Artes plásticas

En el mundo de Yarime Lobo: entre el arte y la política

Herlency Gutiérrez

19/09/2014 - 08:10

 

Yarime LoboSubí los nueve escalones que separan las rejas de la puerta principal. En la terraza había una banca de madera en forma de mecedora. Abrió y me recibió el sonido de las campanas de viento que tiene en la puerta. “Es la tradición Feng Shui, es para que solo entre energía positiva”, me dijo Yarime Lobo ante mi sorpresa por el adorno colgante.

Vive en una casa blanca en cuyo jardín hay palmas. “Aquí funcionaba la antigua oficina de paz de Valledupar”, me cuenta mientras llegamos a ‘La cueva de la Loba’, el nombre que le tiene al patio el cual es testigo de múltiples tertulias con personajes como Ernesto McCausland. “Yo fui pajecita de su matrimonio. Él se casó con una prima hermana, con La Chata Riaño”, comentó mientras me mostraba a “Paseo, Merengue, Puya y Son”, las cuatro habitaciones que tiene en su casa y las que bautizó con esos nombres. Cada puerta tiene una pintura realizada por ella misma.

Su deseo de pintar nació después de haberse separado del padre de sus dos hijos, después de haberse quedado sin trabajo, “llegó un momento de reencuentro conmigo misma”. Su primera galería fue la red social de Facebook y Tuiter, sus críticos más crueles fueron a quienes llamaba ‘amigos íntimos’. Uno de ellos la llamó ‘pseudo artista’, por lo que con un verso le respondió: “Pintó Da Vinci, pintó Miguel y ¿por qué no puedo hacerlo yo también? Pintan virgen, pintan santo y qué si tienen un mágico y maravilloso encanto…”.

Entre sus pinturas hay una donde se retrata como La Estatua de la Libertad luciendo una mochila ‘terciá’. Reconoce que desde entonces obtuvo su auto confirmación sobre lo que quería hacer en su vida. Hasta su forma de vestir cambió. Su atuendo pasó de lo que ella llama ‘la última pinta cara en furor’ a una convencional como las mantas Guajiras. Más de 100 tiene en su armario. “Uno es quien hace la ropa, no la ropa a uno”, aseguró.

Yarime Lobo Baute, arquitecta de profesión, en el año 2012 puso en consideración su nombre como candidata al Concejo de Valledupar. “Obtuve 500 votos de opinión y vi cómo se hace la política…es lamentable, es una política de consumo, prostituida, el grueso del pueblo no cree y vende su progenitura por un plato de comida, eso encarece las contiendas electorales y son las bases de la corrupción”, señaló.

Tiempo después fue nombrada como secretaria de Obras de la capital del Cesar. Explica que recibió una sectorial con muchas dificultades pero nada de dinero. “Lo más impresionante fue que cuando organicé todo, cuando comencé a bajar dinero me encontré con otros intereses”, recuerda.

Y agrega: “otros querían ejecutar y yo les dije ‘tomen su cosa y hasta luego”. Me di cuenta que habían hilos invisibles por lo que sigo convencida que el camino es participación en política con una oferta digna”.

Ante su comentario, le pregunté quién era el encargado de manejar esos hilos invisibles, respondió “esos hilos invisibles tienen origen turbio, es decir, hay muchas manos metidas de gente que aparentemente no está pero sí está. Inversionistas disfrazados que aparecen cuando una sectorial se pone en orden y tiene recursos, ellos dicen ‘venga papá, cómo voy yo ahí, esto lo ejecuto yo’”.

En ese caso, a usted qué le pasó. ¿Se asustó o no quiso perder la integridad de la que siempre ha hablado?

“Eso no es de susto, estamos hablando de ética y valores, eso no es negociable. ¿Qué  se gana en un cargo que no refleja lo que tú  eres o las razones por las que llegas? La política disfraza mucho el discurso y a pesar de que yo no he salido a hacer controversia, y esto te lo cuento no con el ánimo de meterle cizaña al fuego, nunca me has visto que he salido públicamente a atacar, soy respetuosa, cada quien recibe en su tiempo”.

Pero aun así, le sigue apostando a la política.

“Por supuesto. Cuando tú sirves bien, hay desarrollo y sostenibilidad en la sociedad. Uno tiene que apostarle a esos ejercicios y hacerlos para hacer propuestas integrales”.

De todas formas, son muchos los casos de corrupción, son pocas las personas en política que no se dejan contaminar.

“No hay juez más bárbaro que tú mismo. O eres cínico o eres coherente entre lo que dices y lo que haces. Hay que apostarle a la construcción de colectivos de personas pensantes que estén más allá del estómago”.

Me acompañó a la puerta. Las campanas de viento estaban a la espera de su nueva actuación. Me agradeció la visita y me dijo ‘te he presentado mi mundo’. Agradecida quedé por permitírmelo conocer.

 

Herlency Gutiérrez

@HerlencyG

1 Comentarios


Alina de la Ossa 09-06-2015 11:59 AM

Al hablar de la doctora YARIME LOBO se me viene a la Menté las palabras transparencia, humildad,honestidad, compromiso. Mujer emprendedora y empoderadora de sus ideales. Su vida pública privada y política son bun libró abierto que cualquiera puede observar. Mi apoyo pata usted es incondicional, cuenta conmigo con toda mi familia y mis amigos.

Escriba aquí su comentario

Le puede interesar

Barranquilla tendrá su Museo de Arte Moderno

Barranquilla tendrá su Museo de Arte Moderno

El arte se afianza en Barranquilla. Tras el acto protocolario del pasado 25 de julio en el que el presidente de la república Juan Ma...

Las obras de Arquímedes Barajas brillan en Valledupar

Las obras de Arquímedes Barajas brillan en Valledupar

Sus cuadros son un festival de colores vivos. Un himno a la vida en el que los rostros marcan un estilo atractivo forjado a lo largo de...

De Salta a Valledupar: el viaje místico de los espejos de América

De Salta a Valledupar: el viaje místico de los espejos de América

A pocas horas de uno de los pueblos más auténticos del continente americano, el artista Francisco Ruiz reflexiona sobre los pilares...

Roberto Smith, ganador del premio de pintura rápida de Valledupar

Roberto Smith, ganador del premio de pintura rápida de Valledupar

El Primer concurso de pintura rápida organizado en Valledupar por la Fundación AVIVA y la Alcaldía se realizó el pasado sábado 2...

La Belleza y el Arte: la subjetividad como elemento clave del gusto estético

La Belleza y el Arte: la subjetividad como elemento clave del gusto estético

  Definir los conceptos de belleza y arte no es nada fácil debido a la subjetividad que suele rodear a estos conceptos. Lo que para ...

Lo más leído

El tamal, un plato típico del Tolima

Alba Llorente Majana | Gastronomía

La vida de Leandro Díaz Duarte

Lolita Acosta | Música y folclor

Arqueología e historia en Michel Foucault

Antonio Acevedo Linares | Pensamiento

La pedagogía del maestro Leandro Díaz

José Atuesta Mindiola | Música y folclor

El reto de escribir una novela

José Luis Hernández | Literatura

Animar a leer

Consuelo Gallego Tabernero | Literatura

El Merengue en Colombia

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados