Viernes, 17 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Café Expresso / Foto: Samny Sarabia

Café Expresso’ es el resultado de un genuino deseo de ofrecer al mundo un producto musical y cultural versátil y de una amistad forjada en el respeto y la admiración mutua entre Iván López, Germán Villa y Tulio Mejía; músicos principales de esta banda de Valledupar que, por encima de las variadas influencias musicales de sus miembros, ha logrado una interesante sonoridad, y especialmente, han conseguido alimentar un afecto que les abona el terreno a la hora de componer sus canciones.

Hace tres años, Germán e Iván se dieron cita para imaginar la idea de una propuesta musical que lograra exteriorizar las vivencias personales de sus integrantes y hacerlas universales, que toda persona que escuchara sus letras se reconociera en ellas. Junto a ellos estuvo siempre Alberto Mario Blanco, músico cofundador, exintegrante del grupo y a quien Germán e Iván atribuyen el suceso de haberse conocido, de enrolarse en el mundo de la música y de ser el autor del nombre del grupo.

Si bien tienen claro su ruta y hasta donde quieren llegar con su música, no han dejado de trabajar en la búsqueda de una identidad, proponiendo un sonido cada vez más sólido y presentando una propuesta calificada que les permita estar de tú a tú con otras bandas de mayor trayectoria en la escena musical del Caribe. Juntos logran una fusión que refleja la preferencia por el rock and roll de Tulio, la predilección de Germán por la música clásica y el favoritismo de Iván por el rock y otros géneros musicales latinos.

No les interesa que se les inscriba en un género musical específico porque la propuesta de ‘Café Expresso Band’ posee una mixtura como pocas; se caracteriza por la variedad en sus composiciones, sus letras están dirigidas a la naturaleza, al amor, al desamor, a la esperanza y a la cotidianidad. Así mismo, recoge elementos de la música latina como la salsa y el bolero, de la folclórica como el vallenato o la música andina pero su esencia y tendencia está marcada por el rock.

‘El hierro y la tierra’, ‘Promesa en el viento’, ‘Cosas de la vida’, ‘Melodía sin fin’ y ‘Te amo pa qué’ son algunos de los títulos de las 15 canciones que han escrito y arreglado en colectivo; que demuestran claramente lo que están haciendo y al mismo tiempo vislumbran hasta dónde quieren expresarse con su café.  “Yo me veo influenciado en  mis composiciones por Tulio e Iván”, dice Germán. “Cuando escribo algo, traigo la idea, Iván no solo le hace el aporte melódico con la voz sino que Tulio le da otros aires con la guitarra. Lo mismo pasa con las canciones de Iván y las de Tulio”.

Lo que los mantiene unidos es esa afinidad evidente entre los tres, se comprenden musicalmente y de manera personal, más todavía. Es el equilibrio que los ha caracterizado, poseen algo en común musicalmente que no es un género pero sí una química que hace que lo que uno propone agrade a los otros. “Somos amigos, no un grupo que formamos por formarlo. Nos hemos conocido en el camino y hemos creado una afinidad que va más allá de lo musical”, añade Iván.  

De los tres solo Germán Villa es formado académicamente en música. Estando matriculado en la facultad de ingeniería de la Universidad de Antioquia se da cuenta que quiere incluir para siempre la música en su vida. Es maestro en música, violinista egresado de la Universidad de Pamplona. En su  trayecto musical son pocas las bandas a las que ha pertenecido pero muchas a las que ha  asesorado.

Siempre ha estado influenciado por los ritmos musicales originales de los Andes suramericanos. Sus estudios de música le ofrecieron una apreciación diferente de la música; fundamentalmente de la música autóctona colombiana. Por un largo tiempo se dedicó a estudiar el violín, el piano y la guitarra.

Por su parte, Iván López lleva más de 15 años en la música. Sus inicios se rememoran a finales de los años 90 cuando fue corista de la banda de rock vallenata ‘Cultura ciega’. Al tiempo, abandona Valledupar para trasladarse a Barranquilla a estudiar análisis y diseño de sistemas en la Universidad Autónoma del Caribe; integrándose por lapso de un año al grupo de rock del alma mater. A su regreso a Valledupar se reencuentra con Alberto Mario y se conoce con Germán para gestar a ‘Café Expresso’.

Si bien el acercamiento de Tulio Mejía a la música se propició gracias a un  apasionamiento por la ‘Nueva Ola’ del vallenato es en realidad el rock and roll y las notas que le roba a su guitarra su verdadera pasión. A los 11 años el ‘Gato Blues’ como es también conocido, era un fiel seguidor de representantes de este movimiento musical como Kalet Morales y Silvestre Dangond.

Es abogado de profesión, titulado en la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla. Viviendo en la capital atlanticense conoció “otra gente”, otras culturas y otras músicas que divergían de su amado vallenato; es así que llegan los ritmos estadounidenses a cautivarlo. Al terminar su carrera profesional, vuelve a Valledupar e inicia un proyecto temporal que mezclaba sonidos argentinos, colombianos y cubanos con unos músicos gauchos que llegaron a Valledupar. Por su habilidad en la interpretación de la guitarra llegó a ‘Café Expresso Band’ para ser el complemento de Germán e Iván.

Con  talento, disciplina y unos deseos enormes de entregar lo mejor al público que los ha escuchado y que poco a poco se ha ido enamorando de su proyecto musical, ‘Café Expresso’ prepara a paso lento pero seguro lo que será su primera producción discográfica que seguro reflejará lo que ellos son, excelentes músicos y los mejores amigos.

 

Samny Sarabia

@SarabiaSamny 

Artículos relacionados

Juergas de carnaval
Juergas de carnaval
  Eran las 6:43 de la mañana de aquel miércoles de febrero cuando Julio volvió a la...
Autenticidad vs Comercio: dilema histórico del vallenato
Autenticidad vs Comercio: dilema histórico del vallenato
Con una premiación superior a los 147 millones de pesos, el Festival de la Leyenda...
Hanz: “Antología tiene magia, tiene nostalgia, romanticismo y pureza”
Hanz: “Antología tiene magia, tiene nostalgia, romanticismo y pureza”
Con “Vallenato del alma”, Hanz y Dagger Almanza Villazón irrumpieron en la escena...
“Emiliano y Poncho musicalizaron mi infancia”: Jorge Celedón
“Emiliano y Poncho musicalizaron mi infancia”: Jorge Celedón
Las añoranzas se remontan al día en que un niño le dice a su mamá que en la puerta...
Edilberto ‘Beto’ Daza, gran homenajeado del Festival Tierra de Compositores de Patillal
Edilberto ‘Beto’ Daza, gran homenajeado del Festival Tierra de Compositores de Patillal
Del 23 al 25 de diciembre se llevará a cabo en Patillal, corregimiento de...
.::Historia de la independencia de Cartagena, el 11 de Noviembre de 1811::.
.::Documental - Murallas y fortificaciones de Cartagena::.