Artes plásticas

“Trato de jugar con las imágenes y crear un cuestionamiento”

Johari Gautier Carmona

03/12/2013 - 12:20

 

Alexander BetancourtEl nacimiento de sus dos hijos le mantuvo alejado de las salas de exposiciones por un tiempo, pero su mente seguía ahí.  “Ser padre requiere mucho tiempo”, expresa con una sonrisa y con filosofía, consciente de que es una etapa maravillosa que fortalece – y anima– el camino de un artista.

Con la exposición “Miradas e Instantes”, Alexander Betancourt ha vuelto a encontrarse con el público de Valledupar, sentir el afecto y la curiosidad de las preguntas, los nervios y la intriga de una presentación. Algo que todo artista desea, pero que también teme.

En sus recuerdos más recientes están los comentarios de un visitante que no entendía los dibujos de su última serie de trabajos “Generación X”, la sonrisa de una alumna que se enamora de uno de sus retratos, o bien otro estudiante que dice entender ahora todos los conceptos evocados durante las clases de Bellas Artes.

El docente y artista, Alexander Betancourt, reconoce que la interacción con el público hace que la obra de arte cobre vida y sentido, camine sola como un niño. “Me gustó ver el impacto de mi obra sobre otros artistas”, explica, y sin embargo, ése no es el único efecto: “Me motivó, gané un poco de credibilidad como docente”, añade.

En las paredes de la Alianza Francesa, el anciano de piel rugosa y la Generación X se reparten un espacio preciado de la exposición, y al mismo tiempo chocan entre ellos por sus colores y líneas diferentes.

Mientras el cuadro de color nos muestra un hombre del campo relativamente fatigado y misterioso, los dibujos exponen a jóvenes de la actual generación que llaman la atención por sus conflictos internos y estéticos.

“Trato  de jugar con las imágenes y crear un cuestionamiento”, explica Alexander.  Su generación X surge de la observación del entorno social.  Los integrantes forman parte de un mundo en el que los polos más opuestos se encuentran de manera inexplicable e inesperada, constituyendo así culturas difíciles de definir (o indefinibles).

Así es como descubrimos el caso de un indígena metido de lleno en una cultura urbana llamada los “emos” en la que resaltan el color negro y los accesorios más variados. Unas culturas que no sólo se oponen por sus colores antagónicos sino por sus filosofías de vida: los indígenas suelen respetar su cuerpo mientras que los “emos” tienden a lesionarse.

De igual manera, llama la atención el caso de una estudiante cachaca oriunda de una familia tradicional que cae inadvertidamente en el grupo de los faranduleros (o reggaetoneros). El conservadurismo se topa aquí con la irreverencia de un estilo frívolo y anticonformista.

Ya acostumbrado a tratar temas de índole social (como el maltrato infantil), Alexander Betancourt explica que desea experimentar un poco más en este mundo de dualidades antes de enfocarse en objetos de doble y triple uso. Otra temática que le permitirá jugar con las imágenes y las reacciones del público.

 

Johari Gautier Carmona

Para PanoramaCultural.com.co

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

  Aunque he visitado varias veces el Museo Jeu de Paume, nunca había ido a L’Orangerie, su gemelo. Ambos museos están situados...

Expuestos los afiches del 46 Festival de la Leyenda Vallenata

Expuestos los afiches del 46 Festival de la Leyenda Vallenata

Desde el pasado viernes 26 de octubre, las 79 obras inscritas en el concurso para escoger el afiche promocional del 46 Festival de la L...

Fondo blanco o el arte que surge del vino

Fondo blanco o el arte que surge del vino

La bebida puede contribuir al arte de muchas maneras. El vino y el alcohol siempre han sido considerados como una fuente de inspiraci...

Maranguango desde la obra de José Luis Molina

Maranguango desde la obra de José Luis Molina

“En medio del tumulto y la música de acordeones me haré el pendejo ante los jueces que siempre me han creído un niño inocente y...

La vida, esa feroz bancarrota

La vida, esa feroz bancarrota

La casa tiene balcones por los que nadie se asoma. Está ubicada frente a la iglesia de La Candelaria, diagonal a la Biblioteca Luis Á...

Lo más leído

Los caribes colombianos

José Javier González de la Paz | Pueblos

Sobre la naturaleza egoísta del hombre

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

El manifiesto cultural

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Macondo: perfil de Gabo

Oscar Pantoja | Literatura

La oscura nube del Cerrejón en La Guajira

La Liga contra el silencio | Medio ambiente

Un pueblo con dos patronos

Diógenes Armando Pino Ávila | Patrimonio

La revelación póstuma

Álvaro Yaguna Nuñez | Música y folclor

No quiero aplausos, sólo tu amor

Luis Carlos Ramirez Lascarro | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube