Artes escénicas

Un Festival de danzas tradicionales bajo la lluvia del Caribe

Redacción

25/07/2012 - 11:44

 

Todo estaba listo. En la tarde del martes 24 de julio, el parqueadero sur del Coliseo en Valledupar tenía ya ubicado gran parte de la logística para acoger un grandísimo espectáculo folclórico y miles de espectadores. Pero el tiempo lo quiso de otra manera.

El aguacero que cayó a las 4pm aportó el frescor que la ciudad requería después de varios días de un calor intenso, pero también cambió los planes de los amantes de la danza. Así pues, quienes el día anterior se deleitaron con las primicias de un conversatorio organizado en la Casa de la Cultura tuvieron que esperar a que la lluvia cesara.

Sólo fue a partir de las 8pm que las diferentes agrupaciones invitadas al V Festival Internacional de Danzas Tradicionales pudieron hacer su entrada y, entonces, el público paciente descubrió la belleza de unas danzas que albergan toda la historia de un pueblo. Los grupos Chingalé y Ballet Vallenato se encargaron de abrir el espectáculo con demostraciones de cumbia, bambuco, joropo y mapalé. Todavía lloviznaba y el agua reflejaba los pasos experimentados de los bailarines en el piso.

La magia fue creciendo con la energía de los cuerpos y la hermosura de los atuendos. El folclor colombiano sedujo a  los asistentes y los delegados extranjeros, atraídos por la emoción, tuvieron que dejar de consumir el preciado “Tutti Frutti” para apreciar cada detalle de este festival único.

A la alegría colombiana siguió la voluptuosidad y sensibilidad peruana. La agrupación Pasos Lejanos de la Universidad Cesar Vallejo expuso también un recital de primerísima excelencia con unos bailes influenciados por la cultura europea, indígena y africana.

La elegancia y la sensualidad del vals peruano se impusieron de repente. Unos atuendos flamantes, dignos de las veladas más exclusivas, acompañaban las parejas en sus coreografías sincronizadas y hacía que cada uno de sus movimientos pareciera un gesto majestuoso.

A continuación, el folclor volvió con fuerza y la danza se hizo testigo de las fiestas campesinas del Perú y de los momentos claves de enamoramiento de una pareja. Con atuendos típicos del norte del país, los bailarines recreaban escenas de seducción donde el hombre, siempre incansable conquistar, no deja de cortejar a la mujer y la persigue hasta el último suspiro.

Finalmente, la esencia africana coronó esta muestra peruana con un “destejo” de grandísima calidad. Mujeres y hombres menearon las caderas de manera expresiva y jovial ante una audiencia encantada. El movimiento de los hombros y de la cintura recordaba el mapalé aunque, en comparación con la danza colombiana, esta coreografía era más encorsetada en el espacio.

A este vendaval de emociones latinoamericanas sucedieron las danzas polacas de la compañía “Águilas blancas” de Canadá. Ataviados de vestidos negros e solemnes, los bailarines recrearon una coreografía sobria pero alegre, marcada por las figuras colectivas (más que el fulgor individual), en la cual primaba la formalidad europea.

En las voces de los representantes de esta agrupación vibraba el amor por sus tradiciones y la alegría de poder mostrarlo en un lugar del Caribe –la capital del Cesar– donde la lluvia lo interrumpe todo, absolutamente todo,  menos las más bellas celebraciones.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Influencia de la literatura y el teatro en el desarrollo social

Influencia de la literatura y el teatro en el desarrollo social

  Con la intención de aproximarse a una respuesta al interrogante "¿Cómo influyen la literatura y el teatro en el desarrollo soc...

La huella de Fanny Mikey en el Teatro colombiano

La huella de Fanny Mikey en el Teatro colombiano

La historia moderna del teatro en Colombia confluye -en ciertos episodios- con la historia de una mujer de origen argentino. Fanny Mike...

El teatro, visto por sus actores

El teatro, visto por sus actores

Dina Triana tiene 17 años. Está en esa época en la que uno va buscando lo que le gusta, explora y sueña con hacer algo interesante ...

John Bolívar y su visión de lo autóctono

John Bolívar y su visión de lo autóctono

Escena I: La casona de la abuela ubicada en el barrio Primero de Mayo de Valledupar “Es de noche y como de costumbre la familia est...

Olger Baena: “Chingalé sigue con el mismo ánimo y con más fuerza”

Olger Baena: “Chingalé sigue con el mismo ánimo y con más fuerza”

El departamento del Cesar es un territorio rico en expresiones y la danza es una de las que más brilla entre todas. Tras haber creado ...

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El día que desapareció el Frente Nacional en Colombia

José Joaquín Rincón Cháves | Ocio y sociedad

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Conversaciones con un juglar sabanero: Adolfo Pacheco

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Dostoievski sigue vigente

Brayan Buelvas Cervantes | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados