Artes plásticas

Käthe Kollwitz y los parias de la opulencia

Berta Lucía Estrada

22/01/2015 - 07:20

 

Kathe Kollwitz

Solemos pensar en Europa como un continente cercano a una especie de tierra prometida, de paraíso perdido. No obstante solemos ignorar, aunque los medios de comunicación nos lo recuerden todos los días, la crisis en la que está sumida. No es sino pensar en España, Portugal, Italia, Grecia, o en la pobreza y violencia in crescendo que azota Francia.

Pero esto no es nada nuevo, sobre todo si miramos la etapa azul de Picasso,  o el expresionismo alemán, para percatarnos del terrible drama de la mayor parte de la población de entre guerras,  o de la población de finales del siglo XIX o comienzos del XX, para entender un poco más la tragedia en varios actos de los excluidos, de los parias de la opulencia.

Es el caso de la artista Käthe Kollwitz (1867-1945) en cuya obra plástica está plasmada la miseria humana en toda su dimensión.

No soy de las personas que creen que el hombre -hablo de la especie no del género- es un ser predestinado a la felicidad. Por el contrario, la historia no deja de recordarme que la salvación y el paraíso son solo utopías que  ayudan a las masas a aceptar como borregos la vida de hambre y el horror de la soledad; otra forma de hambruna, puede que aún más terrible que la física. Los proletarios, esa nueva clase que surge después de la Revolución Industrial, condenados a un infierno en vida, deambulan por las obras de Käthe Kollwitz, por lo que no puedo evitar que algunos de sus personajes me hagan pensar en Los comedores de patatas, de Vincent Van Gogh.

Los retratos de Kollwitz son rostros agónicos, desprovistos de vida, los ojos están desmesuradamente abiertos, como si hubiesen visto todo, sabiendo que no hay mañana, o, al menos, que el mañana es una farsa, que el hambre y la miseria están ahí, cercándolos, como barrotes de hierro que les impiden salir del infierno al que han sido lanzados, lo que no deja de recordarme esas maravillosas y a la vez terribles  pinturas de Francisco de Goya y Lucientes -El Aquelarre o el Gran Cabrón, que realizara en su casa La Quinta del Sordo- para pensar una vez más que la redención humana no existe; que es solo una mascarada que pregonan los diferentes cultos y los políticos de turno, para conducirnos en esta efímera vida como los borregos a los que hacía mención.

Käthe Kollwitz, primera mujer en ser aceptada en la Akademie der Künste Berlinesa, fue una enemiga declarada del régimen nazi. Al ser reconocida pacifista por convicción, su obra fue retirada de los museos y se le prohibió exponerla en galerías; a pesar que su escultura titulada Madre e hijo fue utilizada como propaganda nazi.

En 1960 se creó el Premio Käthe Kollwitz. Actualmente, su obra está expuesta en los museos de Berlín y Colonia que ostentan su nombre. No muy lejos de dicho museo de Colonia está la iglesia de San Albano, más bien sus ruinas, donde están expuestas dos de sus esculturas que representan a unos padres dolientes; no hay que olvidar que uno de sus hijos había muerto en la Primera Guerra Mundial.

Estas esculturas son una réplica que hoy en día se encuentran en un cementerio militar de Bélgica donde reposan los restos de su hijo. Los padres dolientes representan a Käthe y a su esposo; una hermosa forma de recordar al hijo perdido por la furia y la locura humana.

 

Berta Lucía Estrada

bertalucia@gmail.com  

Sobre el autor

Berta Lucía Estrada

Berta Lucía Estrada

Fractales

Berta Lucía Estrada Estrada (Manizales). Estudios: Literatura en la Pontificia Universidad Javeriana, una Maestría y un Diploma de Estudios Profundos (DEA) en literatura, en la Universidad de la Sorbona (París- Francia), una Especialización en Docencia Universitaria en la Universidad de Caldas, un Diplomado en Historia y Crítica del arte del Siglo XX y un Diplomado en Cultura Latinoamericana. Soy librepensadora, feminista, atea y defensora de la otredad. He publicado nueve libros, entre ellos La ruta del espejo, poesía, Editions du Cygne (Francia-2012), en edición bilingüe, Náufraga Perpetua, ensayo poético, Ediciones Embalaje-Museo Rayo, 2012, ¡Cuidado! Escritoras a la vista..., ensayo literario sobre la mal llamada literatura de género; y el ensayo sobre literatura infantil y juvenil ... de ninfas, hadas, gnomos y otros seres fantásticos. Docente universitaria en las áreas de lengua francesa, literatura hispanoamericana y francófona en la Universidad de Caldas; conferencista internacional y profesora invitada en universidades de Brasil y Panamá. He dado recitales de poesía en Colombia, Brasil, Francia, Panamá, Polonia y Alemania. Soy integrante de Ia Asociación Canadiense de Hispanistas y del Registro Creativo, éste último fundado por la poeta argentino-canadiense Nela Río.

Premios literarios:

Primer Premio Nacional de Poesía 2011 Meira del Mar, realizado por el Encuentro de Mujeres Poetas de Antioquia, con el libro "Endechas del Último Funámbulo", basado en la vida y obra de Malcolm Lowry.
Premio Especial, fuera de concurso, Ediciones Embalaje del Museo Rayo-2010, con el ensayo poético "Náufraga Perpetua".
2o puesto en el Concurso Nacional de Poesía Carlos Héctor Trejos Reyes-2011.
4o lugar en el XXVII Concurso Nacional de Poesía Ediciones Embalaje-Museo Rayo 2011.

Blog El Hilo de Ariadna, en www.elespectador.com
http://blogs.elespectador.com/elhilodeariadna/
Blog personal: Voces del Silencio:
http://beluesfeminas.blogspot.com
*Correo electrónico: bertalucia@gmail.com

3 Comentarios


jairo tapia t 22-01-2015 06:02 PM

Amiga, una vez más encuentro un escrito que dé en el clavo y refleje la situación desesperada de más de media humanidad: despojos y desplazamiento; hambre y orfandad de la niñez sin padres responsables o demasiado ruines y miserables por culpa de la sobreexplotación; violencia y muerte... para qué segur, un gran fresco semeja al pueblo mexicano de quien Octavio Paz radiografía : "Nuestro pueblo no respeta la muerte, pues tampoco respeta la vida"; la tragedia de Guerrero y otras regiones, así como otros cuadros goyescos en nuestra sufrida Latinoamérica, así nos lo dibujan; por ello, comprendemos el desespero en Europa, desde donde millones de desplazados partieron hacia la promesa de vida en nuestras América... ¡Bon Sort!!

Berta Lucía Estrada 23-01-2015 05:28 AM

Buenos días apreciado Jairo Gracias por su lectura y por el comentario; como siempre es bastante acertado e ilustrativo. Un cordial saludo, Berta Lucía Estrada

Jessica 24-08-2015 08:30 AM

Existen muchas rectificaciones que realizar acerca del artículo, en primer el carácter de la artista se ha realizado a través de sus obras que parecen indicar que efectivamente plasma "la miseria humana en toda su dimensión" pero lo cierto es que eso no es del todo cierto,plasma la fortaleza frente a la injusticia. En segundo lugar fue imposible que Francisco de Goya realizase dichas obras en la "Quinta del sordo" ya que la obra "Aquelarre" fue realizada en una época anterior (1797-1798) a la adquisición de dicha finca (1819) en la que solo vivió en sus últimos años de vida hasta su exilio a Burdeos en 1824. Y con respecto a la prohibición de la obra de Kollwitz también, no es del todo cierto ya que expondría hasta sus últimos años de vida en 1937 en Darmstadt,Düsseldorf, Essen, Hamburgo y Nuremberg en una exposición titulada "Arte degenerado" comisariada por el régimen nazi. Así también realizaría exposiciones un año antes de manera extraoficial. Si me permiten, me gustaría hacerles partícipes de mis dos investigaciones a cerca de Goya y Kollwitz, ya que mi trabajo fin de máster versaba sobre la figura de Goya y mi actual trabajo de investigación para mi tesis doctoral sobre Käthe Kollwitz. Como alternativa os propongo **Käthe Kollwitz y los parias de la opulencia** Europa se antoja en ocasiones una tierra prometida. No obstante no debemos olvidar temas actuales como la crisis en la que está sumida, azotada en mayor medida en Grecia, España, Portugal e Artistas como Goya y Henry Moore plasmaron la población de entre guerras de la población de finales del siglo XVIII-XIX en el caso de Francisco de Goya y comienzos del XX, que nos permiten entender un poco más la tragedia en varios actos de los excluidos, de los parias de la opulencia. En el caso de la artista Käthe Kollwitz (1867-1945) fue la primera artista en plantear al proletariado y a la mujer como seres azotados por el hambre, la miseria, pero de una manera totalmente diferente a lo mostrado anteriormente. Los trabajadores surgen con fuerza y dignidad, representándose con toda la dureza y angustia dentro de un mundo hostil. Los personajes analizan, piensan y combaten la Como artista pintura de lucha que soy, no conozco la utopía de la tierra prometida, si no de la lucha continuada por cambiar la situación existente, la necesidad de abrir esquemas y miras de la situación en la que cada persona se encuentra. La mujer fuerte y luchadora se plasma en la obra de Kollwitz, son mujeres que se aferran a la vida y combaten la guerra por ello, son madres monumentales que protegen a sus hijos. En su obra La negra Anna incita a sus compañeras a la rebeldía ante el hambre y la humillación. Kollwitz adopta esta postura a pesar de que el régimen había definida la postura de la mujer como ama de casa, madre y esposa. En su rostro busca los porqués de una sociedad que se humilla y esclaviza, partiendo de lo personal a lo universal, reflejando los efectos de una época devastadora. Lejos de las maravillas terribles de Francisco de Goya y Lucientes el cual plasmaría una guerra civil en toda su magnitud terrible, sin posicionarse, solo reflejando los terribles hechos de una guerra. Realizadas en las diferentes partes de España hasta su retiro en sus últimos años de vida a la Quinta del sordo (1819-1824) hasta su exilio a Burdeos. Käthe Kollwitz, primera mujer en ser aceptada en la Akademie der Künste Berlinesa, alegre de formar parte de las exposiciones en sus últimos años de vida como "Arte degenerado" (1937), comisariada por los nazis. Fue una enemiga declarada del régimen nazi a pesar que su escultura titulada Madre e hijo fue utilizada como propaganda nazi. Actualmente, existen dos museos Koln en Colonia y Berlín dedicados a la artista, que ostentan su nombre, dado que su domicilio fue destruido en un bombardeo nazi en 1943, dos años antes de su muerte. No obstante todavía podemos encontrar las esculturas, como la de madre e hijo erigidas en Alemania, para Käthe símbolo de la estupidez de la juventud y el amor a la patria. Hecho que nunca pudo entender, ya que su hijo Peter fue con fervor y amor de morir por Alemania y así lo hizo en la Primera Guerra mundial, donde se aplicó la ley del fervor a la juventud para luchar por su país. En estas esculturas niega la muerte de más personas Kollwitz concluye su legado con una gran frase "Las simientes no deben se molidas". Jessica González Prados (escribí un e-mail con esta información pero no recibí respuesta)

Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El factor identitario de un museo de arte

El factor identitario de un museo de arte

  Las fiestas de Valledupar ofrecieron un episodio notable en la museografía de Valledupar. Reabría con ellas, y con su nebulosa de...

Dos nocauts y medio en un concurso de pintura rápida

Dos nocauts y medio en un concurso de pintura rápida

Primer round En la escarapela que ostentan los artistas Pacho Ruiz, José Luis Molina y Armando Iguaran resalta la palabra jurado co...

Convocatoria Guitar Art Design: Diseña tu guitarra

Convocatoria Guitar Art Design: Diseña tu guitarra

La Galería de Arte Geba y la tienda McNicols Guitars en Bogotá invitan a una muestra artística que se realizará el mes de octubre d...

John Arias: “Para mí, Germán fue un guía”

John Arias: “Para mí, Germán fue un guía”

Pocas semanas después de su muerte, el recuerdo de Germán Piedrahita sigue muy presente en el mundo cultural de Valledupar. El pensam...

Henri Matisse y su obra “La Danza”

Henri Matisse y su obra “La Danza”

  La danza (1910) de Henri Matisse (1869-1960) está considerada como uno de los referentes imprescindibles del arte contemporáneo....

Lo más leído

¿Cómo y cuándo nació el reggaetón?

Redacción | Música y folclor

Demostración

Diego Niño | Literatura

El paraíso terrenal queda en el Magdalena

Arnoldo Mestre Arzuaga | Otras expresiones

El día que desapareció el Frente Nacional en Colombia

José Joaquín Rincón Cháves | Ocio y sociedad

El Churiador, un periódico samario curioso del siglo XIX

Annabell Manjarrés Freyle | Periodismo

Conversaciones con un juglar sabanero: Adolfo Pacheco

Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi | Música y folclor

Dostoievski sigue vigente

Brayan Buelvas Cervantes | Literatura

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados