Sábado, 24 de feb de 2018
Valledupar, Colombia.

Desde el mes de septiembre, la Alianza Francesa y la Alcaldía de Valledupar, a través de la Casa de la Cultura del municipio, han desarrollado varias proyecciones cinematográficas en algunos sectores alejados y vulnerables de la ciudad.

La idea es llevar la cultura y el entretenimiento a otras poblaciones y segmentos para que, de esta manera, se vayan abriendo espacios de encuentro y diálogo.

Hasta ahora, más de 300 niños han podido disfrutar del séptimo arte francés en barrios como: Valle Meza (11 septiembre), Ciudadela 450 años (05 octubre), Doce de octubre (13 octubre) y la última proyección se realizó el sábado 20 de octubre en el barrio Villa Consuelo.

Está previsto realizar 4 proyecciones más hasta el mes de diciembre. Los sectores que se beneficiarán durante noviembre son ‘Los Mayales’ y el barrio ‘Villa Miriam’.

Con esta actividad, la Coordinación Cultural de la Alianza Francesa y la Casa de la Cultura inician un trabajo de formación de público y simultáneamente, se le brinda un espacio de sano esparcimiento a la población infantil y juvenil de dichos barrios que por diferentes circunstancias no tienen las facilidades para trasladarse a las distintas entidades culturales de Valledupar y disfrutar de las diferentes programaciones.

Preguntado sobre el balance de estos primeros encuentros, el director de la Alianza Francesa, David Siegrist, explica que las reacciones han sido muy positivas y que el público ha acudido en masa a cada una de las citas. La primera proyección reunió a más de 150 personas y en el barrio Villa Consuelo, cerca de la Nevada, acudieron más de 70 personas.

“Son sobre todo niños y  jóvenes los que muestran interés por este tipo de eventos –explica David Siegrist–, por ese motivo hemos escogido la película de animación Kirikou y la bruja, porque entretiene y puede dirigirse a una audiencia amplia. Además, Nina Marín acompaña a los espectadores y ofrece un conversatorio para que los niños entiendan bien el mensaje”.

En términos logísticos, el director de la Alianza Francesa reconoce que algunos aspectos deben mejorarse. La luz suele ser una de las cuestiones más delicadas, pero también la temperatura. “En el colegio del barrio de los 450 hacía bastante calor”, explicó David Siegrist antes de anunciar que ciertas medidas ya habían sido tomadas para resolver estas situaciones.

En un futuro, el director de la Alianza Francesa y el director de la Casa de la Cultura esperan que los Personeros de cada barrio puedan asumir el papel de organizadores y hacer que estos eventos sigan organizándose de manera autónoma.

Artículos relacionados

Trascendence: el peligro extremo de la inteligencia artificial
Trascendence: el peligro extremo de la inteligencia artificial
Con Trascendence, el director de cine Wally Pfister y su guionista Jack Paglen se...
La lectora o cómo el alemán puede ser la clave
La lectora o cómo el alemán puede ser la clave
Desde hace poco más de una semana se ha estrenado en Valledupar una película...
¿Qué debemos entender por Cine independiente?
¿Qué debemos entender por Cine independiente?
Uno de los conceptos más usados y más difíciles de definir es el de cine...
Elegido Consejo Departamental de Cinematografía y Audiovisuales del Cesar
Elegido Consejo Departamental de Cinematografía y Audiovisuales del Cesar
  Después de varios años de intentos fallidos tratando de sincronizar al sector y...
Mi villano favorito 2: tiernamente peligroso
Mi villano favorito 2: tiernamente peligroso
Desde que vi la primera parte de “Mi Villano Favorito” en el año 2010, me declaré fan...
.::EC= Cómo leer poesía, por Pablo Boullosa::.
.::Snorri Eldjárn "El Islandés del vallenato" - Sin medir distancias::.