Artes escénicas

De “Alicia adorada” a las “Flores de María”: cuando el Vallenato se vuelve teatro

Johari Gautier Carmona

26/04/2019 - 06:35

 

De “Alicia adorada” a las “Flores de María”: cuando el Vallenato se vuelve teatro
La obra Flores de María es una recreación libre de la historia detrás de la canción Alicia adorada / Foto: Johari Gautier Carmona

Alicia adorada, aquella hermosa canción de Juancho Polo Valencia, viajó de pueblo en pueblo, durante meses y años, siguiendo la congoja de su autor. En su ritmo envolvente, el compositor dejó inscrito el testimonio de un hombre perdido en su laberinto de fiestas y parrandas, pero también la tragedia de una mujer que nunca recibió el amor anhelado.

La terrible condena plasmada en esa canción no dejó indiferente al director del colectivo Maderos Teatro, Deiler Díaz, quien deseoso de construir una obra profunda sobre una historia atípica, encontró en la vida de Alicia Cantillo todos los elementos de un “lamento” (o blues) con tintes modernos.

Desde el principio, Deiler Díaz deseaba ir más allá de la simple representación, superar la anécdota y el costumbrismo, por eso, se puso a investigar y descubrió en el relato del escritor Luis Carlos Ramírez Lascarro, Alicia adorada, la base para tejer un texto que rompiera con los moldes de las narraciones habituales sobre el folclor vallenato y la costa Caribe.

De esta colaboración entre escritor y teatreros nació “Flores de María”, una obra que revive espléndidamente –y desde otra perspectiva– los andares de Juancho Polo Valencia: un “tipo flaco, de piel trigueña, ojos cafés más bien tristes y ropa andrajosa”[i], un juglar acostumbrado a viajar de pueblo en pueblo con un acordeón sobre los hombros para animar las parrandas, que, finalmente, se enamora (o se encapricha) de una mujer de rostro inocente y mirada seductora, que se le resiste.  

El trabajo dramatúrgico se centró en recrear los rasgos de Alicia Cantillo, sus primeros recelos y la relación tensa con su madre (que desaprueba sus salidas nocturnas y se empecina en mantener un control asfixiante). De ahí surge una mujer alegre y encantadora, que sueña con una vida mejor y termina enamorándose del hombre que iluminaba el pueblo con su acordeón. Es la misma mujer de la biografía, aquella que se casa con el juglar en la parroquia del Cero de San Antonio (en el corregimiento de Flores de María en 1942[ii]), y que inicia allí una relación que concilia los más grandes sentimientos con los más enormes vacíos. Pero es mucho más que eso.  

Descubrimos también una Alicia compleja, una mujer viva que se habla a sí mismo, que duda, siente y se enfrenta a sus miedos, a sus anhelos, que trata de dar sentido a su arrepentimiento y sus errores. Es una mujer que inspira y, cuando se enamora, se convierte en una poetisa que supera a Valencia en la pureza de sus versos. Ella vive, se multiplica, se muestra auténtica, se entrega y se pregunta sobre su destino. Mientras que Juancho Polo sólo parece estar jugando o respondiendo a algunos estímulos, como si se encontrara en una piquería más (en la que se involucra, pero no demasiado).  

La Alicia de “Flores de María” es la mujer que no aparece en la letra de la canción, aquella que vive sola su embarazo, que construye un diálogo con la vida que crece en su interior, que aspira a sobrevivir a esa hemorragia que la desangra, y que, tristemente, fallece sola, solísima, ante ese destino inalterable. El juglar, por su lado, perdido en sus batallas musicales, borracho hasta la médula, llega tarde. Una última vez. Entonces se desdibuja y, sobre la tumba de su mujer fallecida, inmortaliza su sentimiento en el estribillo de una canción que será también su castigo divino: “Pobre mi Alicia´licia adorada / Yo te recuerdo en todas mis parrandas”[iii].

La gran fuerza de la obra “Flores de María” es el protagonismo que otorga a Alicia, el tiempo que le da para expresarse, para mostrar el infierno que vivió en ese embarazo, pero también la época que recrea: los detalles de una violencia que se incrementa y amedrenta a todo un país, los hombres armados que aparecen en Ciénaga o El Difícil, o el eco de aquella matanza en las bananeras. Ese entorno colorido de cumbiambas y gaitas, ritmos que circulan y alegran a poblaciones enteras, compases que silencian las peores tragedias.

Ésta es una obra para conocer la otra cara de la vida del Juglar. O mejor dicho: para entender lo que padecía la mujer abandonada por un juglar.

 

Johari Gautier Carmona

@JohariGautier

 


[i] Alicia Dorada, cuento de Luis Carlos Ramírez, publicado en PanoramaCultural.com.co

https://www.panoramacultural.com.co/index.php?option=com_content&view=article&id=2141:alicia-dorada&catid=23&Itemid=135

[ii] Alicia Adorada, la hermosa composición de Juancho Polo. Por Luis Daniel Vega. Radio Nacional de Colombia.

https://www.radionacional.co/noticia/cultura/juancho-polo-pendenciero  

[iii] Letra de la canción Alicia Adorada, de Juancho Polo Valencia. ElVallenato.com

http://www.elvallenato.com/letras/letras/9449/Alicia%20Adorada-Alejandro%20Duran-Juancho%20Polo%20Valencia.htm

1 Comentarios


Ángel Almendrales Viadero 26-04-2019 10:30 AM

El compromiso con otros juglares de la construcción cultural caribe,me privó del privilegio para hacer parte de estos caminos en busca de nuestro ser.felicitaciones a Maderos teatro,su director y equipo acompañante de sueños por consolidar, así se hace y los acompaño en ese convencimiento cultural. Abrazos

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

La obra de teatro “El gato que caminaba solo”, de gira por el Cesar

La obra de teatro “El gato que caminaba solo”, de gira por el Cesar

Desde la fría Bogotá llega a territorio cesarense toda la magia y la ilusión que encierra el maravilloso universo del teatro de so...

Maderos Teatro despide el 2016 con ‘Doña Gallito, la bruja loca de pimpiriloca’

Maderos Teatro despide el 2016 con ‘Doña Gallito, la bruja loca de pimpiriloca’

Con una obra dirigida al público infantil que busca reunir a la familia alrededor de la dramaturgia, cierra el año de presentacione...

Un festival para resaltar la Danza como eje de transformación social

Un festival para resaltar la Danza como eje de transformación social

La Danza –al igual que las demás expresiones culturales de la región- ayudan a crear un profundo diálogo social y educativo. El me...

Alicia Alonso, la reina de la danza en Latinoamérica

Alicia Alonso, la reina de la danza en Latinoamérica

  Alicia Alonso, una de las figuras fundamentales en la historia reciente de la danza, murió el 17 de octubre de 2019 a sus 98 años...

En Festival Vallenato también se vive el Teatro

En Festival Vallenato también se vive el Teatro

  Tres compañías teatrales se han unido para organizar una gran temporada en Valledupar que se desarrollará durante los tres úl...

Lo más leído

Salud mental y víctimas de la tragedia de Armero

Mónica Fernández | Ocio y sociedad

La independencia de Cartagena

Redacción | Historia

El “ahogao” más diligente

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Calixto Ochoa Campo: de corregido a Maestro

Juan Cataño Bracho | Música y folclor

Marta Arredondo: una diseñadora con identidad Guajira

Fabrina Acosta Contreras | Ocio y sociedad

Ruta cantinera de pueblo en pueblo

Edgardo Mendoza | Ocio y sociedad

El vallenato entró por Mompox

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube