Artes plásticas

Rayando muros en Valledupar

Redacción

09/12/2013 - 11:40

 

El colectivo Rayando Muros en la Casa de la Cultura de ValleduparTodos se conocen. Son las figuras más activas de la pintura vallenata actual. Artistas que comparten diversas realidades pero una sola tierra: Valledupar, y no se resignan en convertirla en una ciudad de Arte.

En esos términos podríamos describir la filosofía que yace detrás del colectivo “Rayando muros”. Un grupo destacado de pintores con una estética bien definida, grandes sensibilidades y un recorrido apreciable en la región Caribe, pero también algo de rebeldía  e inconformismo artístico.

El pasado jueves 5 de diciembre inauguraban la exposición “Rastros sin límites” en la Casa de la Cultura de Valledupar transformada para la ocasión en una galería de arte. La curaduría de José Anibal Moya y Jorge Luis Serrano debe ser destacada como uno de los puntos fuertes de esta muestra. Siempre es bueno ver a los artistas involucrados en la presentación de las obras.

Gloria Palmera, Osby Cujia, Jair Maya, José Luis Molina, Francisco Armijo, Jhon Arias, Agustín “Tin” NievesRicardo González, Armando Iguarán y Edwin Carrillo son los pintores que componen esta exposición y el estilo de cada uno de ellos se entrelaza con una notable fuerza visual en un espacio abierto y elegante.

A un lado, el Caribe y la esencia colorida de Osby Cujia colindan con la experiencia y el conceptualismo callejero de Ricardo González. Mientras que los últimos retratos de José Luis Molina se topan con los músicos de Edwin Carrillo, las formas sugeridas de Tin Nieves y las mujeres desnudas (e hipnotizadoras) de Gloria Palmera.

Al otro lado, los retratos “silenciados” de Jair Maya aportan el tono reflexivo y social frente a la obra abstracta de Francisco Armijo, el Santo liberado y resplandeciente de Armando Iguarán, y el Juego conceptualista de Jhon Arias.

La gala de apertura fue marcada por los discursos de reconocimiento y agradecimientos, pero sobre todo, por esa magia de un colectivo unido por las ganas de superar el medio y exponerse.

Fue una experiencia emocionante ver a los artistas Agustín “Tin Nieves” y  José Luis Molina enzarzarse en una obra en vivo ante los ojos intrigados de la audiencia. Un espectáculo artístico y una muestra de proximidad que enorgullecen a todo un sector y toda una ciudad.

La exposición sigue abierta en la Casa de la Cultura de Valledupar hasta el 6 de enero.

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Conversaciones con el artista José Anibal Moya

Conversaciones con el artista José Anibal Moya

En su taller del barrio Dangond, el artista plástico José Anibal Moya vuelve a conectar con los recuerdos de la infancia. Sus innumer...

Madre e hijo demuestran su amor por el arte en Valledupar

Madre e hijo demuestran su amor por el arte en Valledupar

Thania Judith López es socióloga de profesión pero el arte ocupa un espacio importante en su vida. Desde muy temprano se dedicó a c...

Jenny Uhía y los ecos de Arthur Rimbaud

Jenny Uhía y los ecos de Arthur Rimbaud

En la gritería de una exposición colectiva inaugurada en pleno festival, la Casa Luque albergó unos gritos más combativos y otros m...

¿Cuál es la función del arte?

¿Cuál es la función del arte?

De forma muy general, dos características definen una obra de arte, diferenciándola de cualquier otro objeto: ha de ser una obra huma...

Joner Rojano: “La única forma de transformar este lugar es con arte”

Joner Rojano: “La única forma de transformar este lugar es con arte”

Para un artista plástico, cada exposición representa un reencuentro con el público, un motivo para recuperar los espacios perdidos d...

Lo más leído

Por una cultura de la tolerancia

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

¿Cómo ser un buen crítico de arte?

Andrea Fernández | Artes plásticas

¿Es indígena la guacharaca?

Weildler Guerra Curvelo | Música y folclor

Germán Espinosa, un escritor patrimonio de la humanidad

Winston Manrique Sabogal | Literatura

Servir es la mejor obra

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Ser poeta en un pueblo pequeño

Diógenes Armando Pino Ávila | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube