Miércoles, 13 de dic de 2017
Valledupar, Colombia.

 

Desde Santa Marta nos mandaban facturados los alcaldes, quienes por lo regular no conocían al pueblo ni sus necesidades, la mayoría eran banqueños. Algunos fueron buenos administradores, pero otros venían con una ignorancia supina rayana en la estupidez.

Por esos días había uno, cuyo nombre no menciono por razones obvias. El pobre tenía seis meses de estar calentando silla y cobrando nómina, sin hacer nada, absolutamente nada que beneficiase al pueblo. El Honorable Concejo Municipal estaba en sesiones ordinarias y en la sesión de esa noche se debatía una serie de proyectos de importancia para la comunidad.

La discusión era agitada, las barras aplaudían y rechiflaban de acuerdo a las palabras de los ponentes. Todos los concejales participaban agitadamente, la discusión era acalorada. Tomas Gómez era el único concejal que no participaba. Este estaba silencioso y pensativo −pensaba en la inoperancia del alcalde, elucubraba la manera de tocar el punto, sin que la mayoría de concejales, que eran de la corriente del alcalde, se opusieran−. Tomando la palabra, dijo de pronto Tomas: “por favor, Señor presidente, concédame el uso de la palabra".

El presidente de la corporación se la concedió. Él, poniéndose de pie, luego de aclararse la garganta, muy clara y pausadamente comenzó diciendo:

—Propongo a los honorables concejales aquí reunidos en este recinto, a que en beneficio de los electores y del pueblo en general, aprueben la apertura de una zanja de un metro de profundidad y medio metro de ancho, que cruce la calle en diagonal, desde la esquina de Don Eloy Mejía hasta la esquina de las monjas.

Pronunciadas estas palabras tomó asiento y volvió a quedar sumido en su mutismo del comienzo. Los concejales y la barra quedaron en suspenso ante la extraña proposición lanzada. Leovigildo Muñoz, concejal de la contraparte, viendo la oportunidad de ridiculizar a Tomas, se levanta y, pidiendo la palabra a la presidencia, dice: "Parece, honorables concejales, que el respetable edil Don Tomas Gómez, esta noche vino de guasa y pretende tomarnos el pelo con tan absurda propuesta. Por lo cual, y debiéndole respeto a esta honorable corporación, exijo al honorable concejal Gómez, aclare o retire su proposición, ya que la dejó inconclusa".

Tomas Gómez, como despertando de un sueño, se palmea la frente y levantándose de la silla dice:

—Perdón, honorable concejal Muñoz, tiene usted toda la razón. Se me olvidaba concluir. Esa zanja, la debe autorizar el honorable concejo municipal, para que sea abierta mañana por la policía, para que se interrumpa el tráfico y a ver si el inoperante copartidario suyo que tenemos, en mala hora, como alcalde, se inmuta y es capaz de mandarla a tapar. No es otra mi intención.

Cuentan que la barra irrumpió en atronadores aplausos.

 

Diógenes Armando Pino Ávila

@Tagoto 

Caletreando
Diógenes Armando Pino Ávila

Diógenes Armando Pino Ávila (San Miguel de las Palmas de Tamalameque, Colombia. 1953). Lic. Comercio y contaduría U. Mariana de Pasto convenio con Universidad San Buenaventura de Medellín. Especialista en Administración del Sistema escolar Universidad de Santander orgullosamente egresado de la Normal Piloto de Bolívar de Cartagena. Publicaciones: La Tambora, Universo mágico (folclor), Agua de tinaja (cuentos), Tamalameque Historia y leyenda (Historia, oralidad y tradición).

[Leer columna]

Artículos relacionados

Valledupar, una mirada ajena
Valledupar, una mirada ajena
La capital mundial del vallenato tiene unos 400000 habitantes y, además de ese título...
Editorial: La íntima relación entre poesía y Valledupar
Editorial: La íntima relación entre poesía y Valledupar
En una reciente entrevista, la autora del himno de Valledupar, Rita Fernández Padilla,...
La  biofilia en contra de la necrofilia
La biofilia en contra de la necrofilia
La biofilia es la victoria de la vida contra las actitudes violentas; es la vitalidad...
El respeto por la dignidad humana
El respeto por la dignidad humana
“La dignidad es algo que se ubica por encima de todo precio y, por lo tanto, no...
El ego que insiste y no desiste
El ego que insiste y no desiste
“El egoísmo social es un comienzo de sepulcro”, Víctor Hugo. En los últimos meses he...
.::Los peces en el río - Villancico típico colombiano::.
.::Feliz Navidad - Villancico típico colombiano::.