Artes escénicas

Karina Garantivá: la yerma guajira

Fabrina Acosta Contreras

05/10/2022 - 04:55

 

Karina Garantivá: la yerma guajira
Karina Garantivá en La yerma, obra de Federico García Lorca / Foto: cortesía

 

Fue un día extrañamente cálido, entre verano y otoño madrileño, tuve la oportunidad de vibrar con el poder del teatro consciente, poderoso y urgente de impactar al mundo. Ella estaba ahí, imponente, con ojos brillantes como el sol de Uribia a medio día y movimientos estéticos como el abrazo del nordeste riohachero.

No estaba yo en territorio cercano al mío pero ella, Karina Garantivá, me hizo viajar a nuestro útero existencial, por eso con digno orgullo sororo y coraje de recuerdos de adolescencia –cuando frente al mar riohachero soñábamos con hacer grandes cosas que jugaban a ahogarse en la mística crudeza de un territorio fértil como La Guajira pero a la vez árido para sueños tan gloriosos que se atreven a salir de los mandatos culturales–, escribo estas letras. Claro, dedicarse a actuar o escribir, eso solo se le ocurría a dos locas apasionadas que se hacen llamar hermanas, ella y yo, locas… Sí, somos locas, muy locas, somos unas Yermas que matamos la desesperanza y varios mandatos machistas y encendemos la fuerza inquebrantable de los vientres puramente guajiros.

Federico García Lorca jamás sospechó que una mujer de piel salada, esencia latina, autenticidad guajira, estaría interpretando con majestuoso honor y gloria a su YERMA, una Yerma que no será igual a ninguna otra. Y es que ella ya fue hecha de resiliencia, una resiliencia con poder infinito de reinventarse, entonces, un mandato patriarcal, un desafío o cualquier invento absurdo de la apariencia social, no la asustan. Las lágrimas no la marchitan, sino que la encienden, ella es una absoluta guerrera de la existencia, teje lo banal con lo espiritual y si le toca matar una y otra vez a su fantasma del síndrome de la impostura, pues saca su Yerma más letal, se sacude y germina como un pichiguel del cactus más desolado de la alta guajira.

Yo estaba ahí transitando entre el poder del teatro, la actuación sublime de Karina y sus coequiperos y la magna dirección de Ernesto Caballero, qué más podía pedir sino vivir al máximo ese momento y no resistirme a recordarme lo grande que es la gente de la tierra que me vio nacer: La Guajira.

Federico, creo que nuestra realidad supera tu ficción o capacidad de invención, porque te cuento que en este mundo patriarcal y en territorios tan complejos culturalmente como el nuestro, sí que nacen yermas diariamente, unas tan fértiles que a veces deciden no parir y demostrar que hay infinitos modos de dar vida más allá que el cumplimiento biológico/reproductivo de tener útero.

Te celebro, Karina Garantivá

Te celebro por no morir, ni marchitarte jamás, por recordarnos que al mundo y a La Guajira le falta más Arte para tejer esperanzas y transformaciones. Te celebro porque no eres una “famosa” sino una reconocida artista integral, ejemplo para las nuevas generaciones y quiero que nuestro país y, en especial la gente de nuestro departamento, conozca tu trabajo y vayan por el mundo hinchados de orgullo por cada ser de luz que, como tú, deja en alto el nombre de las mujeres, de nuestra historia y de nuestra tierra.

¡Esta obra hay que verla! Siguiendo mi ambición soñadora, pregunto: ¿Qué tal si la llevamos a Colombia?

Yerma:  una obra de teatro con bocado de despertares

Karina Garantivá y el director escénico Ernesto Caballero, impulsores del proyecto Teatro Urgente, pusieron su atención a la gran tragedia, ejemplificada en Yerma, de Federico García Lorca. Ellos afirman que:

“Nos hemos apartado de esa visión un tanto idealizada con la que habitualmente se ha encarado este texto y hemos tratado de ahondar en todo lo que hay detrás y en trascender lo particular, que es lo que hace la tragedia clásica –explica el director–. Yerma es un personaje lleno de contradicciones que puede leerse de una manera ambivalente y que presenta controversia. Y eso es lo que busca siempre Teatro Urgente: problematizar la realidad, no verter soluciones unívocas”. “Aunque la obra original nos lleva a un contexto rural muy definido, marcado por el peso de la tradición y las escasas posibilidades que tiene el individuo –en especial la mujer– para rebelarse contra su limitado destino; esta versión ha querido abordar la historia para suscitar preguntas en torno a un tema más general que el de la infertilidad: la capacidad del ser humano para liberarse del entorno social y de las ideas dominantes. “No podemos olvidarnos de que Yerma termina matando a Juan –advierte el director–… Y eso nos lleva a plantearnos una cuestión muy interesante: hasta qué punto la obsesión por una idea irrealizable puede conducir a la violencia”.

 

Fabrina Acosta Contreras  

Sobre el autor

Fabrina Acosta Contreras

Fabrina Acosta Contreras

Evas&Adanes

Nieta de Rita Contreras, leyenda viva de 109 años. Escritora e investigadora Guajira, psicóloga, Magister en estudios de género, Magister en Gestión de Organizaciones y Especialista en Alta Gerencia. Creadora de la Asociación “Evas&Adanes” desde la cual lidera diversas iniciativas ciudadanas como los foros “La Mujer en el vallenato”, “Tejiendo esperanzas por la Guajira”, el programa radial Evas&Adanes, entre otras. 

Ha recibido reconocimientos por la causa que lidera tales como: Joven sobresaliente de Colombia TOYP 2018 (JCI Colombia), máxima distinción del departamento de La Guajira medalla Luis Antonio Robles, personaje diez en el departamento de Amazonas, medalla a Mujer extraordinaria con proyección social otorgada por la Asociación de Mujeres de la Guajira. 

Ha sido columnista por más de 10 años de varios medios puntualizando temas de género y derechos de las mujeres, así como las causas por la guajira. Es autora de los libros Mujer Sin Receta: Sin Contraindicaciones para hombresEvas culpables, Adanes inocentes”, “De esas costumbres que hay en mi tierra: una mirada a los imaginarios sociales de la violencia de género”, “Mujeres sin receta: Más allá de los mitos”.

 

@Facostac

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

La danza contemporánea en Colombia

La danza contemporánea en Colombia

Al hablar de danza contemporánea se debe hablar de Martha Graham quien, según el escritor y ensayista Néstor Tirri, fue la fundadora...

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

Las Pilanderas, entre lo paródico y el travestismo

  La editorial barranquillera La Iguana Ciega acaba de lanzar el libro “El Transformismo en el Caribe colombiano. Danzas, disfraces...

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

El gran atractivo del teatro, para el actor, sobre todo para el actor que tiene conciencia de que es actor, es esta especie de jueg...

El maestro de la danza Jaime Orozco, homenajeado en Colombia

El maestro de la danza Jaime Orozco, homenajeado en Colombia

El homenaje del próximo 11 de agosto en el Teatro Julio Mario Santodomingo de Bogotá a Jaime Orozco es una iniciativa liderada por el...

“Miren, ya llegamos: ¡Somos Los Pericos!”

“Miren, ya llegamos: ¡Somos Los Pericos!”

  “Dios me regala las cosas. Sí, debe ser eso. Una tarde frente a la playa me detuve a observar a los pericos. En el centro y en...

Lo más leído

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Eddie Palmieri: sabor e innovación en la salsa

Ernesto Lechner | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados