Artes plásticas

Valledupar de mil colores

Milagros Oliveros

07/01/2014 - 11:45

 

¿Cómo queremos ver a Valledupar? Esta fue la pregunta que marcó el comienzo de la celebración de los 464 años de la capital del Cesar el 4 de enero durante una jornada cultural con el lema ‘Mi Valle de Mil Colores’.

A este primer evento realizado en el marco del aniversario de la fundación acudieron niños de entre siete y once años de edad para expresar su sentimiento creativo hacia la ciudad que los ha visto crecer.

Más de 150 pequeños se reunieron en la Casa de la Cultura ‘Cecilia Caballero de López’ para dejar plasmado, con sus trazos, la forma en que ellos ven a este municipio enclavado en la costa Caribe colombiana.

Por esta razón, y tratando de expresar lo que más les gusta de su ciudad o cómo quieren verla en el futuro, los menores respondieron a dicha pregunta usando su imaginación y creando formas a través del color y la pintura.

Para ellos, Valledupar está lleno de tradiciones, historias, paisajes y música, matices que conforman el territorio que hace parte de sus vidas. Los niños que materializaron los lugares y símbolos más emblemáticos de Valledupar, llegaron al centro de la ciudad desde barrios como La Ciudadela 450 años, Populandia, la Urbanización Nando Marín, el corregimiento Valencia de Jesús y la vereda Las Casitas.

Andrés Felipe Matute Montaño, de diez años, fue uno de ellos. El estudiante de tercero de primaria del Colegio Eduardo Suárez Orcasita, manifestó su creatividad a través de un árbol rodeado por múltiples colores y pinceladas libres, que imprimieron su deseo de que Valledupar siga siendo una ciudad llena de esos legendarios palos de mango que dan sombra en los días más calurosos.

La Plaza Alfonso López, el monumento del obelisco, el río Guatapurí, la Sierra Nevada de Santa Marta, las mochilas arhuacas y, por supuesto, los tres instrumentos base de la música vallenata, también fueron fuente de inspiración para resaltar esos colores cálidos y alegres de esta ciudad costeña. Incluso, no faltó el que quiso hacer un homenaje a Diomedes Díaz dibujando su rostro o incluyendo su nombre en sus pinturas.

Al final de la jornada, los pequeños artistas tuvieron la oportunidad de disfrutar obras de teatro, presentación de mimos, grupos musicales, payasos y danzas.

La jornada sirvió como preámbulo a un fin de semana lleno de celebraciones con motivo del cumpleaños de Valledupar y, además, contribuyó a dejar el mensaje de que preservar las tradiciones e incentivar la cultura en nuestros niños es una tarea fundamental que se debe realizar diariamente con el fin de generar un desarrollo humano, basado en la paz y el respeto a la vida, y crear, entre todos, ese Valledupar de mil colores que deseamos.

 

Milagros Oliveros

@milakop

Sobre el autor

Milagros Oliveros

Milagros Oliveros

Ágora

Milagros Oliveros Cordoba. Vallenata. Comunicadora Social interesada en la divulgación de la cultura y las artes colombianas, y en la investigación de la compleja relación entre comunicación, cultura y tecnología.

Con el objetivo de ampliar mis conocimientos y descubrirme como comunicadora social y periodista, he trabajado en distintos medios masivos a lo largo de mi carrera, participado en procesos de comunicación para el desarrollo y en proyectos de investigación sobre comunicación y cultura. Este viaje por los diferentes campos de la comunicación me ha servido para confirmar mi pasión por la escritura y la investigación. Veo el periodismo como un género literario y siento que, a través de crónicas, reportajes e historias de vida, muestro el reflejo del mundo a los lectores que, en última instancia, son los que pueden identificarse con mis textos. Eso es lo que me mueve como periodista.

@Milakop

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

María Gabriela Egurrola y su obra

María Gabriela Egurrola y su obra "Naturaleza muerta"

Jugar con las palabras y las expresiones es una de sus especialidades. María Gabriela Egurrola ya nos lo había demostrado con su seri...

“El Grito” para ver en el Festival Vallenato

“El Grito” para ver en el Festival Vallenato

Trabajar por la cultura en Valledupar es encontrar un terreno árido, espinoso y donde reina no sólo la música de acordeón como elem...

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

Claude Monet y Chaïm Soutine, dos pintores antagónicos

  Aunque he visitado varias veces el Museo Jeu de Paume, nunca había ido a L’Orangerie, su gemelo. Ambos museos están situados...

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

El pintor de verdades de la orilla del Sinú

Hace ya unas quinientas tardes que lo vi por primera vez. Llevaba largos el cabello, la barba y el bigote y tenía entre las rodillas u...

Conversaciones con el artista José Anibal Moya

Conversaciones con el artista José Anibal Moya

En su taller del barrio Dangond, el artista plástico José Anibal Moya vuelve a conectar con los recuerdos de la infancia. Sus innumer...

Lo más leído

La noche de las velitas y su significado

Redacción | Otras expresiones

El cuento literario

Rolando Sifuentes | Literatura

El machetazo de Pistolita

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Gabo y su compromiso con las causas redentoras de los pueblos

José Eulícer Mosquera Rentería | Pensamiento

La utilización política del lenguaje

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

Hablemos de gabinete

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

Débora Arango, la huella de una gran artista colombiana

Marta Elena Bravo de Hermelin | Artes plásticas

Vera Mercado Meza: actuación, poder femenino y amor

Fabrina Acosta Contreras | Artes escénicas

Síguenos

facebook twitter youtube