Artes plásticas

Joner Rojano: “Esta exposición es como la misma sabana, extensa”

Redacción

02/09/2015 - 06:00

 

Joner Rojano: “Esta exposición es como la misma sabana, extensa”

Joner Rojano

Siempre absorto en una lucha existencial que tiene como objeto –y reto–ver el arte pictórico encontrar su espacio en el Cesar, el pintor Joner Rojano vuelve a Valledupar con una exposición titulada: “Los hilos que tejen los colores de la Sabana de Camperucho”.

La exposición ubicada en la entrada de la Biblioteca departamental Rafael Carrillo Lúquez combina obras abstractas y retratos en óleo y acuarela. Muchos colores y recuerdos de infancia, que hablan de una época feliz.

En esta entrevista, el artista nos explica cómo surgió esta exposición, su significado, pero también cómo la muerte del poeta Luis Mizar le causó tristeza y le incitó a realizar un homenaje a su memoria.  

¿Qué le empujo a presentar esta exposición en Valledupar?

Tenía mucho rato aguantando esta exposición. No sé si quería presentarla en Brasil, Cartagena o Barranquilla. En la Casa de la Cultura, me hicieron una invitación hace rato pero no se pudo dar. Yo sabía que, cuando se diera la posibilidad, iba a hacer la exposición de “Los hilos que tejen los colores de la Sabana de Camperucho”. Después de aquí la puedo llevar a Berlín, Nueva York o Río de Janeiro. La llevo dentro, es mi infancia. Son los cerezos, los árboles, los olores…

La Sabana de Camperucho. ¿Qué le viene a la mente cuando pronuncia estas palabras?

Viene la época más linda de mi vida. Vienen los olores, los colores, los sabores. Creo que no tenía problemas. ¡Ahora tengo mil problemas! [risas]. Entonces, yo evoco esa etapa de mi vida y es donde comienzo a desarrollar ideas. Yo me dije: “Tengo que hacer un homenaje a esa etapa de mi vida”, creo que todo el mundo tiene una etapa linda en la vida.

Descríbanos la exposición.

En total, es una exposición muy extensa. Más de 400 obras. Esta exposición es como la misma sabana, extensa. Sobre todo se encuentran bstractos que representan la Sabana. Los retratos se van a llamar las musas del Novalito.     

En su presentación habló de la dificultad que hay en Valledupar a la hora de exponer. ¿Esto es un reto?

Sí, claro. Es una manera de decir “No es posible que el departamento del Cesar, que es el cuarto departamento más productor en la economía, no tenga una sala de exposiciones”. Eso no es tan costoso. Yo la podría hacer, pero el Estado debería tener 10 y no tiene ni una. Toca acomodar las cosas como cuando llegas al pueblo y vas a hacer una fiesta. Llegas a una casa, y empiezas a desplazar las butacas, a preparar los sillones. ¡Así está el Valle! Es una tristeza. Duele decirlo pero es la realidad.

Además de artista hay que ser artesano…

Más que artesano, recursivo. No tenemos apoyo de nadie.

Al lado de su obra, se hace referencia a Luis Mizar.  

Cuando yo tenía programado la exposición,  la muerte de Luis Mizar me afectó emocionalmente. De hecho, no repartí las tarjetas. Aguanté la exposición. No sabía qué hacer, si exponer o no. Por eso, el evento se hizo así. Quise hacer un homenaje a Mizar…

¿Quién fue Luis Mizar para usted?

Fue una persona muy profunda. Conviví mucho con él en épocas pasadas. Lo admiraba mucho. Me afectó mucho su muerte. ¡Me hizo como un corto! Yo creo que es la autoridad de la poesía acá, pero lo gente no lo supo. Nunca lo valoró. Tampoco tenían cómo valorarlo porque la gente sólo valora lo que sabe. Él no era una persona pretenciosa. Queda la poesía huérfana.  

¿Luis Mizar puede integrarse en la Sabana de Camperucho?     

Tenía una poesía muy narrativa, de vivencias. Pienso que un artista nunca se desliga de su vida. La manera como lo propone es lo que cambia. Pero cuando eres honesto, sólo miras a ti mismo, nunca a los lados. El artista nace en las profundidades de un artista genial.

¿Qué espera de esta exposición?

Nada. ¡No espero nada! Porque he revolucionado tanto… La gente la he tocado tanto. La obra va viajando. Como digo, se sabe dónde nacen los ríos pero nunca donde terminan.

 

PanoramaCultural.com.co  

0 Comentarios


Escriba aquí su comentario Autorizo el tratamiento de mis datos según el siguiente Aviso de Privacidad.

Le puede interesar

El arte en el Caribe: ¿Cuál es el panorama?

El arte en el Caribe: ¿Cuál es el panorama?

Como toda cultura, el Caribe dispone de artistas peculiares que recrean el mundo a su manera, desde una óptica personal. A través de...

Siete preguntas a Magola Moreno sobre “Violencia II”

Siete preguntas a Magola Moreno sobre “Violencia II”

  “El pasado no ha muerto ni siquiera ha pasado” William Faulkner En la ciudad de Barranquilla, en 1962, el pintor Alejandro Ob...

José Olano y el arte que ensalza el conocimiento milenario

José Olano y el arte que ensalza el conocimiento milenario

Desde el pasado 18 de febrero se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Bucaramanga el V Salón Bat de Arte Popular “Colombia Pluri...

El retrato, una abstracción del alma

El retrato, una abstracción del alma

La tarde inició con un café de esos cerreros que tanto me gustan. José Luis Molina lo sabe y por eso no se molestó en ofrecerme az...

Una mirada al trabajo de curador con Jaider Orsini

Una mirada al trabajo de curador con Jaider Orsini

En la entrada de la biblioteca Rafael Carrillo, frente a la muestra del 14º Salón Regional Artistas del Caribe, Jaider Orsini disfrut...

Lo más leído

Ahí vas Paloma o el clásico vallenato por antonomasia

Orlando Molina Estrada | Música y folclor

El árbol de Navidad y la evolución de un culto milenario

Berta Lucía Estrada | Otras expresiones

Plantaciones

Alberto Muñoz Peñaloza | Música y folclor

Historia del metro de Medellín

Luis Javier Villegas B | Historia

Luís Magín Díaz, una vida para componer

Redacción | Música y folclor

Osvaldo Rojano, un aparato de voz potente

Álvaro Rojano Osorio | Música y folclor

Arraigo cultural y religioso en el folclor vallenato

Luis Carlos Guerra Ávila | Música y folclor

Síguenos

facebook twitter youtube

Enlaces recomendados