Miércoles, 16 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

En “La llegada”, Louise Brooks (Amy Adams) interpreta el papel de una reputada experta en lingüística que debe afrontar la trágica pérdida de su hija. Tocada por el abatimiento, asiste asombrada a la llegada de 12 naves alienígenas que se sitúan en diversos puntos del planeta. Su conocimiento será fundamental para conocer las intenciones de los desconocidos y determinar un plan de acción.

A medio camino entre el cine de encuentros con extraterrestres (como “Señales”) y un drama psicológico, entre la fantasía y el mesianismo, “La llegada” (Arrival) se erige como una propuesta interesante y llena de carácter.

Basada en el relato “Story of Your Life” de Ted Chiang, “La llegada” se hace fuerte en su optimista y argumentada defensa del valor del lenguaje como arma pacifista. Rompiendo con la idea de que los alienígenas hablarán nuestra lengua –una noción ampliamente explotada por la ciencia ficción–, la película consigue hacer de las trabas para la comunicación su eficaz leit motif narrativo.

No solo importa el “contacto” con los aliens, sino también el utópico entendimiento entre las naciones del mundo, y por último, y sobre todo, el vínculo entre una madre (Amy Adams) y su hija fallecida. Como en gran parte de la ciencia ficción, “La llegada” aspira a ir muy lejos para entendernos a nosotros mismos, y en este caso el instrumento para ese “viaje” es el lenguaje. En cierto modo, la lingüística juega en “La llegada” el rol que las teorías cuánticas y la relatividad tenían en “Interstellar” de Christopher Nolan. Y en ambos casos, el rigor científico funciona mejor que el desbordamiento emotivo, aunque ambos son igualmente relevantes para la confección de los trascendentales argumentos de ambas películas.

Si “La llegada” consigue emocionar al espectador es gracias al excelente trabajo de una Amy Adams sobresaliente en su papel de científica que busca su camino en el ojo de un huracán emocional y existencial. Adams pertenece a la estirpe de las actrices-oxímoron: intérpretes de quebradiza dureza, actrices aferradas a un coraje que solo parece posible desde la más absoluta fragilidad.

Impecable en su vertiente audiovisual, “La llegada” deja en la memoria del espectador algunos destellos kubrickianos: una mujer caminando por el pasillo circular de un hospital, o una estancia de color blanco como apoteosis de un misterio de calado filosófico (imposible no pensar en “2001: Una odisea del espacio”).

La única debilidad de este largometraje es quizás su cierto exceso de solemnidad y de tono emocional/trascendental, que recuerda la grandilocuencia del final de “Señales”. Un estreno recomendado.

 

Natalia Fernández

 

Artículos relacionados

Que viva la música: siguiendo las huellas de Andrés Caicedo
Que viva la música: siguiendo las huellas de Andrés Caicedo
¡Que viva la música! es uno de los estrenos colombianos más esperados del presente...
Roa: el crimen que cambió la historia
Roa: el crimen que cambió la historia
O “los perdedores también escriben la historia”; igual da, de todas maneras y por...
Las ‘Niñas de Uchituu’ y su divergente universo entre el mar y el desierto
Las ‘Niñas de Uchituu’ y su divergente universo entre el mar y el desierto
De donde son ellas, el sol se apresura a salir en las mañanas para instalarse...
Cuando una crítica de cine salpica a la ministra de cultura
Cuando una crítica de cine salpica a la ministra de cultura
No es un título engañoso, y mucho menos una exageración. El cine puede ser tema de...
La red invisible: el todo-en-uno del cine Hollywoodiano
La red invisible: el todo-en-uno del cine Hollywoodiano
Cloud Atlas: La red invisible es varias películas a la vez; ninguna demasiado buena,...
.::La exposición "Leo Matiz" en México::.
.::El muralista de la lente en México - Gia Todaro::.