Artes escénicas

La fascinante historia del primer teatro en Bogotá

Redacción

30/03/2020 - 05:45

 

La fascinante historia del primer teatro en Bogotá
El primer teatro de Bogotá, el Coliseo Ramirez (hoy destruido) / Foto: archivo general

 

En 1792, época colonial, surge la idea de crear un espacio de entretenimiento para los ciudadanos. José Tomás Ramírez y José Dionisio del Villar tienen claro su objetivo: solicitar un permiso, al virreinato, para la reconstrucción de un espacio para la diversión.

Después de 3 años de extenuantes jornadas laborales, Bogotá tenía su primer espacio para la interacción artística. En principio, la comedia era el plato fuerte de este lugar, por eso, en el argot cotidiano, se le conoció como "La casa de comedias".

El teatro, formalmente, se llamaba Coliseo Ramírez, cuyo nombre obedece a José Tomás Ramírez, uno de sus fundadores. Con funciones de comedia los jueves y domingos; fue como se le pintó una sonrisa a Bogotá.

Ramírez, su fundador, era subteniente de Artillería. Llegó a la ciudad, en 1780, en compañía de una cúpula militar. Poco tiempo después, desarrolló una envidiable habilidad para los negocios; amasando una gran cantidad de dinero, ganándose un puesto en la Calle Real del Comercio.

El coliseo era sencillo: un escenario incompleto, platea en forma de herradura, sin habitaciones para los actores, sin luz, palcos sin asientos y 22 metros de altura, y aún así, este espacio puso a reír a Bogotá durante años.

En 1824, fallece Ramírez, y los hermanos Juan Manuel y Antonio Arrubla compran el teatro. El coliseo sigue con las funciones habituales: jueves y domingo, días para la comedia.

Algunos años más tardes, en 1858, el teatro lo compra Wenceslao Pizano y Cenón Padilla, quienes ponen su huella: lo dotan de iluminación con gas para potencializar la experiencia dentro del lugar.

10 años después, en 1857, lo compra Timoteo Maldonado, quien junto con su hermano Bruno Maldonado, remodelan la desgastada fachada que daba bienvenida a las instalaciones.

El coliseo pasó a llamarse Teatro Maldonado. Sin embargo, en un titánico esfuerzo de rescatar este espacio para el arte, los hermanos no logran su objetivo. Cada vez eran menos los asistentes a las obras, según se rumora, por la baja calidad de las funciones.

En 1885, el entonces presidente Rafael Nuñez expropia a los Maldonado del teatro, en una jugada política, porque en ese espacio se reunían sus opositores. Y en su predio construye lo que sería el renacimiento del arte en Bogotá.

Ese mismo año, Nuñez emprende un nuevo teatro; más elegante y sofisticado. Por esta razón, contrata a Pietro Cantini, arquitecto italiano. En una obra maestra, viste a estos muros de arte italiano, y bautiza este espacio como el Teatro Colón de Bogotá.

 

PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El baile del tubo, entre danza de seducción y deporte

El baile del tubo, entre danza de seducción y deporte

Puede parecer algo reservado a los clubes nocturnos o las fiestas privadas, pero el baile del tubo –también llamado “Pole dance”...

“La improvisación es esencial para todos los actores”: William Morón

“La improvisación es esencial para todos los actores”: William Morón

Nació en el teatro y morirá en el teatro. William Morón se desvive por la actuación y el drama. Se le conoce especialmente por ...

La Alianza Francesa abre convocatoria para conformar grupo teatral

La Alianza Francesa abre convocatoria para conformar grupo teatral

Con el interés de brindar más espacios culturales a los cesarences, y aprovechando que el 27 de marzo celebra el Día Internacional d...

De “Alicia adorada” a las “Flores de María”: cuando el Vallenato se vuelve teatro

De “Alicia adorada” a las “Flores de María”: cuando el Vallenato se vuelve teatro

Alicia adorada, aquella hermosa canción de Juancho Polo Valencia, viajó de pueblo en pueblo, durante meses y años, siguiendo la cong...

Rostros del pueblo: Pochorito

Rostros del pueblo: Pochorito

La vida está tejida con hilos que millones de seres anónimos aportan diariamente con esfuerzo y esperanza, en una lucha constante por...

Lo más leído

El aire del bosque y otros placeres

Rosa Cintas | Medio ambiente

El viejo traje del alcalde

Andy Romero Calderon | Opinión

Ay cosita linda, mamá

Alberto Muñoz Peñaloza | Ocio y sociedad

Azul y amarillo

Giancarlo Calderón Morón | Literatura

Transformar la vida en arte

Luis Mario Araújo Becerra | Literatura

En cuestión de segundos

Yesinia Gámez Mendoza | Bienestar

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados