Jueves, 21 de sep de 2017
Valledupar, Colombia.

Anibal "Sensación" Velásquez

 

Terminó el Festival de la Leyenda Vallenata, pero los acordeones siguen sonando tan intensamente como siempre lo hacen en Valledupar, nombrada como ‘capital mundial del vallenato’. Sólo 25 días después de clausurado el certamen, se abre el telón de uno nuevo, esta vez en honor a Aníbal Velásquez, apodado como ‘el mago del acordeón’, pese a que nunca fue rey del festival, porque el año en que estaba a punto, lo declararon fuera de concurso.

Aníbal Velásquez Hurtado será el homenajeado del Sexto Encuentro de Investigadores de Música Vallenata, que tendrá lugar entre el 25 y el 27 de mayo, bajo la organización del Grupo de Investigación de la universidad Popular del Cesar ‘La Piedra en el Zapato’ y que convoca a los más destacados estudiosos de esta manifestación cultural e el país, para que se reúnan a disertar sobre la misma y en torno al homenajeado.

Será entonces la ocasión para conocer detalles de la vida y obra del rey de la guaracha, durante más de medio siglo de vida artística, tiempo en el cual ha entregado a la humanidad un legado musical que es referente obligado en las discotecas, protagonista de temas como ‘Alicia la flaca’, ‘La brujita’, ‘El perro zapato blanco’, ‘La negra Celina’, ‘Guaracha en España’, ‘El perro de Juana’, ‘El ají picante’, ‘Hace tiempo’, ‘Caracoles de colores’, ‘La vieja cachiporra’ y ‘Faltan 5 pa’ las 12’, que es el himno del fin de año.

‘El rey de la guaracha’, ‘El bárbaro del acordeón’,  ‘Sensación Velásquez’, ‘El mago del acordeón’; son muchos los apodos que su talento le ha regalado a este hombre, nacido en Barranquilla, en la primera mitad del siglo pasado (03 de junio de 1936) y que siendo aún muy joven fundó la agrupación ‘Los Vallenatos del Magdalena’ con Carlos y Robertico Román; tras la muerte de Robertico, creó su propia agrupación en compañía de sus hermanos Juan y José, y empezó a diseminarse su fama como acordeonero, cantante y compositor; pues interpreta otros instrumentos como la violina.

En Valledupar tuvo un bar, el bar ‘Villa Luz’. Ahí amenizaba las noches con su conjunto de acordeón, hasta un día que llegó un empresario, propietario de una cadena de teatros en Venezuela y lo contrató para que se fuera a tocar antes de las funciones de cine. Debió viajar solo, sin su conjunto, entonces allá le tocó enseñar su swing a los músicos venezolanos. Y fueron 18 años radicado en Venezuela, imponiendo su estilo guarachero por doquier.

Este Encuentro Nacional de Investigadores será la ocasión para ahondar en estos episodios, para conocer detalles de la primera grabación con acordeón de una obra de Rafael Escalona, de la cual fue responsable Aníbal Velásquez: ‘La casa en el aire’, “Mi primera incursión en el disco fue antes de la década del 50. Hicimos una agrupación que se denominó ‘Los Vallenatos del Magdalena’, con Robertico y Carlos Román, mi hermano Juan y yo. Comenzamos a grabar puro vallenato. Fui el primer acordeonista que le grabó a Rafael Escalona. Le grabé ‘La casa en el aire’. Esa es la grabación original de ese tema”, relató Velásquez alguna vez.

Grabo obras de otros grandes como Andrés Landero, ‘vallenato vallenato’, hasta un día que estaba ensayando en el patio de su casa y su hermano José estaba tocando algo en la caja, con golpes muy rápidos, mucho más que como se hacía con el vallenato; Aníbal agarró su acordeón y empezó a acompañar esos sonidos y el resultado fue un vallenato con tendencias a la guaracha o ‘vallenato guaracheao’. “A partir de ahí, quedé con mi propio estilo. Por supuesto, a mí me gustaba era la música de la Sonora Matancera, pero conocía a fondo la música nuestra de acordeón, lo que hice fue tomar un poco de los dos formatos y crear algo diferente para el bailador”.

Su música es el más grande testimonio de su talento y versatilidad; los discos grabados en muchas disqueras también dan cuenta de sus éxitos y de la acogida que su obra sigue teniendo en el mundo. Todos estos son detalles que podrán conocerse a profundidad en este espacio académico organizado por La Piedra en el Zapato, donde posiblemente se conocerá la cifra exacta de hijos que tuvo este músico integral, pues según algunos supera los 70, otros hablan de 56 y él un día contabilizo 48; entre esos hijos está el cantante Nelson Velásquez.

 

María Ruth Mosquera

@Sherowiya 

Artículos relacionados

Jimi Hendrix, sus últimos discos y su muerte
Jimi Hendrix, sus últimos discos y su muerte
A consecuencia de la actuación en el Festival de Monterrey y la grabación de un...
Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado
Pablo Flórez: la voz cantante del porro cantado
El porro fue —en los años 50— el primer ritmo costeño al que se le concedió permiso de...
Lucy Vidal y el talento de un corazón vallenato
Lucy Vidal y el talento de un corazón vallenato
En el estrado la llaman Doctora Vidal, pero en el escenario su nombre es Lucy Vidal:...
Comienza Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata
Comienza Abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata
Comienza abril, el mes del Festival de la Leyenda Vallenata y de inmediato aparece el...
Relato de dos cazadores mudados en ambientalistas y poetas cantores
Relato de dos cazadores mudados en ambientalistas y poetas cantores
Sus predilectas eran las perdices. Le encantaba comerlas fritas con patacones, yuca...
.::Patrimonio cultural - Crónicas del Caribe::.
.::Documental - ¿De quién es la salsa?::.