos, a pesar que Colombia es un país donde la libertad de expresión es una de las más afectadas en Latinoamérica, pero creo que las condiciones son mejores hoy”.

Sergio López Gómez: “Cada vez hay mayores presiones en el ejercicio informativo. Por un lado, la inmediatez, que va acompañada siempre del villano síndrome de la chiva, hace que el periodista incurra en imprecisiones. Los afanes del éxito y la popularidad desvirtúan la ética y la responsabilidad de quien informa. Prima la imagen sobre el ejercicio noble de informar. Las empresas, los políticos y hasta los delincuentes compran conciencias y anulan informaciones”.

Paola Benjumea: “El periodista en Colombia, sobretodo el que trabaja en región, lo hace en unas condiciones difíciles, debido a los bajos salarios. Por lo general son objeto de amenazas o censura de las fuentes y hay poca independencia”.

Limedes Molina Urrego: “Informar hoy es fácil porque  a través de las redes sociales se informa. Ya tú no necesitas un medio para informar, informar en el sentido estricto de la palabra es sencillo: Es tomar información y darla a conocer y punto. Por eso es que el periodismo tiene nuevos retos y es ir más allá de simplemente informar; entonces hay condiciones para informar, no necesariamente tienen que tener acceso a un medio de comunicación poderoso para ello, porque las tecnologías y las redes sociales en especial, el internet ha puesto a todo el mundo a informar, incluso a quienes en sí no son periodistas ni por oficio ni por profesión”.

4. ¿Por qué en la gran mayoría de medios prevalece la información asociada a desastres, corrupción y violencia?

Mildreth Zapata Rodríguez: “Son hechos que siguen registrándose y que el periodista no puede ser indiferente frente a ellos; mientras esas situaciones ocurran deben seguir siendo contadas, es una necesidad que la sociedad esté informada sobre esos desastres que ocurren, esas situaciones violentas que nos afectan. Es cierto, los índices que corrupción en nuestro país son enormes, pero también existe un morbo grande del ciudadano: Critican al periodista, pero resulta que el ciudadano tiene una doble moral, dice que no le parece por ejemplo ver las publicación de situaciones amarillistas en los medios de comunicación, pero resulta que esos medios de comunicación, algunos que manejan esa tendencia periodística, son arrolladores en el tema de las ventas; ¿cómo explicas eso? Esa es la respuesta del ciudadano que se interesa de una manera morbosa por el registro de esas situaciones violentas”.

Alberto Salcedo Ramos: "Cuando todo es perfecto uno no quiere hacer reporterismo sino ponerse a jugar bingo o ludo. La razón de ser del periodismo es mostrar los problemas de las sociedades. Eso no quiere decir que no exista también el deber de ayudar a reconocernos en lo bueno que tenemos. Pero insisto: un periodismo sin denuncia se deslegitima".

Ana María Ferrer. “El tema de las audiencias y porqué vende más el dolor, la violencia, la sangre, es un tema bastante discutible. Infortunadamente en las notas positivas tienen muy baja lecturabilidad y si nos ponemos a ver el negocio como tal, la información es un negocio, y si no hay pauta, si no hay lectores; no hay medio, no hay empresa y no hay trabajo para los periodistas. Entonces nos dejamos llevar por el ritmo que nos pone la misma audiencia y creo que ha sido un error porque la audiencia generalmente termina leyendo o escuchando o viendo lo que nosotros le ponemos, entonces creo que las audiencias nos han envuelto y nosotros nos hemos dejado envolver en ese mundo loco del dolor la violencia, mostrar la imagen fuerte, mostrar la realidad, aunque es válido hacerlo, pero uno también puede influir en que las cosas buenas también se conozca, las cosas positivas que pasan en una comunidad sean visibles”.

Sergio López Gómez: “Sencillo, los códigos de ética reposan en viejos baúles. Mientras tanto, la información que a diario se despacha no descansa en la verdad, sino que está soportada en el impacto que pueda causar ante la audiencia y los dividendos económicos que pueda generar. El amarillismo y/o el sensacionalismo son un buen negocio”.

Paola Benjumea: “Considero que la información que prevalece en los medios está asociada a los desastres, la violencia y la corrupción porque hacen parte de la  agenda diaria, porque eso ocurre a diario en el país. Pero hay otro componente, el manejo sensacionalista que algunos medios le dan a esos temas para alimentar el morbo de la audiencia”.

Limedes Molina Urrego: “Prevalece porque somos un país de morbo. Nos encanta el morbo. Yo no sé quién comenzó primero a hacer el daño, si el que informaba pretendiendo decir que eso era lo que la gente consumía o la gente empezó a exigir ese tipo de información; lo cierto es que hoy lo que más se le está dando a la gente es la noticia negativa, el desastre, lo judicial, en fin, yo pienso que un día de estos debemos empezar a sacrificar audiencia para comenzar a formar al consumidor de los medios, a la opinión publica, darle la prevalencia a la información diferente a esa a la que te refieres, para crear una cosa que es fundamental: Imaginarios diferentes; para redundar en una mejor sociedad, es lo que, a la postre, como yo concibo el deber ser del periodismo”.

5. En el ejercicio del periodismo hoy, ¿Qué debe erradicarse, qué debe mantenerse, qué debe incluirse?

Mildreth Zapata Rodríguez: “Pienso que deben erradicarse esas malas prácticas periodísticas. Los periodistas –algunos- tienen que dejar de lado esas situaciones en las que responden el cubrimiento de la información, por la pauta publicitaria; sin embargo, los medios de comunicación también deben erradicar esos malos salarios con los que responden al ejercicio laboral de personas comprometidas en las distintas empresas informativas; eso debería modificarse. Debería incluirse, sin duda, mayores informaciones que den cuenta de lo que está ocurriendo con la ciudadanía, de temas que interesan al ciudadano, de temas que verdaderamente permitan el desarrollo de la sociedad; hay hechos que merecen ser registrados y que el periodista debe definitivamente construir una agenda que permita que estos se registren. Y también debe incluirse un mayor proceso de formación, porque los periodistas necesitamos tener un conocimiento amplio, una riqueza intelectual y esa se construye a través de procesos formativos. Es importante que los periodistas no abandonemos la academia; siempre estemos de la mano con ella porque la sociedad siempre necesita personas mejor formadas”.

Alberto Salcedo Ramos: "Debe erradicarse esa práctica horrible de estar en la redacción esperando que el funcionario mande el boletín de prensa para publicárselo sin inmutarse. Quien hace eso no es periodista sino parásito. Deben incluirse reportajes de fondo sobre personajes que tienen impacto positivo en sus comunidades"

Ana María Ferrer “Para ejercer periodismo, lo primero que hay que erradicar es el periodismo de estómago, que se deja comprar por cinco pesos, que cree que la verdad se puede decir dependiendo de la plata que pongan sobre la mesa; esas malas prácticas se deben erradicar del periodismo. De deben mantener la pasión, la convicción; el periodista es un ser humano que para poder informar debe tener esa convicción, debe sentirlo, salirle del corazón, debe amar su profesión. Más que incluir, creo que se debe rescatar la ética. A mí no me dejaría dormir saber que publique una noticia porque algún funcionario, algún político, algún narcotraficante, alguna persona mala me pagó para que la publicara; entonces creo que la ética debe rescatarse, que uno tenga una conciencia que lo pellizque si está haciendo las cosas mal. Hoy los periodistas jóvenes que están saliendo de las universidades, parece que la ética ni siquiera se las mencionaron en las universidades. Eso debe ser una buena cruzada por el periodismo: La ética periodística”.

Sergio López Gómez: “El negocio debe ser sepultado. El amor y la pasión por el periodismo nunca deben extinguirse. La remuneración justa a un oficio tan hermoso debe ser una obligación”.

Paola Benjumea: 5. “Creo que para que haya un mejor periodismo en Colombia se deben mejorar los salarios - el periodista debe tener un sueldo justo y no vender pauta publicitaria porque eso genera una relación comercial con la fuente en ocasiones influye en el manejo de la información-, los periodistas deben tener mayor preparación académica, debe hacerse más investigación, existir independencia entre el periodista y la fuente y se debe erradicar la censura y autocensura”.

Limedes Molina Urrego: “Se debe erradicar el exceso de subjetividad; todos tenemos algo de subjetividad, pero estamos demasiado subjetivos. Se debe erradicar ese miedo que tiene el periodista a entender que una cosa es la pauta y otra cosa la información, la noticia, la independencia; se debe erradicar esas malas condiciones laborales, eso es fundamental para que el periodista tenga más independencia. Mantener tal vez la verraquera que tiene algunos para atreverse a decir las cosas; eso es bueno. A mí me gusta la gente atrevida, que se atreva a mantenerlo, a criticar, a cuestionar; la independencia por la que algunos medios que se han decidido, hablo de la parte empresarial, nacimiento de nuevos medios especialmente digitales. Eso debe mantenerse. Incluir: Yo diría que es rescatar un poco lo que es diferenciar entre un editorial, un análisis, un reportaje, una noticia; se están mezclando mucho los géneros. A mí en particular me preocupa que lo estemos haciendo; eso nos puede derivar en el nacimiento de monstruos, de unas especies deformes de nuevo periodismo. Hay que rescatar los géneros; a mí sí me gustaría, para saber en qué momento es que el periodista esta opinando y en qué momento está informando. Que ambas cosas, para mí, es válido que lo haga; ese cuento que el periodista no opina no estoy de acuerdo. El periodista es el que tiene más derecho a opinar, pero que se sepa cuando esta opinando y cuando está informando”.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya

Artículos relacionados

Pedro Claver Téllez: Hacen falta crónicas de ciudad
Pedro Claver Téllez: Hacen falta crónicas de ciudad
Su rostro se cubre de arrugas, sus cabellos blancos demuestran que el tiempo no pasa...
El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX
El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX
En medio de un periodismo partidista y panfletario, nace en la Santa Marta del siglo...
“Tengo la fortuna de ser medio nómada“: Pepe Morón
“Tengo la fortuna de ser medio nómada“: Pepe Morón
Reportero destacado en distintos medios de Valledupar, el periodista cesarense Pepe...
Los periodistas ya tienen su Agenda Verde
Los periodistas ya tienen su Agenda Verde
¿Y a usted qué lo hace feliz? Esa fue la pregunta escogida por la facilitadora para...
Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva
Nicho cultural, un punto de encuentro de la identidad colectiva
Un domingo de abril de 2013 estuvo al aire por primera vez. El reloj marcó las 10 en...
.::Documental - Orígenes del vallenato::.
.::Vallenato, del Valle de Upar para el mundo::.