Miércoles, 29 de mar de 2017
Valledupar, Colombia.

El colectivo La Carreta de la Universidad Popular del Cesar

Este es un espacio abierto para la creación, las genialidades, la danza, la producción y reproducción  de contenidos, en fin; es un lugar donde las escenas saltan de tabla en tabla, patentizando un arte con unos movimientos y un lenguaje que muchas veces trasciende las palabras. Este es el espacio de La Carreta, grupo de teatro de la Universidad Popular del Cesar, que nació hace 35 años para convertirse en verbo y predicado del arte escénico, en el botón para mostrar que sí es viable el teatro, cuando las ganas se juntan con el talento y las oportunidades.

“Hacer teatro, desde el punto de vista vocacional, es sólo que tengas ganas de hacerlo y un equipo de trabajo con cual hacerlo”, sintetiza Claudette Díaz, directora  del grupo La Carreta, quien desde el año 2014 está al frente tanto del grupo profesional de actores como del semillero que crece frondoso ensayo tras ensayo en el claustro estudiantil, a los que no sólo les inculcan la disciplina por el arte vocacional sino que también les van abriendo espacio en las obras, a medida que van evolucionando en sus aptitudes.

Pero hay un punto de vista más: el económico, pues para hacer teatro se requieren las herramientas como un lugar apropiado para ensayar, equipos de sonidos, luces, vestuario y medios para transportar a los actores, entre otras necesidades, que es a lo que se enfrentan quienes le apuestan a hacer teatro de forma independiente en Colombia, que a menudo se estrellan contra el muro de los faltantes y les toca empacar su inmenso talento en maletas y guardarlo para mostrárselo al público cuando haya la oportunidad.

“Resulta más sencillo cuando cuentas con una institución que puede respaldar las propuestas creativas al equipo de trabajo, que es lo que ocurre con el grupo de teatro La Carreta de la UPC”, expresa Claudette, al tiempo que destaca la gran labor que realizan en Valledupar iniciativas como Maderos Teatro, que “tienen que esforzarse más porque hay que conseguir recursos” y pondera el empuje y la decisión que han tenido para que la ciudad cuente con este espacio. “Ellos tienen una sala abierta en el centro de Valledupar y ahí están haciendo cosas”. Y eso es lo importante, subraya, que se están haciendo cosas.

Y cuando hay los medios, todo fluye. Por mencionar sólo un ejemplo, en sólo un certamen (el XVIII  Festival Regional de Teatro Universitario del Caribe, que se desarrolló en la ciudad de Montería, Córdoba), La Carreta obtuvo cuatro galardones: Mejor director, Mejor  escenografía, Mejor vestuario y Mejor maquillaje; esto, con la obra ‘Los ciegos’; obra con la que volvieron a ganar la Mejor escenografía y fueron nominados a Mejor Iluminación, en ámbito nacional, en el XVIII Festival Nacional de Teatro Universitario, realizado unos días después del regional.

Todos estos son reconocimientos al talento y dedicación de los actores que están, han pasado y llegarán a La Carreta, colectivo que a donde quiera que vaya, sea en territorio nacional o internacional, hace virar las miradas hacia sus actuaciones y arranca profusos aplausos. Está integrado por jóvenes estudiantes que aman el arte y que por ese amor se someten a las intensas jornadas de ensayos que deben sumarse a sus horas académicas para sacar adelante su carrera. Es por eso que practican cuatro días a la semana tres horas al día, en las instalaciones de la UPC.

Algunos han vivido también la experiencia de su directora, cuyos padres no aprobaban que se dedicaran a “un arte tan poco promisorio como ése”, por lo que ingresan a estudiar otras carreras, pero con su brújula señalando a las tablas. Cuando Claudette ingresó a la UPC lo hizo como estudiante de Comercio Internacional y ahí se vinculó al grupo, como actriz. Se graduó se su carrera y curso una maestría en Arte Dramático en la Universidad del Atlántico, para luego darle rienda suelta a lo que la apasiona y convertirse ella misma en ejemplo de constancia y disciplina para dar como resultado grandes conquistas propias y colectivas.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya 

Artículos relacionados

El show de Jota Pineda en Valledupar: entre genio y provocación
El show de Jota Pineda en Valledupar: entre genio y provocación
Plaza de la Gobernación de Valledupar. Una noche templada en un Caribe habitualmente...
El 5º Festival Internacional de Danza Tradicional vuelve a Valledupar
El 5º Festival Internacional de Danza Tradicional vuelve a Valledupar
El 23 de julio llegará a Valledupar un espectáculo de altísima calidad. El 5º Festival...
Llega a Valledupar “Le Plein Tubes”, un circo de talla internacional
Llega a Valledupar “Le Plein Tubes”, un circo de talla internacional
A partir de las 5 de la tarde del martes 13 de marzo, la Alianza Francesa presenta...
Los 150 años de Stanislavski
Los 150 años de Stanislavski
El 17 de enero del 2013 se cumplirán 150 años del natalicio del que, para muchos,...
Pochorito o el espectáculo de un ser emocional
Pochorito o el espectáculo de un ser emocional
Ver a Boris Serrano convertirse en Pochorito es un espectáculo único. De esos...
.::Por la memoria y futuro del teatro colombiano::.
.::La historia del teatro de Títeres::.