Artes plásticas

José Gotopo y el impulso del trazo

Johari Gautier Carmona

12/07/2013 - 12:30

 

José Gotopo En su paso por la Alianza Francesa de Valledupar, el artista venezolano José Gotopo definió en pocas palabras la esencia de su última exposición. Pulso e intuición. Instinto e influencias que ganan fuerza al ser mezcladas con energía.

Recién llegado de Maracaibo, que él mismo describió como la “tercera ciudad de Colombia”, José Gotopo apareció en la capital mundial del Vallenato con una perceptible curiosidad revestida de turismo express. Es cierto que su estadía era corta, pero la mirada de un artista siempre es fulminante.

En la inauguración, el artista puso en adelante su profesión de docente y, en ese instante, nos dimos cuenta que su presencia era el resultado de una cadena de  hechos inesperados. Dicho de otro modo, una sorpresa. Él no se esperaba llegar a exponer su obra en la capital del Cesar y, mucho menos, presentarla ante un público voraz de confidencias y apreciaciones artísticas.

En realidad, su presencia se debía a las gestiones de una de sus alumnas de arte en Venezuela, una vallenata que vio en su obra un mensaje que debía ser conocido de todo el público cesarense. Bienvenidas siempre esas gestiones que hacen viajar y conocer a los artistas.

Lo que no podíamos anticipar era que, además de manejar el pincel con soberbia, José Gotopo es un grandísimo músico y cantante. En efecto, después de su breve presentación, hecha con un toque de humor que también debería llevar la firma Gotopo (por su ironía y concisión), el artista nos sorprendió al apoderarse de una guitarra clásica e invitar los presentes a un concierto de música venezolana.

El mismo director de la Alianza Francesa parecía sorprendido. De habérselo dicho antes, David Siegrist hubiera acomodado el escenario para acoger a más gente y previsto una quincena de botellas de vino francés –¿o chileno?– más. Definitivamente, ésas son las sorpresas del directo y, si hemos de ser honestos, los directos de José Gotopo son de los que llenan el espacio.

Obviamente, algunos se atrevieron a preguntarle si sabía interpretar temas de Vallenato, y, a estas solicitudes que pueden sonar a desafío, él supo responder con la mayor de las cortesías, es decir reconociendo que prefería escuchar el vallenato a tocarlo. Y en ese aspecto, José Gotopo lo admite: es un gran amante del vallenato clásico, un género que se valora y se escucha con frecuencia en Maracaibo (quizás por eso lo de la “tercera ciudad de Colombia”).

Pero respetemos las formas, cada cosa tiene su espacio, y en este espacio también quisiera hablar de arte. Los retratos de José Gotopo reúnen la explosión temperamental del autor y la energía de un instante en la cabellera de sus hermosas protagonistas. Son, como bien lo explica el artista, el fruto de una pulsión, una pintura potente, casi violenta, que termina en un revuelo de trazos y colores.

José Gotopo reivindica la influencia asiática y japonesa del perfil, aunque siempre predomina el color y la extravagancia caribeña. Esa combinación de tonalidades y formas me recuerdan inevitablemente al artista Arquimedes Barajas quien, con sus famosos semblantes, iluminó una época de la pintura en Valledupar.

Todos los retratos nacen de la imaginación del autor y comparten alguna semejanza. Son como hermanas que atesoran en su cabello el secreto de su personalidad. En esas melenas ensortijadas y coloridas se condensan también el carácter, la pasión y el furor de José Gotopo.

 

Johari Gautier Carmona

Para PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Walter Arland, rayando con colores en el espacio

Walter Arland, rayando con colores en el espacio

Llevar la línea a otra dimensión. A esto se ha dedicado en los últimos años el escultor Walter Arland quien, con la exposición “...

Fondo blanco o el arte que surge del vino

Fondo blanco o el arte que surge del vino

La bebida puede contribuir al arte de muchas maneras. El vino y el alcohol siempre han sido considerados como una fuente de inspiraci...

“Sin prejuicios o con prejuicios, como sea, pero que exista el Arte en Valledupar”

“Sin prejuicios o con prejuicios, como sea, pero que exista el Arte en Valledupar”

  En el edificio Dangond, en pleno barrio del Novalito en Valledupar, el arte se ha abierto un espacio destacable. Esta eclosión p...

Inauguración de la exposición “En busca de Francisco el Hombre”

Inauguración de la exposición “En busca de Francisco el Hombre”

Durante el mes de abril, la Alianza Francesa de Valledupar hace honor al Festival de la Leyenda Vallenata con una exposición centrada ...

El arte absurdo, al rescate de un debate

El arte absurdo, al rescate de un debate

Definir el arte abstracto o absurdo es un reto para todo artista. No solamente porque cada uno tiene su concepto, sino porque ese arte ...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

Infamias y eternidades: las dos historias de Borges

Gabriel Jiménez Emán | Literatura

Érase una vez Bruce Lee

Diego Niño | Cine

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

Las sentencias del doctor Panzza

Eddie José Dániels García | Ocio y sociedad

Síguenos

facebook twitter youtube