Artes escénicas

Rosa Cárdenas presentó su obra de teatro La Llorona

Redacción

28/03/2012 - 05:15

 

La llorona en la Casa de la CulturaSon las 7 en la Casa de la Cultura de Valledupar y Rosa Cárdenas se prepara para presentar su obra “La llorona”. Ante ella un público de estudiantes y otros visitantes que quieren disfrutar de este espectáculo inesperado.

Aunque Rosa lleve más de 15 años realizando esta obra, es la primera vez que la presenta en la Casa de la Cultura y, por eso, se siente nerviosa. “Cada vez que presento –comenta–, es como si fuera la primera vez”.

Ya en acción, Rosa no deja entrever ni la más mínima duda. El teatro se apodera de ella y, con un monólogo cautivador, interpreta el papel de una mujer que desea casarse para no ser estigmatizada por el vecindario. “Voy a casarme y seré la novia la más linda. Así nadie podrá señalarme”.

La oscuridad de la sala impone respeto e invita a compartir el sufrimiento de la actriz. Ella se esfuerza por vivir, por conocer la dicha, y, sin embargo, conoce todo lo contrario.

Las etapas de la vida se suceden a gran velocidad hasta que la muerte violenta de un niño provoca la entrada de la llorona. La sala se inunda de sollozos y quejidos, típicos de un pueblo estancado en el tiempo.

La llorona, en plena actuaciónTras su actuación, Rosa Cárdenas y sus acompañantes reciben los aplausos del público y comparten unas palabras con los espectadores. Ése es el rostro asequible del teatro en Valledupar.

La directora de la pieza nos explica que investiga habitualmente la oralidad de los pueblos para luego plasmarla en sus actuaciones. Esta obra es la interpretación libre de “La llorona loca” de Tamaleque, un mito muy arraigado en esa zona del Cesar.

A lo largo de los años, su obra ha sufrido algunas modificaciones. “Antes era una obra ejecutada por un grupo, ahora ya sólo es un monólogo”, explica Rosa Cárdenas. “El monólogo es flexible –añade–. Puede cambiar con el público”.

A menudo, la actriz invita a que el público participe y que se involucre. En esta ocasión, Rosa acudió a la ayuda de un joven muchacho que participó activamente en el espectáculo e interpretó el papel de un marido irrespetuoso.

Con todo esto, el público disfrutó de un momento ameno y de una actuación excelente. Reflexionó sobre los orígenes del teatro y sus implicaciones en la sociedad moderna. Algunos comentarios de los espectadores se refirieron a la necesidad de extender estos encuentros a otros espacios, pero sobre todo, compartieron un momento que les hizo viajar sin tener que desplazarse.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La memorable participación de Colombia en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

La memorable participación de Colombia en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

  El 5 de julio de 2018 Colombia participaba en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro en calidad de invitado de hon...

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

El gran atractivo del teatro, para el actor, sobre todo para el actor que tiene conciencia de que es actor, es esta especie de jueg...

‘Maderos’, el teatro vallenato que se abre camino ante el mundo

‘Maderos’, el teatro vallenato que se abre camino ante el mundo

Hace un poco más de un año me llegó una invitación de la apertura de un nuevo espacio cultural en Valledupar. Se trataba específ...

El baile del tubo, entre danza de seducción y deporte

El baile del tubo, entre danza de seducción y deporte

Puede parecer algo reservado a los clubes nocturnos o las fiestas privadas, pero el baile del tubo –también llamado “Pole dance”...

Una ‘Techotón’ para garantizar el mejor teatro

Una ‘Techotón’ para garantizar el mejor teatro

  Durante un mes estarán cerradas las puertas de Maderos Teatro en Valledupar. ¿La razón? La búsqueda de un techo que les permi...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Pesadillas de Gorgona

María Ruth Mosquera | Ocio y sociedad

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

La guerra y la paz, la poesía y el amor

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Los herederos de Benkos

Carolina Mila | Otras expresiones

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Vallenato: de palabra despectiva a denominación de origen

Joaquín Viloria De la Hoz | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados