Sábado, 18 de nov de 2017
Valledupar, Colombia.

Sindo Garay (en el centro) / Foto: Encaribe.org

El bolero “Tristezas” de  José “Pepe” Sánchez (1856-1918), guitarrista y compositor autodidacta y pionero en crear joyas musicales de virtuosa confección rítmica y estructura, también considerado el padre de la canción trovadoresca cubana, es oficialmente el primer bolero de la historia seleccionado para ser presentado como un estilo de canción que tendría escuela mundial.

Otros piensan que tal honor debería atribuirse a “Quiéreme mucho”  de Gonzalo Roig (1890–1957), quien tuvo su primer centenario en el pasado 2011, glamurosamente acogido internacionalmente en la versión del tenor italiano Tito Schipa (1889–1965), quien había recorrido los principales escenarios de América y Europa, según Ma. Teresa Linares en: “La música y el pueblo” (1974).

Cuando se quiere de veras / como te quiero yo a ti

es imposible mi cielo / tan  separados vivir”.

El maestro Pepe Sánchez es casi superado por su pupilo Sindo Garay (1867–1968), con quien se inició en Santiago de Cuba, compartiendo serenatas. Fue el laureado compositor que, a los diez años, creó “Quiéreme trigueña”, y grandes éxitos como “La tarde y Retorna”, entre otras.

Garay es reconocido como elcultor de la subdominante menor en acorde de guitarra, -en famoso dúo con su hijo Guarionex-, instrumento aglutinante de diversas expresiones en sus factores  culturales, socioeconómicos e históricos que generan el proceso creativo y su acompañamiento  armónico o rítmico armónico en nuestro ámbito hispanoamericano.  

“La Tarde”, música de S. Garay, letra de Nervo y Rodríguez. Tono Menor

La luz  en tus ojos arde,  /  si los abres amanece  

cuando los cierres parece  / que va muriendo la tarde.

“Retorna”, Sindo Garay

Retorna, vida mía, que te espero /  con una irresistible  sed  de amor,

vuelve pronto a calmarme que me muero  /  si presto no mitigas mi dolor

A conmover tu corazón no alcanzo. /  ¿Cómo puedo  vivir  lejos de ti?

Tan sólo me sostiene  la  esperanza,  /  porque ella vive eternamente en mí.

Después de estos inicios de la trova tradicional en Cuba, fueron evolucionando cuartetos agrupados en peñas musicales con afinidades estéticas. Hacían sus presentaciones en sitios populares como el Callejón de Rubalcaba, San Nicolás y Antón Recio, el barrio Jesús María, la calle Marina y San Lázaro en la Habana, y en la ciudad de Sancti Spiritus.

Tales agrupaciones eran integradas por Alberto Villalón (1882–1955), autor de Boda negra”; Manuel Corona (1880–1950), y sus bellas creaciones “Longina, Mercedes, Santa   Cecilia y La Habanera”;   Rosendo Ruiz Sánchez (1885–1974), y sus famosas “Violeta y La chancha”. Otros cuartetosboleristas consagrados han sido los deOscar Hernández, autor de “Ella y yo, La rosa roja”; el inmenso Miguel Matamoros, con“Dulce embeleso, Olvido y Juramento”.

El bolero se acercó a la música bailable con la existencia de estas populares agrupaciones, pues de ser ejecutada a una sola voz, se alcanza el sentido de grupo o conjunto de voces y guitarras, a la cual se le fue adicionando la percusión y la incorporación de las claves, marcando al principio el continuo del “cinquillo”, con lo cual se abría camino el bolero para conformar sus distintas modalidades dentro de los otros géneros de la música popular. 

“Mercedes”, de Manuel Corona

Mercedes la que mi alma  /  consuela sin cesar  /   que siempre me ha querido

con  férvida pasión,  /  que sólo por mí vive,  /   que siempre  me  querrá

con  todo lo que siente  /  su amante  corazón.  / Po ella  canto y lloro /  por ella siento amor,

por ti, Mercedes  querida  /  que extingues mi dolor  / no me desprecies nunca

pedazo de mi vida  / para vivir tranquilo / queriéndonos los dos.

 

Jairo Tapia Tietjen

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

WikiLetras
Jairo Tapia Tietjen

Codazzi, Cesar (1950). Bachiller Colegio Nacional A. Codazzi, 1970. Licenciado en Filología Española e Idiomas, UPTC, Tunja, 1976; Docente en Colegio Nacional Loperena, 1977-2012. Catedrático Literatura e Idiomas, UPC, Valledupar, 1977-2013. Director Revista 'Integración', Aprocoda-Codazzi, 1983-2014; columnista: Diario del Caribe, Barranquilla, El Tiempo, Bogotá, El Universal, Cartagena, El Pilón, Vanguardia Valledupar: 1968-2012. Tel: 095 5736623, Clle. 6C N° 19B 119, Los Músicos, Valledupar- Cesar.

[Leer columna]

Artículos relacionados

Eudis muestra su talento con el acordeón y la piqueria
Eudis muestra su talento con el acordeón y la piqueria
El niño Eudis Javid Almendrales Torres comienza a saborear las mieles del triunfo de...
El poder de una corona
El poder de una corona
No es una corona cualquiera. Sentada en un cojín acolchado rojo, y encerrada en una...
Los recuerdos de Juancho, ‘Maño’ y Eudes nunca han muerto
Los recuerdos de Juancho, ‘Maño’ y Eudes nunca han muerto
El 28 Festival de la Leyenda Vallenata en el año 1995 fue en homenaje a Juancho...
Diáspora y génesis afrocaribeñas: el merengue dominicano
Diáspora y génesis afrocaribeñas: el merengue dominicano
Es la época dorada de la habanera en el estilo llamado Upa y la Calenda Antillana...
Breve recorrido por la poética del canto vallenato
Breve recorrido por la poética del canto vallenato
“El soporte universal del canto vallenato es la riqueza de su poesía popular”, decía...
.::La Parranda Vallenata: un rito de amistad::.
.::La arepa de queso: una delicia vallenata::.