Artes plásticas

Un sesión de dibujo sobre Esparta, pero sin acento espartano

Johari Gautier Carmona

30/05/2013 - 11:20

 

Lina Marcela Jaime, Sergio Liñan y Carolina Vásquez

La ciudad-estado de Esparta –en la Grecia antigua– ha llamado la atención de muchos cineastas por su cultura guerrera y su estética única. Hombres fornidos y valientes, mujeres hermosas y de pelo azabache se organizaban para dominar a las demás ciudades de la península griega y, en ese esfuerzo, contribuían a todo tipo de confabulaciones y tramas.

El atractivo de la sociedad Espartana no ha pasado desapercibido a los ojos del grupo de dibujantes de Valledupar –Dibujo Valledupar– quienes en su última sesión, organizada en la Fundación de teatro TEA, quisieron recoger la simbología y estética de un momento clave de la historia.

Así es como vimos al Rey de Esparta, Leonidas (Sergio Liñan), rodeado de dos espartanas radiantes (Carolina Vásquez y la señorita Cesar del Reinado Nacional del Folclor, Lina Marcela Jaime) emulando uno de los episodios más importantes de la historia griega: la guerra contra los persas.

El encuentro nos ofreció unas fotografías estupendas, un juego de luces único y unas poses de gran valor estético. De hecho, las poses de los modelos referenciaban, en muchas ocasiones, la violencia y el erotismo de una cultura donde las mujeres estaban a la disposición de los hombres.

No obstante, el contraste con la sesión anterior –dedicada al absurdo– nos invita a reflexionar sobre ciertas falencias en este último evento. Primero faltó integrar un concepto de arte (como el absurdo, o abstracto) que permitiera aportar ideas técnicas sobre el dibujo y el arte.

Luego, recordemos que en la Sesión de dibujo número 9 se incluyó un tema para debatir y eso generó mayor trascendencia. La homosexualidad fue el tema sobre el cual el protagonista y los presentes debatían (aunque fuera de manera tácita) mientras que en esta última ocasión todo se limitó a una serie de figuras y escenas sencillas sin mayor significado.

Además, debemos reconocer que el nivel de transgresión fue notablemente inferior a las citas anteriores. Es cierto que los modelos trataron de abordar la idea de guerra y las relaciones entre sexos de un modo atrayente, es decir cuidando las formas,  pero el arte es atrevimiento y, en ese sentido, faltaron escenas expresivas y desequilibrantes que evocaran momentos claves de la guerra, las relaciones entre hombres y mujeres (o de mismo sexo), y las vivencias de Leonidas frente a los persas.

Finalmente, y este comentario, va directamente dirigido a los organizadores del evento, la sesión de Dibujo terminó de manera abrupta, sin introducir un elemento sorpresivo que obligara los modelos a adaptarse a una situación o profundizar en las escenas planteadas.

Es quizás necesario pensar para las próximas sesiones en introducir un elemento desequilibrante e inesperado en algún momento del encuentro (sea otro modelo inesperado, un objeto o un actor que venga a incorporarse en la escena y crear un conflicto).

Por lo demás, fue un viaje visual de gran calidad donde reinó una armonía de catálogo (pero donde nadie iba a casarse).  Esperamos con ansias el próximo encuentro.

 

Johari Gautier

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Los espejos de América y el homenaje a la música vallenata

Los espejos de América y el homenaje a la música vallenata

  En el Valle de Upar los colores de la pintura completan exquisitamente las sonoridades de la música. Un arte consagra el otro, y...

“El Mono” Quintero y los recuerdos de un arte vallenato en formación

“El Mono” Quintero y los recuerdos de un arte vallenato en formación

Valledupar es una tierra de cantores, pero también de pintores. Artistas que se formaron de manera empírica y otros que salieron a es...

El factor identitario de un museo de arte

El factor identitario de un museo de arte

  Las fiestas de Valledupar ofrecieron un episodio notable en la museografía de Valledupar. Reabría con ellas, y con su nebulosa de...

Banksy, el grafitero desconocido

Banksy, el grafitero desconocido

Hace tan sólo unas décadas los grafitis se consideraban mero vandalismo y una forma más de ensuciar las paredes de las calles o lo...

Guayasamín, el pintor que retrató el sufrimiento de los pueblos latinoamericanos

Guayasamín, el pintor que retrató el sufrimiento de los pueblos latinoamericanos

  Tenía una sensibilidad única para captar el sufrimiento de las clases oprimidas,  el sentir de los más pobres, la tristeza qu...

Lo más leído

El cine y la defensa de la naturaleza

Enrique Martínez-Salanova | Cine

Arborización urbana y calidad de vida: una relación inevitable

Isabel Reyes Avilés y Juan José Gutiérrez Chaparro | Medio ambiente

La agricultura urbana en Colombia

Redacción | Medio ambiente

La varita de caña y su historia, un episodio de la vida real

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Una señora Patillalera formó en el Valle una gritería

Juan Rincón Vanegas | Música y folclor

El reloj del Tío Tomás

Diógenes Armando Pino Ávila | Opinión

Pa la Matecaña nos fuimos: anécdotas de juglarías (Parte I)

Alfonso Osorio Simahán | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados