Artes escénicas

Los 150 años de Stanislavski

Alberto Sanabria

31/07/2012 - 11:04

 

StanislavskiEl 17 de enero del 2013 se cumplirán 150 años del natalicio del que, para muchos, incluyéndome, es el padre de los actores profesionales, es decir, aquellos que antes de declararse como tales estudian una carrera en la que adquieren las herramientas que les permitirán dominar sus emociones y cuerpo para construir sus personajes.

Se trata del ruso Konstantín Serguéievich Alekséyev, conocido mundialmente como Stanislavski, que en realidad era su seudónimo.

Sea la ocasión para revisar su legado, que incluye la teoría de las acciones físicas, sobre la cual gran parte de los maestros del arte del actor han seguido construyendo, como Bertolt Brecht, Jerzy Grotowski, Eugenio Barba, Jorge Eines y Santiago García, por mencionar solo a algunos.

Mención especial merece el Actors Studio, escuela de actores de teatro y cine de Nueva York, que hizo su propia interpretación de las enseñanzas de Stanislavski y creó el famoso método en el que se han formado muchas de las celebridades del séptimo arte, como Marlon Brando, Jack Nicholson, Jane Fonda y Al Pacino.

Gracias a Stanislavski, los actores y actrices de verdad saben que para hacer bien su trabajo necesitan estudiar y poner en práctica técnicas de relajación y concentración que les permitan disponer sus mentes y cuerpos, incluyendo sus aparatos fonadores, para llegar a la verdad escénica, objetivo que lo obsesionó durante toda su vida.

Fue él quien puso al descubierto tres tipos de actor: el creador, el imitador y el farsante, categoría en la que incluyó al cursi y melodramático.

Es una gama que va desde la capacidad de los primeros de llenar de vida el escenario o la pantalla con personajes creíbles, versus la simple habilidad del último de armar mecánicamente a punta de clichés.

Alberto Sanabria

Artículo publicado con anterioridad en El Tiempo. Cedido por el autor a Panorama Cultural.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

  La editorial barranquillera La Iguana Ciega acaba de lanzar el libro “El Transformismo en el Caribe colombiano. Danzas, disfraces...

Tradición e intentos de cambios: el caso de la Tambora

Tradición e intentos de cambios: el caso de la Tambora

  Siempre he sostenido que no canto, no bailo ni toco ningún instrumento, sólo soy un observador de la cultura “riana”, es deci...

Karina Garantivá: la yerma guajira

Karina Garantivá: la yerma guajira

  Fue un día extrañamente cálido, entre verano y otoño madrileño, tuve la oportunidad de vibrar con el poder del teatro conscien...

Los Naufragios de Álvar Núñez también pasan por la Guajira

Los Naufragios de Álvar Núñez también pasan por la Guajira

  La obra "Naufragios de Álvar Núñez", escrita por el prestigioso autor José Sanchis Sinisterra, narra uno de los episodios de la...

Boris Serrano y la magia del teatro

Boris Serrano y la magia del teatro

Boris Serrano es una de esas personas que te hacen reflexionar sobre el verdadero sentido del arte. Un Hombre de ideas claras y de acci...

Lo más leído

El Porro colombiano

Jairo Tapia Tietjen | Música y folclor

Historia del teatro moderno y universal

Rolando Sifuentes | Artes escénicas

El Palo de Cañaguate

Aníbal Martínez Zuleta | Medio ambiente

¿Por qué existen los años bisiestos?

Redacción | Ocio y sociedad

Un poema de Álvaro Cepeda Samudio

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Ese intruso gato azul

Guillermo Valencia Hernández | Literatura

Grandes poemas sobre la amistad

Redacción | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados