Lunes, 21 de ago de 2017
Valledupar, Colombia.

 

Hace muchos años, primero, desde los bancos del bachillerato en el histórico Colegio Nacional Pinillos dé Mompós, y después, desde los celebérrimos claustros de la prestigiosa Universidad Pedagógica de Tunja, Cien años de soledad, la monumental obra del escritor Gabriel García Márquez, el hijo del telegrafista sinceano que trabajó en Aracataca, ha sido mi singular libro de cabecera y el que más me ha acompañado en toda mi larga trayectoria como profesor de Literatura y Lengua Castellana en el Instituto Simón Araújo y en otras instituciones educativas de Sincelejo.

Por esa época, en que la Literatura Colombiana permanecía estancada, desde la aparición de la Vorágine en 1924, la impactante novela se encontraba en los albores de su publicación y desde ya contaba con la ferviente acogida del público y con el beneplácito de la crítica literaria, que no dudó un instante en catalogarla como una verdadera obra maestra, un maravilloso prodigio del ingenio humano y una de les creaciones literarias más trascendentales logradas por la mágica pluma de un portentoso escritor.

Así como sucedió  en los amaneceres del siglo XVII -hace más de cuatrocientos años-  cuando el infeliz y desventurado “Manco de Lepanto” sorprendió al mundo entero con la primera edición de su inmortal novela El Quijote de la Mancha, hoy,  transcurrido medio siglo desde su célebre nacimiento en 1967, “la extraordinaria epopeya macondiana” abrió jubilosamente las puertas del tercer milenio para erigirse como la obra cumbre de la narrativa contemporánea, orgullo de las letras colombianas y  gloria del Parnaso Universal.

Con la sorprendente publicación de Cien años de soledad, García Márquez conquista el trono de ser reconocido mundialmente por su formidable tarea creadora,  y con su exquisito estilo narrativo marca un nuevo punto de partida dentro del género novelístico que lo llevó a conquistar los premios más importantes ofrecidos en el campo literario. Gabito, actualmente es leído por millones de personas en diferentes idiomas y viene ejerciendo una influencia superlativa en la literatura de los últimos tiempos.

Jamás pensaron los ilustres habitantes de la Península Ibérica, y mucho menos el insigne escritor alcalaíno, el talentoso creador de la novela moderna -según el concepto de los grandes críticos literarios- el hidalgo manchego prisionero de Argel, que sería un escritor tercermundista y concretamente un hijo del Caribe colombiano, el que osaría disputarle el pináculo de la fama, sucederlo en el trono de la gloria -vivida durante cuatro siglos- y superarlo en genio y en talento con la creación de una obra fabulosa y perdurable que constituye la nueva biblia de la humanidad y se lee con marcado entusiasmo en todos los rincones del universo. Y  aunque Cien años de soledad es menos extensa que la novela de Cervantes, es más abundante en el lenguaje y más compleja en las acciones y en los personajes que la protagonizan.  

Tiene veinte capítulos sin numerar, en los cuales los diez primeros narran una historia y los diez segundos la vuelven a narrar en forma invertida. Su estructura circular abre y cierra el proceso discursivo para mostrar la existencia doble del mundo imaginado, de manera que mito e historia se superponen, se confunden y disuelven, permitiendo que la visión estética del autor se imponga sobre cualquier otra condición narrativa.

Por eso, dentro de la evolución literaria del universo, la providencial aparición de Cien años de soledad constituye el acontecimiento más trascendental de la época moderna. La capacidad creadora del autor en la arquitectura de nuevas concepciones temáticas y narrativas, superan, indudablemente, las desgastadas formas tradicionales de los diferentes movimientos literarios. El innovador “realismo mágico” o “real maravilloso” es tratado con verdadera maestría por García Márquez, que con su formidable talento descriptivo-narrativo, le infunde más fuerza y energía a la escena novelística.

Por esta razón, desde 1967, dejamos de pasearnos por los innumerables capítulos del Quijote de la Mancha, y hemos venido abriendo las páginas de Cien años de soledad, para deleitarnos con la exuberancia de su léxico, la inteligencia de sus personajes y la grandeza de sus acciones.

 

Eddie José Daniels García

Sincelejo, junio de 2017

Reflejos cotidianos
Eddie José Dániels García

Eddie José Daniels García, Talaigua, Bolívar. Licenciado en Español y Literatura, UPTC, Tunja, Docente del Simón Araújo, Sincelejo y Catedrático, ensayista e Investigador universitario. Cultiva y ejerce pedagogía en la poesía clásica española, la historia de Colombia y regional, la pureza del lenguaje; es columnista, prologuista, conferencista y habitual líder en debates y charlas didácticas sobre la Literatura en la prensa, revistas y encuentros literarios y culturales en toda la Costa del caribe colombiano. Los escritos de Dániels García llaman la atención por la abundancia de hechos y apuntes históricos, políticos y literarios que plantea, sin complejidades innecesarias en su lenguaje claro y didáctico bien reconocido por la crítica estilística costeña, por su esencialidad en la acción y en la descripción de una humanidad y ambiente que destaca la propia vida regional.

[Leer columna]

Artículos relacionados

De Giovanni Quessep y lo inefable
De Giovanni Quessep y lo inefable
En el coro colombiano “Que eleva en la espesura/ desdeñosa cantiga solitaria”...
Oye Valledupar, ¿Qué te pasa a ti cuando llega el mes de abril?
Oye Valledupar, ¿Qué te pasa a ti cuando llega el mes de abril?
Por las cosas del Creador, me encontré acercándome a mis raíces, viendo y conociendo...
Ricardo Antonio Arias presenta Los cuentos del Tumbacucharas
Ricardo Antonio Arias presenta Los cuentos del Tumbacucharas
La escritura tiene ese poder de trasladar a otros tiempos y transmitir las costumbres...
Haruki Murakami, Kafka en la orilla
Haruki Murakami, Kafka en la orilla
En Kafka en la orilla, nos enfrentamos a una novela de más de quinientas páginas sin...
“Amar la vida” fue el mandato de Luis Mizar
“Amar la vida” fue el mandato de Luis Mizar
Que haya dolor y llanto por su partida y que se escuchen numerosas exaltaciones al...
.::Totó la Momposina - Documental "El Asunto"::.
.::La historia de Luis Caballero: pintor destacado del arte colombiano.::.