Jueves, 20 de jul de 2017
Valledupar, Colombia.

Lucho Herrera en la Vuelta España de 1987

 

Al igual que el café, el ciclismo es un elemento que representa a Colombia en el mundo. De hecho, el ciclismo se ha ganado un espacio en la memoria histórica, primero porque contribuye al reconocimiento del país fuera de sus fronteras pero también porque nutre el orgullo y el sueño de éxito de muchos ciudadanos.

Uno de los acontecimientos que permitieron que Colombia destacara en ese deporte es la victoria de Luis Alberto Herrera, “El divino hijo de la montaña”,el 15 de mayo de 1987 en la Vuelta España, evento que también promovió una imagen de los colombianos como los mejores escaladores del mundo.

Treinta años después, y con las victorias de otros grandes ciclistas colombianos como Nairo Quintana o Fernando Gaviria, no se olvida el logro de Lucho Herrera. Este héroe nacional de familia humilde, originaria de Fusagasugá, sigue siendo un modelo para muchos deportistas que desean “crecer” sobre la bicicleta.  

¿Pero cómo recordar a Lucho Herrera? Un escalador incansable, quizás. Uno de los deportistas más reconocidos de la historia del país, mejor todavía. O simplemente como el transmisor de las mejores emociones.

Nacido en 1961, Luis Alberto Herrera recibió su primera bicicleta de parte de su madre como solución a un problema cotidiano: Lucho trabajaba de jardinero al mismo tiempo que estudiaba en la secundaria y la bicicleta fue una forma de conciliar ambas cosas.

Rápidamente, Lucho Herrera descubrió su gusto por el ciclismo, deporte en el que fue adentrándose paulatinamente. Alcanzó sus primeros logros como escalador participando en circuitos locales y regionales que lo llevaron a formar parte de equipos oficiales.

Dio sus primeros pasos en 1980 en la XIII edición de la Vuelta Juventud de Colombia, ocupando la quinta casilla, a 2 minutos y 27 segundos del campeón Martín Ramírez, pero también ganando algunos puertos de montaña y triunfando en la clasificación final de los premios de montaña.

En 1981 compitió por primera vez en la memorable Vuelta a Colombia, donde ocupó el puesto número 16 a 46 minutos y 35 segundos del ganador Fabio Parra. De ahí en adelante se escribiría una historia de grandes victorias. A lo largo de la década de los ochenta, Herrera volvió a concursar en esta prueba de la cual salió victorioso en numerosas ocasiones.

La gloria obtenida a nivel nacional lo llevó a conquistar la fama de escalador inigualable y a participar en varias competencias europeas, entre las que se destacan el Tour de Francia de 1985 (la camiseta con la que compitió se conserva en el Museo Nacional) y la Vuelta a España celebrada el 15 de mayo de 1987 en la que resultó campeón, alcanzando así uno de los máximos galardones existentes en el mundo del deporte.  

 

PanoramaCultural.com.co 

 

Artículos relacionados

Duele mirar desnudos los rostros del conflicto
Duele mirar desnudos los rostros del conflicto
  Duele encontrarlos ahí, sin maquillaje, con su expresión intacta, dando cuenta de...
Recuerdos de un colegio legendario
Recuerdos de un colegio legendario
En su discurso realizado el pasado miércoles 26 de septiembre durante el acto...
Colombia dividida y en la incertidumbre
Colombia dividida y en la incertidumbre
Independientemente del resultado obtenido en el plebiscito por la paz convocado por...
La primera reunión de ONU Mujeres para América Latina
La primera reunión de ONU Mujeres para América Latina
La primera reunión del grupo de asesores de ONU mujeres en la región del Caribe y...
Natalia Gnecco: “El talento de nuestros colegas latinos es increíble"
Natalia Gnecco: “El talento de nuestros colegas latinos es increíble"
A finales del 2006 llegó a Montreal la periodista colombiana Natalia Gnecco, en esta...
.::La historia del 20 de julio::.
.::Gabriel García Márquez: Literatura y memoria::.