Artes plásticas

Ronald Prado: “Desde niño hacía dos cosas, jugar fútbol y dibujar”

Carmen Muñoz Caballero

14/08/2014 - 12:20

 

Ronald Prado / Archivo: PanoramaCultural.com.co Nació en la ciudad donde los acordeones y el canto de los juglares hacen parte de la cotidianidad: Valledupar. Precisamente, elementos de la vida cotidiana de su entorno natal, son la inspiración de este artista y docente destacado de Diseño Gráfico en Valledupar.

Este artista plástico de vocación y Licenciado en Arte y Folclor de profesión, ha dejado el nombre del departamento del Cesar en alto en diferentes exposiciones nacionales donde ha participado.

Con tan sólo 31 años, Ronald ostenta una larga lista de exposiciones entre las que se destacan: “Salón del Arte Joven del Cesar”, la exposición “Sueños del Libertador en el Caribe”, organizado por la Gobernación del Atlántico; y la convocatoria “Espacios Visibles”, de la Fundación Artemisia, en la ciudad de Bucaramanga. La más importante para él, fue su exposición en el Salón Regional de Artistas del Caribe, convocado por el Ministerio de Cultura en el año 2012.

Ronald nos contó las razones por las cuales se considera un ´artista integral´, y también, cómo con el paso de los años sus obras han definido su sello personal.

¿Desde hace cuánto tiempo te dedicas al arte?

Desde niño hacía dos cosas: jugar fútbol y dibujar. Mi formación artística la inicié en la Escuela de Bellas Artes de Valledupar, y más adelante me profesionalicé como Licenciado en Arte y Folclor. Como la carrera abarcaba diferentes áreas del arte, como pintura, dibujo, teatro, danza y música,  aprendí a integrar estos elementos a mis conocimientos; para pensar la vida desde diferentes ópticas.

¿Te inclinas por alguna de las disciplinas artísticas, en especial?

Hice parte del grupo de teatro de la Universidad Popular del Cesar durante cinco años, y me di cuenta que podía actuar y dirigir; gracias a esta experiencia tuve la posibilidad de viajar por Colombia. También escribo, y aunque lo hago por placer, tengo claro que mi fortaleza es el dibujo. Poco a poco, mis dibujos han adquirido cierta teatralidad, cuando creo escenarios y personajes.

¿De qué forma vinculas a los estudiantes con tus reconocimientos artísticos?

Cada vez que hago una obra, la comparto con ellos, pienso que es la manera más significativa de que ellos crean en lo que les estoy enseñando, porque cuando yo estudiaba a mí no me gustaba que el profesor hablara y no me mostrara nada de lo que él decía. Lo importante es que ellos sientan que lo que uno les habla en clase no es ´carreta´. Esta es una motivación para que ellos se sientan estimulados a  participar.

Y precisamente, ¿cuál es tu inspiración para crear?

Hay cosas muy extrañas que me gustan, por ejemplo, las piezas de máquinas automotrices. Me gustan mucho las cosas que están deterioradas, también los paisajes áridos, como el árbol que se secó o que se cayó, el auto que está averiado, eso lo veo como algo bello. Todo depende del proceso que se esté llevando a cabo en ese momento. Ahora estoy motivado con el diseño e imagen de los  indígenas, y cómo ellos utilizan la geometría para su diseño. Yo siempre estoy atento a lo que está pasando a mi alrededor.

A nivel educacional, ¿Cuáles son tus sueños?

Organizar un Salón de Exposición, que lleve por nombre ´El Salón del Dibujo Andino´, donde se haga una convocatoria en la que participen, además de los estudiantes de nuestra institución, jóvenes de otras universidades, e inclusive chicos y chicas de diferentes instituciones educativas de la ciudad.

Finalmente, tus estudiantes son también tus seguidores, ¿qué mensaje les quieres dar?

Lo más importante que tiene el Diseñador Gráfico es la oportunidad de experimentar desde su creatividad, pero también es un profesional que puede desenvolverse como un empresario exitoso. El artista a veces tiene una postura bohemia, no piensa en organizarse para que su trabajo sea sostenible y le genere unos ingresos. El diseñador puede utilizar sus talentos, como sustento de vida, y tener una vida digna. Es una verdadera fusión entre lo creativo y lo empresarial.

 

Carmen Muñoz Caballero


0 Comentarios


Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

José Luis Cuevas, narciso criollo

José Luis Cuevas, narciso criollo

  El 03 de julio del 2017 fallecía a los 83 años José Luis Cuevas, uno de los grandes creadores plásticos del siglo XX. Sin lu...

Un Valle de colores para el Festival Vallenato

Un Valle de colores para el Festival Vallenato

  En abril, Valledupar no solo tendrá un festival de acordeones, también se convertirá en un ‘Valle de colores’ por cuenta d...

El arte de Jean Michel Basquiat

El arte de Jean Michel Basquiat

A finales del 2010 una amiga me invitó a ver un documental* sobre un artista cuyo nombre no me decía nada, Jean-Michel Basquiat (dic....

Paredes de colores e historias de una ciudad

Paredes de colores e historias de una ciudad

  Si se presta la suficiente atención a las paredes del centro histórico de Valledupar se observará que algunas pasaron del blan...

Barajas, arte y objeto en un espacio único de Valledupar

Barajas, arte y objeto en un espacio único de Valledupar

Arte para reinventarnos. Arte para embellecer. Para recordar. Compartir. Sentir. Soñar. Ser. O simplemente vivir. Reflexionar sobre ...

Lo más leído

Santander y su historia

Antonio Acevedo Linares | Historia

Tankas, versos de sexo subliminal

Elena Puchalt Ruiz | Literatura

Los suplementos literarios en Colombia

Antonio Acevedo Linares | Periodismo

La sinfonía de Margladys

Alberto Muñoz Peñaloza | Opinión

No hay orden

Andy Romero Calderon | Opinión

El vallenato no es cualquier cosa: es asunto de amor

Edgardo Mendoza | Música y folclor

La Guillermina y el travestismo en el Son de Negro

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Garrido, el verdadero apellido de García Márquez

Eddie José Dániels García | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube